La Sala Civil de la Corte Suprema de Justicia instó al Gobierno a respetar a las manifestaciones. 

Lo anterior se hizo después de estudiar varias solicitudes que pedían declarar al presidente Iván Duque y el Ministerio de Defensa, en cabeza del cuestionado ministro Diego Molano, en desacato a la sentencia STC-7641-2020.

Este fallo, de septiembre de 2020, ordena adoptar acciones para garantizar el ejercicio del derecho a la protesta ciudadana y dice, por ejemplo, que el Esmad “no es capaz de garantizar el orden sin violar las libertades y los derechos de los ciudadanos a disentir, pues tampoco hace un uso adecuado de las armas de dotación asignadas”.

Ante esto, el alto tribunal remitió los desacatos a la entidad competente, la Sala Civil del Tribunal Superior de Bogotá, y se pronunció al respecto:

“La exigencia pacífica del ejercicio del derecho de reunión, manifestación y protesta conlleva entre las muchas, una obligación de doble vía, tanto para los titulares del derecho, como para el Estado. El derecho no se puede asimilar al caos, al vandalismo o al desorden; tampoco procede la estigmatización y la intimidación, porque ninguna de tales circunstancias, contribuyen al proceso democrático y constitucional de hacer un país incluyente y un Estado Social de Derecho, tolerante, armonioso, en desarrollo, respetuoso de la dignidad humana. Por ello, es del caso, instar a todas las autoridades accionadas y a la ciudadanía a acatar con diligencia y plena observancia, los mandatos contenidos en la sentencia” mencionada anteriormente.

Asimismo, la Corte Suprema pidió a la Fiscalía y la Procuraduría información sobre las investigaciones que adelantan en torno a los abusos policiales y los hechos violentos sucedidos en las manifestaciones de 2021.