Asesinato de cabecilla del Clan del Golfo refleja divisiones internas

Asesinato de cabecilla del Clan del Golfo refleja divisiones internas
PHOTO-2023-03-03-12-22-39(0).jpg

El asesinato de un alto mando del Clan del Golfo a manos de sus propios hombres revela la discordia dentro de la organización mientras se preparan para negociar con el gobierno colombiano como parte de la estrategia de "paz total", pero ¿quién reemplazará a alias “Siopas” en el Estado Mayor del Clan y qué importancia tiene?

El Clan del Golfo (también conocido como Autodefensas Gaitanistas de Colombia o AGC) está compuesto por cuatro bloques y al menos 22 frentes. Dentro de cada frente hay células y escuadrones más pequeños, que operan en las comunidades urbanas y rurales de Colombia.

Según las últimas estimaciones de la inteligencia militar, el Clan del Golfo cuenta con un total de 3.618 miembros, 1.435 combatientes armados y una red de apoyo de otros 2.183. La policía cree que el Clan del Golfo está operativo en más de 28 países en cuatro continentes.

Aunque cada facción opera con cierto nivel de autonomía, las actividades del Clan del Golfo son supervisadas por el Comando Central o el Estado Mayor, como lo llaman. El Estado Mayor se divide en dos niveles. 

En el primer nivel se encuentra el nodo de comando. Este está compuesto por el cabecilla máximo, así como por un segundo y tercer subcomandante. En el segundo nivel están los lugartenientes que controlan los distintos frentes en las diferentes regiones del país. Con el reciente brutal asesinato de Wilmer Antonio Giraldo, alias “Siopas”, se ha creado una vacante dentro del liderazgo.

Se supone ampliamente que el comandante del Clan del Golfo es Jobanis de Jesús Ávila Villadiego, alias “Chiquito Malo”. Fuentes dentro de la estructura del grupo criminal también asumen ampliamente que José Gonzalo Sánchez, alias “Gonzalito”, ahora se convertirá en el segundo al mando, tomando el relevo de "Siopas". 

Sin embargo, la toma de decisiones dentro del Estado Mayor no es tan jerárquica como muchos creen. Según mis fuentes (y he pasado los últimos diez años investigando sobre la estructura del Clan del Golfo), el Estado Mayor se trata mucho más de deliberación y toma de decisiones colectivas de lo que solía ser antes de la captura y extradición de Dairo Antonio Úsuga David, alias “Otoniel” el 23 de octubre de 2021. La jerarquía es en gran parte simbólica, pero garantiza la continuidad del liderazgo en caso de que los capos sean arrestados o asesinados.

Sin embargo, antes de ver a los posibles candidatos para el tercer al mando, recordemos las circunstancias que llevaron al asesinato de Siopas. Esto es importante porque muestra la división dentro del Clan y plantea algunas preguntas importantes.

El cuerpo de Siopas fue encontrado en una vía en Dabeiba, Antioquia el 1 de marzo. Según los informes, su cuerpo había sido arrojado desde un automóvil en movimiento. Los investigadores forenses dicen que le habían disparado 12 veces. Los que están dentro del Clan del Golfo dicen que estuvo retenido y torturado durante varias semanas antes de que finalmente lo asesinaran.

Siopas, exguerrillero de las Farc, se opuso a los planes del Clan de negociar con el gobierno como parte de paz total.

Luego de consultar con distintas fuentes pude confirmar que Siopas había estado planeando formar una facción disidente dentro del Clan del Golfo y que había estado comprando y almacenando armas. Como resultado, Chiquito Malo ordenó su asesinato.

Chiquito Malo y Siopas tienen historia. Siopas pertenecía al Frente 5 de las Farc al mismo tiempo que Chiquito Malo militaba en el grupo paramilitar bloque Bananero, ambos operando en Urabá. Fue un odio ideológico que se convirtió en una rivalidad duradera, provocando varias discusiones, según me cuentan. 

Pero independientemente del conflicto que pudiera haber existido entre ellos, las intenciones de Siopas deberían resaltar la principal causa de preocupación entre el gobierno y los partidarios de la paz total.

Primero, muestra que no todos dentro del Clan del Golfo están tan unidos como los cabecillas del grupo criminal organizado quisieran proyectar. Hay preocupaciones sobre la negociación con el gobierno y, como resultado, hay divisiones internas. El desafío para el Estado Mayor será contener estos desencuentros.

En segundo lugar, si Siopas estaba planeando una facción disidente, no habría estado trabajando solo. Siopas lideró el bloque del Pacífico del Clan del Golfo e indudablemente tenía muchos miembros del Clan que eran y potencialmente aún son leales a él. 

¿Qué van a hacer ahora? El asesinato de su cabecilla puede obligarlos a permanecer en las sombras durante un tiempo, pero no por mucho. Además, el asesinato de Siopas parece no ser el único motivado por el plan disidente al interior del Clan. 

El 28 de febrero en Galeras, Sucre, al norte de Colombia, fue encontrado el cuerpo de Omar Noguera Camacho, alias “Boyaco”. Boyaco, un alto mando financiero, fue asesinado, aparentemente, por apoyar el plan de Siopas. 

Queda por verse si algún otro partidario de Siopas podrá desestabilizar los esfuerzos del grupo armado para presentar un frente unido al gobierno y al país.

Esto nos lleva a quién podría reemplazar a Siopas. Curiosamente, ninguno de los principales candidatos pertenece al bloque del Pacífico, todos los contendientes son lugartenientes regionales de confianza del Clan, responsables de controlar ciertos territorios y brindar servicios que faciliten el tráfico de drogas, incluido el acceso a cultivos de drogas, la protección de laboratorios, el movimiento cargamentos de drogas y asegurar los puntos de partida. 

Lo más importante es que todos se consideran leales a Chiquito Malo y todos apoyan la participación en conversaciones exploratorias sobre paz total con el gobierno.

Primero está Wilmar Mejía Úsuga, alias “Richard”. Es conocido por su brutalidad y también se dice que tiene "mentalidad comercial". Maneja las rutas del narcotráfico entre el norte de Antioquia y la costa de Urabá, y actualmente manda el frente Edwin Román Velázquez el cual cuenta con muchos sicarios experimentados a los que se responsabiliza de implementar el “plan pistola” en Antioquia el año pasado y asesinar a 20 policías. 

Su nombramiento enviaría un fuerte mensaje a aquellos que aún podrían estar conspirando para vengar el asesinato de Siopas. Tal decisión señalaría que Chiquito Malo habla en serio sobre aplastar la disidencia dentro de las filas.

Segundo, tenemos a Orozman Osten Blanco, alias “Rodrigo Flechas”. El hombre de 53 años lidera actualmente la subestructura Javier Yepes del Clan en Córdoba. Está vinculado por las autoridades a 14 casos de asesinato, secuestro y desaparición forzada. Ha estado cerca del liderazgo durante mucho tiempo y simplemente podría ser el momento de su ascenso como recompensa por su éxito criminal y lealtad.

El tercer contendiente es José Miguel Demoya Hernández, alias “Chirimoyo”. Es una figura popular dentro del Clan, cercano a Otoniel y que ha logrado importantes resultados para las operaciones del grupo en el Bajo Cauca. 

Se le atribuye en gran medida el éxito de derrotar a los Caparros en la región. Mientras el Clan continúa enfrentándose a la fuerte resistencia del ELN y las disidentes Farc en el Bajo Cauca, puede ser una opción más sabia dejarlo donde está por ahora.

El Clan del Golfo es una estructura frágil, susceptible de disconformidad, oportunismo y ambición criminal. El nombramiento de un nuevo miembro del Estado Mayor tendrá la tarea de forjar la unidad, pero la promoción de la paz total eventualmente podría poner los cabecillas en un curso de colisión con un número significativo de miembros en sus filas a los que no les suena la idea. 

El Clan ha tenido un gran éxito criminal expandiendo su territorio e influencia, por lo que es difícil concebir un mundo en el que simplemente renuncien a estos avances y a las ganancias que vienen con ellos, sin importar lo que paz total podría ofrecerles a cambio.

Temas destacados

Este espacio es posible gracias a

Los textos que aquí se publican son de exclusiva responsabilidad de sus autores y no expresan necesariamente el pensamiento ni la posición de la Fundación Konrad Adenauer, KAS.

*Este es un espacio de opinión y debate. Los contenidos reflejan únicamente la opinión personal de sus autores y no compromete el de La Silla Vacía ni a sus patrocinadores.

Compartir
Preloader
  • Amigo
  • Lector
  • Usuario

Cargando...

Preloader
  • Los periodistas están prendiendo sus computadores
  • Micrófonos encendidos
  • Estamos cargando últimas noticias