Balance #YoMeMuevoBOG: 24 meses de gestión de Claudia López y actual Concejo

Balance #YoMeMuevoBOG: 24 meses de gestión de Claudia López y actual Concejo
dariohidalgofotofinal.jpeg

En septiembre de 2019, con Bogotá Como Vamos y Despacio.org lanzamos la segunda edición de #YoMeMuevoBOG, un esfuerzo para poner en la agenda electoral temas críticos de movilidad sostenible y segura. La lista de compromisos fue desarrollada en colaboración de múltiples representantes de instituciones académicas y gremios, y apoyada por varios colectivos.

Casi todos los candidatos a la Alcaldía de Bogotá en 2019 y varios candidatos al Concejo de Bogotá suscribieron el compromiso #YoMeMevoBOG con seguridad durante su campaña. Entre los candidatos para la alcaldía estaban Claudia López y Carlos Fernando Galán. Mientras que para el Concejo estaban Diego Laserna, Diego Cancino, Gloria Díaz, Lucía Bastidas, Susana Muhamad, Luis Carlos Leal y Martín Rivera . 

Dos años después de su gestión en la Alcaldía y el Concejo, hacemos un balance de esta agenda de sostenibilidad y seguridad en la movilidad. La evaluación es subjetiva y sujeta a debate; combina la intención y avance de las acciones con los resultados. Para su elaboración pedí ayuda a varios profesores universitarios y conocedores de los temas de movilidad en Bogotá. Gracias a Nicolás Rincón y Daniel Jaramillo (U. Javeriana), Sonia Mangonés (U. Nacional) y Germán Prieto (U. Tadeo) por los comentarios (la evaluación intenta reflejarlos, aunque hay opiniones variadas). 

1.  Implementar políticas públicas de movilidad en torno a la construcción de una sociedad sostenible, segura e inclusiva con bienestar y calidad de vida.

Semáforo verde (avance adecuado). Las políticas públicas aprobadas en 2021 y 2022 siguen los principios de sostenibilidad, seguridad e inclusión.

Los dos instrumentos de política pública más relevantes son el Plan de Desarrollo PD y el Plan de Ordenamiento Territorial POT. El PD “El nuevo contrato social y ambiental para la Bogotá del Siglo XXI” (Acuerdo 761 de junio 11 de 2020) sigue esta idea, reformulada en su visión, enfoques y atributos, propósitos, búsquedas, estrategias, logros y metas.

El Propósito 4 del PD (parte del Artículo 9) es “hacer de Bogotá-Región un modelo de movilidad multimodal, incluyente y sostenible.”

Busca “la promoción de modos sostenibles de transporte, el mejoramiento de los tiempos y de la experiencia del desplazamiento, teniendo a la red de metro regional, de buses y a la red de ciclo-rutas como ejes articuladores de la movilidad tanto de la ciudad como de la región”.

La estrategia es “avanzar en un sistema de transporte masivo multimodal, regional, sostenible, limpio y que cumple con todos los parámetros en materia de bioseguridad, complementado con el mejoramiento integral de la red de ciclorrutas de la ciudad que mejoren las condiciones de accesibilidad y seguridad de la red, aumentando así el número de personas que utilizan la bicicleta para transportarse.

Se espera (logro 26) “mejorar la experiencia de viaje a través de los componentes de tiempo, calidad y costo, con enfoque de género, diferencial, territorial y regional, teniendo como eje estructurador la red de metro regional, el sistema integrado de transporte público y la red de ciclo-rutas”.

Durante la discusión del PD, con Bogotá Como Vamos, sugerimos algunas precisiones en la estructura e indicadores relacionados con las metas (ver Movilidad en el PDD: Retos inmensos y puntos que requieren claridad). La mejora durante el debate en el Concejo fue importante, especialmente en los indicadores. No se adoptaron dos sugerencias de fondo realizadas: usar indicadores de participación de los distintos modos sostenibles en el total de viaje (¿cómo nos movemos?) y de calidad percibida por los usuarios (¿qué experiencia tenemos?).

El POT, aprobado por decreto 555 de 2021 después que se agotara el tiempo en el Concejo sin que se avanzara la discusión de las ponencias positivas, refleja muchos elementos del PD proyectados a 15 años, en un ambicioso plan de obras multimodales, sostenibles e incluyentes, con un costo que supera los 80 billones (40 % ya está financiado y en marcha).

Nuestro proceso de planeación pone primero los proyectos, luego hace el plan maestro (que deberá ser presentado en diciembre próximo), y luego la factibilidad de los proyectos. Está al revés y no deja campo a la evaluación de alternativas. El reto de estas políticas públicas es cuádruple: ¿Son factibles los proyectos escogidos? ¿Corresponden a las mejores alternativas? ¿De dónde saldrán los recursos? ¿Tendrá continuidad el plan con cambio de administraciones? Si bien las preguntas quedan en el aire, la administración de Claudia López cumple con este punto. El Concejo, por su parte, no tuvo el chance de mejorar la propuesta de POT, y todos los concejales firmantes de #YoMeMuevoBOG pidieron que el POT no se expidiera por decreto, al lado de la mayoría de sus colegas. El POT expedido por decreto es legal, pero no es chévere.

Para Daniel Jaramillo la falta de discusión del acceso a Suba urbana ante la eliminación del tramo norte de la ALO en el POT tiene consecuencias graves en la movilidad de esa localidad (que tiene 1,2 millones de habitantes). Para Germán Prieto, el proceso de planificación debería partir de la evaluación de alternativas y no de la selección a priori de proyectos.

De iniciativa de concejales hay propuestas muy interesantes que resalto aquí y retomo en otros puntos: Susana Muhamad impulsó la #EmergenciaClimática, que fue aprobada por el Concejo y luego ajustada con ponencia de Martín Rivera. Carlos Fernando Galán impulsó un acuerdo para la sostenibilidad de las finanzas del transporte masivo (que volvió a tener difíciles debates por el tremendo hueco del Sitp zonal, pero el tema sigue sin resolverse). Lucía Bastidas logró aprobación en primer debate del proyecto para priorizar cruces a nivel sobre puentes anti-peatonales. Diego Laserna presentó un proyecto de acuerdo de cultura ciudadana en el sentido de la campaña de estrellas negras de Antanas Mockus.

2. Liderar proyectos y programas en defensa de la ampliación y cuidado del espacio público y de intersecciones seguras, cuidando especialmente la seguridad del peatón, con énfasis en los niños, las mujeres y las personas mayores.

Semáforo amarillo (en proceso). Buenas intenciones en este aspecto, acciones todavía en proceso y resultados favorables en seguridad peatonal, aunque queda camino por recorrer.

Muy positiva la creación de un grupo dentro de la Unidad de Mantenimiento Vial dedicado a los andenes y los temas peatonales incorporados en el POT, como los perfiles viales con andenes generosos y las iniciativas de Barrios Vitales. El Secretario de Movilidad declaró 2021 como el “Año del Peatón”, e inició procesos de control de parqueo en espacio peatonal (siguiendo la idea de #PeatonalicemosLosAndenes). Sin embargo, la construcción de nuevo espacio público peatonal y la recuperación de espacios invadidos o en mal estado están pendientes. Para Daniel Jaramillo el semáforo debería estar en rojo porque las buenas intenciones no han tenido efectos.

Los proyectos de acuerdo de priorizar cruces a nivel sobre puentes peatonales (Lucía Bastidas) y de Estrellas Negras (Diego Laserna) requieren aún debate en plenaria del Concejo de Bogotá. El desmonte de algunas estructuras peatonales que ya cumplieron su vida útil y que es mejor dejarlas a nivel con semáforos, no se ha iniciado; y las campañas de seguridad peatonal se han concentrado en velocidad, no en puntos críticos.

El resultado en seguridad vial para las personas que caminan va en la dirección correcta, aunque es necesario seguir avanzando. Entre enero y noviembre murieron 227 peatones en 2019, 117 peatones en 2020 (caída 48 % principalmente por menor actividad) y 160 peatones en 2021 (caída de 30 % respecto a 2019). En seguridad personal también hay mejoras. El reporte enero-noviembre de hurto a personas pasó de 115.402 en 2019 a 74.886 en 2020 (reducción de 35 %, principalmente por reducción de actividad) y 97.053 en 2021 (reducción de 16 % respecto a 2019).

3. Liderar y completar programas de promoción e implementación de la bicicleta como medio de transporte seguro, incluyendo la mejora y extensión de la infraestructura ciclo-inclusiva con adecuada conectividad y atención a la periferia de la ciudad.

Semáforo amarillo (en proceso) Se consolidaron las políticas en favor de la bicicleta y nueva infraestructura, pero las cifras de fatalidades de ciclistas y robo de bicicletas siguen aumentando.

Bogotá aprobó la Política Pública de la Bicicleta (Conpes DC 15, 23 de marzo de 2021), con la meta de duplicar el número de viajes en bicicleta y que el 50 % sea de mujeres para 2039, a través de múltiples estrategias de seguridad vial y personal, infraestructura, bici-estacionamientos, cultura y emprendimiento. La inversión estimada es de 2.22 billones de pesos e intervienen múltiples secretarías.

Se destaca la implantación de nuevos carriles de bicicleta en 2020 en 2021. También se contrató el sistema de bicicletas públicas, se avanzó en estacionamientos certificados y con el sistema de registro de bicicletas. De manera temporal se habilitaron 80 km. como medida de gestión durante la pandemia. De estos se implantaron de forma definitiva los carriles para Bicicleta de las Carrera Séptima, Once y Novena, y de la Calle 13 (21 km) con los cuales la red de ciclorrutas alcanzó 572 km. La meta es contar con 800 km. antes del final de la administración. Cabe anotar que los carriles temporales remanentes están hoy con señalización muy escasa o en mal estado y es necesario tomar la decisión de transformarlos en carriles definitivos o eliminarlos. Para Nicolás Rincón, el semáforo debería estar en rojo, porque el avance hacia la meta es muy bajo.

En siniestralidad vial, entre enero y noviembre de 2019 murieron 60 ciclistas, 63 en 2020 y 74 en 2021 (23 % más). Si bien el uso está aumentando, también las fatalidades. Así mismo, el hurto de bicicletas pasó de 7357 reportes en 2019 a 10,035 en 2020 y 8870 en 2021 (21 % de aumento frente a 2019).

4. Avanzar en la discusión técnica y la acción política en torno a la moderación del uso de automóviles y motocicletas.

Semáforo amarillo (en proceso). El mensaje de la administración es de promover la movilidad sostenible por encima del uso de carros y motos; por ello se adoptaron medidas adicionales de restricción pico y placa con oportunidad de pago por circular o carro compartido, a pesar de negativa del Concejo a ir más allá.

La administración realizó propuestas al Concejo para implantar nuevas medidas económicas de gestión de la demanda de viaje en carro (nada en moto), aunque el Concejo las rechazó. Se aprovecharon las autorizaciones existentes para aplicar el cobro por circular en Pico y Placa, se generó un mecanismo para posibilitar el uso de carro compartido; y se inició tímidamente el cobro de estacionamiento en vía.

Ahora bien, sigue creciendo la propiedad de uso de automotores. Según el reporte de Andemos, en 2021 se registraron 57,045 nuevos vehículos y 2,551 motos en Bogotá (crecimiento de 20 % respecto a 2020). En municipios cercanos se registraron 31,721 vehículos nuevos (68 % de incremento) y 105,464 motocicletas (46 % de incremento).

La congestión se convirtió en un tema central en el debate de medios de comunicación, aunque Bogotá bajó del primer al octavo lugar en el índice INRIX de congestión de carros (que incluye mil ciudades, pero ninguna de China, India y de la mayoría de los países africanos). El año 2022 comienza con pico y placa todo el día cuyo efecto está por verse, pero ha generado un gran rechazo mediático, aunque algunas encuestas muestran que hay apoyo a la medida.

5. Mejorar la calidad del sistema de transporte público (SITP – troncal, alimentador, cable y zonal, metro y tren regional), en especial la infraestructura y equipos, los parámetros de servicio (frecuencias, seguridad, cobertura), la integración de las rutas y las tarifas en beneficio de los ciudadanos.

Semáforo amarillo (en proceso). Hay múltiples acciones en marcha, aunque no hay medición de la percepción de calidad de servicio; la demanda cayó por la pandemia y no se ha recuperado a niveles anteriores (62 % en troncal).

Se aumentó la capacidad del componente troncal en 40 % (con buses bi-articualdos), se ampliaron estaciones para acomodar los nuevos buses; se hizo el cambio de flota que estaba pendiente desde 2011; se expandió el SITP zonal incluso con flota eléctrica, se terminó de retirar el Sitp provisional. Se inició la construcción de la primera línea metro y la planeación de la segunda, y la construcción del Regiotram de occidente y la planeación del Regiotram del norte. Se inició la construcción de los corredores troncales de la Av. 68, Av. Cali y de Soacha (Fases II y III). Se suspendió la licitación de la troncal de la Carrera Séptima, reemplazada por el concepto de corredor verde (en proceso de diseño). Se iniciaron los procesos de factibilidad de los cables de San Cristóbal y Usaquén. El POT incluye un desarrollo ambicioso de esta red multimodal.

Los proyectos en construcción y planeación estarán al servicio entre 2024 y 2028; por ahora los cambios de flota y gestión operacional esperan mejorar la calidad de servicio, que no ha sido medida desde la llegada de la pandemia. La demanda no se ha recuperado en el componente troncal, que sufrió no solo miedo por el Covid-19 sino vandalismo durante la protesta social.

En la calificación hay opiniones diversas: mientras Nicolás Rincón indica que la administración ha atacado a TransMilenio en el discurso para apalancar la idea de transformación a modo férreo; Daniel Jaramillo y Germán Prieto indican que es el mejor momento de los servicios de transporte público en muchos años por la continuidad de esfuerzos desde la administración anterior. El fin “guerra del centavo” es un logro de la ciudad.

6. Fortalecer mecanismos de participación, innovación y co-creación ciudadana en los procesos de toma de decisión y veeduría.

Semáforo rojo (pendiente). Las quejas de falta de participación en la elaboración del POT y su expedición por decreto; además de buenas intenciones en procesos como el Corredor Verde, con bajo impacto en la participación; muestran que es un tema en el que falta mucho.

Si bien se ha fortalecido la participación incidente, las principales quejas frente al proceso de aprobación del POT son por falta de participación. Los representantes electos en el cabildo bogotano adelantaron muchas discusiones, pero estas no tuvieron efecto en el decreto que no podía ser otro al presentado por la administración.

En la construcción de troncales, vecinos han interpuesto muchos procesos para la protección de árboles, que demoraron la iniciación de las obras. Tal vez la falta de participación incidente, que siempre es muy difícil, generó falta de apropiación de los proyectos (además del debate político alrededor de TransMilenio). En el cambio de troncal por “Corredor Verde” en la Carrera Séptima se han dado varios procesos de planeación participativa, por lo menos la convocatoria ha sido amplia. Es un ejemplo para los procesos siguientes (14 corredores verdes) y eventualmente para otros proyectos (Metro, Regiotram, Cables, Ciclorrutas).

Este año se gestiona el Plan Maestro de Movilidad. Será interesante ver la participación y co-creación en ese proceso.

7. Promover el uso de las tecnologías de información y comunicación (TICs) en la movilidad con transparencia en la obtención y gestión de datos abiertos, priorizando el interés general.

Semáforo verde (avance adecuado). Hay más datos abiertos y oportunidades para mejorar la gestión con ellos.

Se ha ampliado el acceso a la información: por ejemplo, los microdatos de la encuesta de movilidad 2019, de comparendos, de accidentalidad, velocidades, validaciones en TransMilenio, entre otros, son ahora abiertos. También hay una nueva plataforma de visualización de datos de la SDM en tiempo real, aunque sería valioso contar con síntesis, y está el aplicativo TransMiApp.

8. Enfatizar la minimización de impactos ambientales negativos, priorizando acciones para mejorar la calidad del aire.

Semáforo amarillo (en proceso). La agenda ambiental avanza en varios frentes: cambio de flota de transporte público, zonas urbanas para mejorar la calidad del aire. Es favorable la combinación con la #EmergenciaClimática aprobada por el Concejo y el énfasis del POT en temas ambientales.

El cambio de flota de TransMilenio troncal (demorado desde 2011) y la expansión del SITP zonal (retirando en SITP provisional, con la inclusión de buses eléctricos y de bajas emisiones), son acciones largamente esperadas para mejora de calidad de aire, especialmente en microambientes (buses y estaciones). Bogotá es la segunda ciudad fuera de China con la flota más grande de buses eléctricos,

El POT incluye zonas urbanas por mejor calidad de aire Zuma para focalizar acciones en este sentido. De manera indirecta, la #EmergenciaClimática también genera un impacto en calidad de aire (co-beneficio).

La pandemia mostró las posibilidades para un aire más limpio en la ciudad (aún con la operación plena de TransMilenio y del Sitp). La gestión debe continuar en movilidad con camiones, volquetas, motocicletas, vehículos utilitarios, y automóviles. Para Sonia Mangonés y Nicolás Rincón, falta mayor integración entre las acciones de la Secretaría de Ambiente y la Secretaría de Movilidad (calificación podría ser inferior). Daniel Jaramillo sugiere promocionar las bicicletas eléctricas.

9. Implementar políticas y proyectos en la ciudad con un enfoque pedagógico y de cambio cultural que permita fortalecer la convivencia en la ciudad de forma incluyente.

Semáforo rojo (pendiente). Hay esfuerzos, pero el impacto es muy limitado.

Las secretarías de Movilidad y de Ambiente, Transmilenio, el IDU y la Defensoría del Espacio Público, entre otras han buscado recuperar temas de cultura ciudadana en la movilidad y el tema ambiental con apoyo de la Secretaría de Cultura. Los resultados no han tenido el impacto que tuvieron las iniciativas de las administraciones de Antanas Mockus.

Hay, por ejemplo, esfuerzos en campañas de seguridad vial #BájaleALaVelocidad, espacio público #UnLugarComoElHogar, comportamiento en transporte público #MeUnoParaVivirMejor, y temas ambientales #LaBasuraNoEsBasura, con impacto limitado. La implantación de pago por estacionar en vía requiere también esfuerzos adicionales de pedagogía (proyecto a cargo de la Terminal de Transportes). También hay esfuerzos de educación y participación incidente en el Corredor Verde de la Carrera Séptima.

El proyecto de acuerdo liderado por el concejal Diego Laserna para volver a tener algo similar a las estrellas negras como homenaje a personas fallecidas en la vía, visualización del problema y prevención de atropellos y choques, está pendiente de segundo debate en el Concejo.

10. Tomar acciones para reducir el número de víctimas en siniestros viales, priorizando medidas de alto impacto sobre actores vulnerables (peatones, ciclistas y motociclistas). En particular, gestionar la velocidad y garantizar que la protección de la vida prime sobre cualquier acción de política de movilidad.

Semáforo verde (avance adecuado). Existe continuidad y refuerzo de la política #VisiónCeroBOG, en especial la gestión de velocidad, con resultados favorables.

Las muertes viales en 2021 (ene-nov: 447, reducción 6,7 %; datos preliminares Ansv) son menores que en el mismo período de 2019 (ene-nov: 479). Sin embargo, si se mantiene esta tendencia no se alcanzaría a cumplir la meta de reducción de muertes en 20 % en 2024 respecto a 2019.

Balance #YoMeMuevoBOG: 24 meses de gestión de Claudia López y actual Concejo
muertes viales bogota 2019 2021 nov preliminar.png

Muertes viales en Bogotá ene-nov 2019-2021 (datos preliminares)

Durante 2020 se estableció como límite de velocidad 50 km/h en todas las arterias, aunque no se ha señalizado la totalidad de este cambio. Las campañas de cumplimiento de límites de velocidad se han mantenido, aunque el control se ha debilitado, especialmente por la dificultad de aplicar dispositivos electrónicos #CámarasSalvavidas (como consecuencia de la declaración de inconstitucionalidad de la solidaridad del propietario del vehículo con el conductor).

Para lograr la meta de reducción de 20 % en 2024 respecto a 2019 se requiere refuerzo de las acciones de infraestructura, señalización, campañas y control, especialmente asociadas a la gestión de la velocidad. Un esfuerzo adicional con motociclistas y ciclomotores es necesario, indica Daniel Jaramillo.

Conclusión

Las acciones promovidas por #YoMeMuevoBOG con seguridad, que fueron apoyadas por la alcaldesa Claudia López durante su campaña y por concejales (Carlos Fernando Galán, Diego Laserna, Diego Cancino, Gloria Díaz, Lucía Bastidas, Susana Muhamad, Luis Carlos Leal y Martín Rivera) han tenido receptividad en las políticas públicas y en acciones por los peatones, las bicicletas, el transporte público, el uso de tecnologías de información en la movilidad, la mitigación de impactos ambientales negativos y la seguridad vial.

En dos años de trabajo la agenda global está “en proceso” (semáforo amarillo): muchas de las políticas e iniciativas, que van por buen camino, no se han traducido aún en resultados concretos. Hay temas con avances adecuados: la prioridad a la movilidad sostenible y segura en el Plan de Desarrollo y en el POT, la seguridad vial respecto a 2019, especialmente de peatones (no se compara con el año atípico de pandemia 2020), y la ampliación de datos abiertos. Hay otros en proceso (sin medición), como la mejora de calidad de transporte público; hay avance en gestión de la demanda de viajes en vehículo particular, y falta mayor integración entre las políticas ambientales y las de transporte. A pesar de los esfuerzos, los temas de participación ciudadana y de pedagogía requieren atención.

La calificación global “en proceso” puede verse como positiva luego de dos años de administración y en la mitad de la peor crisis que hemos tenido que enfrentar en 100 años. Claudia López les dio continuidad a varias cosas en marcha (metro, dos de tres troncales, cambio de flota de TransMilenio y del Sitp Zonal, gestión de seguridad vial y la intención de ser la capital mundial de la bici, con programas como Al Colegio en Bici, entre otros) e inició nuevas cosas que llevarán su sello por varios años (gracias al POT). Se espera que en los próximos dos años la agenda se consolide en la mayoría de los aspectos.

Volveremos a revisar el avance al final de la administración y promoveremos el compromiso renovado de candidatas y candidatos a la alcaldía y al concejo en 2024. 

Balance #YoMeMuevoBOG: 24 meses de gestión de Claudia López y actual Concejo

Temas destacados

Este espacio es posible gracias a

*Este es un espacio de opinión y debate. Los contenidos reflejan únicamente la opinión personal de sus autores y no compromete el de La Silla Vacía ni a sus patrocinadores.

Compartir
Preloader
  • Amigo
  • Lector
  • Usuario

Cargando...

Preloader
  • Los periodistas están prendiendo sus computadores
  • Micrófonos encendidos
  • Estamos cargando últimas noticias