Causas y consecuencias de la inseguridad poscuarentena en Barranquilla (segunda parte)

Causas y consecuencias de la inseguridad poscuarentena en Barranquilla (segunda parte)
20211110-collage-alejandro-blanco-franklin-martinez.jpg

Sobre la actual situación de seguridad en la ciudad, se proponen las siguientes hipótesis explicativas. Cabe resaltar que estas no son exhaustivas ni incluyen todas las posibles explicaciones, causas, y fenómenos relacionados a la inseguridad en Barranquilla. Sin embargo, pueden servir como punto de partida para iniciar una necesaria y democrática conversación sobre la situación socioeconómica de la ciudad.

Estas hipótesis son el resultado de un conjunto de variables que permiten comprender de manera integral el fenómeno de la inseguridad poscuarentena en Barranquilla. Entre otras posibilidades, estas hipótesis pueden servir como una plataforma para abrir el debate acerca del carácter multifactorial del tema de la seguridad en Barranquilla y su Área Metropolitana. 

1. El reciclaje de violencia

Los patrones de violencia que tienen actualmente las bandas criminales son similares a los patrones delictivos que otros grupos armados organizados han tenido (como las AUC). En su accionar se encuentran los panfletos en zonas periféricas, extorsiones a empresas de transportes, tiendas de barrio y comerciantes en general.

Este tipo de iniciativas fueron también utilizadas por las AUC, quienes, como se ha demostrado, impusieron un régimen de control social, militar, político y financiero sobre la ciudad de Barranquilla entre 2000 y 2007.

Podría hablarse así de una violencia reciclada, que vuelve a ser utilizada en la ciudad para el financiamiento de grupos narcotraficantes. La gran diferencia es que, quizá, el proyecto político de las AUC era claro, mientras que el de los grupos armados organizados actuales no lo es.

2. Circunstancias sociales

La ciudad de Barranquilla presenta índices alarmantes de pobreza. Durante el 2020, fue la ciudad con la mayor incidencia de la pobreza monetaria en el país. Según el Dane, solo el 35,8 % de los hogares en la ciudad se alimentan tres veces al día. Más aún, el porcentaje de jóvenes entre 18 y 28 años que no estudian ni trabajan se encuentra en un 21,75 %, una cifra que ha venido en crecimiento desde el año 2017 y que se acrecentó con el impacto de la pandemia. La informalidad laboral, entre noviembre de 2020 y enero de 2021, se encontraba en 60,7 %. La pobreza está además distribuida espacialmente, siendo localidades como Suroccidente, Suroriente y Área Metropolitana las más afectadas por estos fenómenos.

3. Crisis en el sistema penitenciario

La evidencia indica que se están realizando extorsiones desde las cárceles de la ciudad. Más aún, el Inpec, como institución que maneja las cárceles del país, ha pasado por diferentes crisis que han puesto en juego su credibilidad e incluso lo han ubicado como parte del problema. Esto se suma a la excarcelación de reos (debido a la pandemia del covid) y los altos índices de reincidencia criminal que, según la Policía Nacional, podrían explicar la alta inseguridad en la ciudad.

A pesar de los frecuentes operativos en los centros penitenciarios de la ciudad, el resultado de las investigaciones arroja que la mayoría de las extorsiones provienen de estas instituciones. A propósito de esto, el Inpec durante el mes de septiembre del año en curso señala en comunicado público lo siguiente:

“Se logró determinar que estos privados de la libertad realizaban acciones delictivas en la ciudad de Barranquilla afectando la seguridad ciudadana. Estas acciones se logran evidenciar, gracias al material probatorio que se encontró en los operativos que se adelantan de manera sorpresa en los establecimientos de la zona norte del país”.

El mismo Mayor General Julio César González Bedoya, comandante de la regional ocho de Policía, expresó en el mes de septiembre: “Ingresamos en allanamiento a la cárcel, más exactamente al patio número 2. Ahí hay 250 internos a los cuales se les hizo una intervención y lograron encontrar, 19 celulares, 8 tarjetas SIM card, 10 armas cortopunzantes y 13 libretas de cobro”.

Las declaraciones de este alto mando en la Policía permiten pensar que el fenómeno de la extorsión desde las cárceles es común y lucrativo, y que la cárcel no está siendo un lugar para la resocialización, sino para la profesionalización del crimen.

4. Ubicación geográfica

La situación geográfica de Barranquilla y su puerto la hacen un sitio estratégico para exportar cocaína. Además, los municipios costeros como Puerto Colombia, Juan de Acosta y Piojó, también han sido utilizados históricamente como rutas de salida hacia otros lugares en el Caribe. También han sido sitios receptores de insumos para la confrontación, como armas de fuego, las cuales son posteriormente transportadas hacia otros lugares del país e, incluso, hacia países vecinos.

5. Circunstancias económicas

Barranquilla tiene una fortaleza económica que le ha permitido impulsar sectores como la construcción, infraestructura y servicios, de manera exponencial. Esto podría haber permitido que economías ilegales se camuflen, con empresas fachadas que permitan ingresar tales dineros al sistema financiero colombiano. En los últimos años se han dado arrestos en contra de personas que posiblemente han lavado activos, pero se necesita más investigación para conocer cuál es la verdadera envergadura del fenómeno de lavado de activos en la ciudad.

El furtivo y complejo impulso económico de la ciudad, con restaurantes de lujo, concesionarios, y grandes construcciones, no es consecuente con la grave situación por la que atraviesa la ciudad en materia de seguridad alimentaria, informalidad laboral y pobreza monetaria.

6. Conclusiones

  • Estas hipótesis permiten pensarse la cuarentena como un espacio y tiempo en los que se reconfiguró el accionar criminal en Barranquilla. La suma de los factores e hipótesis anteriormente mencionadas, abren la posibilidad de plantear un diálogo ciudadano que haga a un lado la instrumentalización electoral del discurso de la seguridad por parte de la administración local.
  • Es importante tomar en cuenta que gran parte de la información actualmente disponible no es producida en la ciudad. Es decir, no existen diagnósticos rigurosos (ni en los Planes de Desarrollo, ni en los Piscc) que permitan pensar la seguridad como un tema integral.
  • Como se ha visto en este último año, cualquier intento de explicación o discusión alrededor de la inseguridad tiene una respuesta ciega y paupérrima por parte de la administración. Esto abre el debate para pensar qué modelo de ciudad se ha venido construyendo en los últimos 13 años, las consecuencias de este y cómo el análisis multivariable de la seguridad puede contribuir a políticas públicas más acordes con la situación actual de la ciudad.

Temas destacados

*Este es un espacio de opinión y debate. Los contenidos reflejan únicamente la opinión personal de sus autores y no compromete el de La Silla Vacía ni a sus patrocinadores.

Compartir
Preloader
  • Amigo
  • Lector
  • Usuario

Cargando...

Preloader
  • Los periodistas están prendiendo sus computadores
  • Micrófonos encendidos
  • Estamos cargando últimas noticias