Claroscuros de la tierra en el Cauca

Claroscuros de la tierra en el Cauca
cauca 55.jpg

Esta columna fue escrita en coautoría con Francy Viviana Bolaños Trochez y Dayver Betancourt.

Cada vez que se presenta un conflicto territorial en el Cauca emergen diferentes apreciaciones sobre la posesión real o imaginaria de la tierra en este departamento. Un elemento fundamental a la hora de construir un escenario de dialogo como el propuesto por el presidente entrante para el norte del Cauca dependerá de hasta qué punto los actores en tensión están hablando de realidades compartidas. En este contexto, se presenta el análisis espacial de estadísticas descriptivas relacionadas con la estructura, ordenamiento y condicionamientos de la propiedad rural en el departamento con un particular acercamiento al caso del norte del Cauca.

Notas metodológicas

La siguiente nota se sustenta en las siguientes publicaciones del Instituto de Estudios Interculturales, las cuales son todas accesibles on-line:

1) La estructura de la propiedad rural en el Cauca: perspectivas sobre Necesidades de Tierra en contextos interculturales

2) Estudio Histórico de la Propiedad Norte del Cauca

3) Lectura Territorial Región del Norte del Cauca

4) Desencuentros Territoriales Tomo I: La emergencia de los conflictos interétnicos e interculturales en el departamento del Cauca

1. El Departamento del Cauca

El departamento del Cauca, ubicado en el suroccidente colombiano, cuenta con una extensión territorial de 3.091.866,85 hectáreas (ha) (Igac, 2019). Según cifras del Censo Nacional de Población y Vivienda del año 2018, la población étnica asciende a cerca de 553.856 habitantes, los cuales representan el 36,5% de la población departamental. El 21,06% de esta población se auto reconoce como población indígena, mientras el 16,74% como población negra, mulata o afrocolombiana. Por otro lado, es de destacar que en el marco de la Encuesta de Cultura Política (ECP) de Identificación subjetiva de la población campesina para el 2019, realizada por el Dane, el departamento del Cauca es una de las regiones con mayor población que se reconoce como campesina con cerca del 48,7%.

  • 1.1 Estructura de la propiedad

Con relación al componente de tierras en el departamento del Cauca, según cálculos referenciados en nuestro libro de la Estructura de la Propiedad Rural en el Cauca (2018), el coeficiente de Gini de tierras comprendió un valor de 0,90, mientras el de propietarios fue de 0,91, cifras que permitieron evidenciar las condiciones de inequidad en la distribución de la tierra así como su grado de concentración en el departamento.

De acuerdo con el estudio anteriormente referenciado para el 2018, en el Cauca cerca del 74,3% de los predios menores a cinco hectáreas cubrían el 6,5% de la superficie censada, mientras los predios mayores a mil hectáreas, que representaron el 0,2% de estos, contaban con cerca del 60,1% de la superficie investigada. Actualmente, con base en la información catastral suministrada por el Igac a mayo de 2022, en el departamento los predios menores a 5 ha, los cuales representan el 82,13% del total de predios reportados para el Cauca, cubren el 7,26% de la superficie, mientras los predios mayores a 1000 ha, comprenden el 53,80% del del área total reportada en la base catastral (ver Tabla 1).

Claroscuros de la tierra en el Cauca
Tabla 1(0).png

Con base en lo anterior, se debe resaltar lo siguiente:

1. Según los datos analizados, entre 2016 y 2022 en el departamento se presentaron mayores procesos de fragmentación de la propiedad tomando como referencia el incremento de predios menores a 5 ha de un periodo a otro.

2. En la actualidad, de los predios mayores a 1000 ha que comprenden un total de 143 predios y ocupan una menor superficie si se compara con el año 2016, 42 confluyen con resguardos coloniales, 29 con resguardos de origen republicano y 25 con títulos colectivos de comunidades negras, que corresponden con propiedades de carácter colectivo (Cifras obtenidas a partir del geoprocesamiento de información catastral del Igac con fecha de 5 de mayo de 2022 y la Agencia Nacional de Tierras a 2021).

A su vez, la situación antes expuesta se da en un contexto donde preexisten altos niveles de informalidad en la tenencia de la tierra. De acuerdo con la Upra, el porcentaje de informalidad en el departamento pasó del 69% en el año 2014 al 66% en el año 2019. Cifras que si bien muestran una reducción de la informalidad en tres puntos porcentuales para un rango de cinco años, no cambian el hecho de que el Cauca continúa situándose en uno de los mayores rangos de informalidad que existen en el país. Por ejemplo, en municipios como Suárez, Buenos Aires, Jambaló, Páez, Inzá, El Tambo, Argelia, Balboa, Rosas, La Sierra, La Vega, Sucre, Almaguer, San Sebastián, Bolívar y Piamonte presentaron las condiciones de informalidad estuvieron por encima del 77% para el año 2019.

  • 1.2 Ordenamiento social de la propiedad

En el departamento del Cauca, estas condiciones deben considerarse a la luz de los diferentes procesos territoriales étnico-campesinos que confluyen en la región. Para el año 2021, a partir de datos suministrados por la Agencia Nacional de Tierra (ANT) procesados por el Sistema de Información Geográfico, Poblacional y Estadístico (Sigpe) del Instituto de Estudios Interculturales, se identificaron cerca de 81 resguardos indígenas (constituidos por el Incora, Incoder, ANT), 46 resguardos indígenas de origen colonial y republicano y 26 títulos colectivos de comunidades negras. Estas territorialidades étnicas (indígenas y afrodescendientes) representan el 42,74% del total del área departamental, donde 19,61% corresponde a comunidades indígenas y el 23,13% a comunidades negras.

Claroscuros de la tierra en el Cauca
Mapa1.png

Mapa No 1. Ordenamiento social de la propiedad rural y determinantes ambientales. Fuente: IEI (2022).

Igualmente, a partir de la base del Fondo Nacional Agrario, se identificaron cerca de 239 predios a nombre de comunidades indígenas que suman un total de 20.874,87 ha, de las cuales 3.803,53 ha confluyen actualmente con zonas de resguardos legalizados y 9.887,88 ha con resguardos coloniales.

Claroscuros de la tierra en el Cauca
Figura 1.png

Figura 1. Número de figuras territoriales identificadas en el departamento del Cauca. Fuente: IEI (2022). Cifras calculadas con base en la información obtenida de la ANT, 2021 e información cartográfica recabada por el Instituto de Estudios Interculturales de procesos sociales y el Incoder.

Claroscuros de la tierra en el Cauca
Tabla 2(0).png

De las anteriores cifras, es de destacar que si bien las comunidades indígenas cuentan un número mayor de figuras territoriales identificadas en el departamento (ver Figura 1), su representación en términos de área es menor al de las comunidades negras (ver Tabla 2). Sin embargo, esta es una afirmación relativa, sí se tiene en cuenta que mientras las comunidades indígenas cuentan con territorialidades en las diferentes subregiones departamentales, las comunidades afrocolombianas circunscriben sus titulaciones colectivas al litoral pacifico. De este modo, y como veremos más adelante, a pesar de que las comunidades afrocolombianas representan un fuerte peso demográfico, en los valles interandinos, solo cuentan con 4 títulos colectivos, los cuales suman un total de 297 ha y equivalen a 0,009% del territorio.

Por otro lado, con respecto a las expectativas y solicitudes étnicas, de acuerdo con información de la Agencia Nacional de Tierras (2021) en el departamento del Cauca se identificaron un total de 77 solicitudes de legalización de resguardos, 41 solicitudes de titulación colectiva de comunidades negras y 5 solicitudes de legalización de expectativas ancestrales, las cuales suman un total de 392.091,50 ha que representan el 12,68 % del área total departamental. De esta área el 8,28% confluye con solicitudes de comunidades indígenas, mientras el 4,40% con solicitudes de comunidades negras (ver Tabla 3).

Claroscuros de la tierra en el Cauca
Tabla 3.png

Fuente: IEI (2022). Cifras calculadas con base en la información obtenida de la ANT, 2021 e información cartográfica recabada por procesos sociales junto al Instituto de Estudios Interculturales y el Incoder.

Con relación a las territorialidades campesinas se identificaron 11 solicitudes de Zonas de Reserva Campesina (ZRC) que comprenden un total de 366.823,46 ha y 1 Zona de Reserva Campesina en constitución, esta última ubicada al sur del departamento en el municipio de Santa Rosa, la cual comprende 160.571,98 ha y representa el 5,19% del área total departamental.

  • 1.3 Condicionantes y determinantes del desarrollo rural

Es fundamental para cualquier análisis o proceso de dialogo mencionar que en el departamento del Cauca los territorios de comunidades étnicas (indígenas y afrodescendientes) así como los procesos de configuración y reconocimiento territorial de comunidades campesinas a través de la figura de Zona de Reserva Campesina presentan una particularidad: su confluencia con figuras de ordenamiento ambiental que restringe el área dispuesta para prácticas productivas por condiciones de uso.

Actualmente, las territorialidades de comunidades indígenas integrada por resguardos coloniales, resguardos legalizados o de origen republicano, así como predios del FNA adjudicados a estas comunidades, tienen cerca de 278.923,08 ha con restricciones de uso debido a su traslape con figuras de ordenamiento ambiental y ecosistemas estratégicos de páramo. Es decir, de las 613.559.68 ha, solo el 54,54% comprenden áreas sin restricciones de uso para el desarrollo de prácticas productivas (ver Tabla 4). En esta categoría los territorios con mayores restricciones de uso corresponden a los resguardos coloniales, seguido de los resguardos legalizados. Por su parte, la figura de ordenamiento ambiental que más incide en las restricciones de uso en los territorios indígenas corresponde a la Zona de Reserva Forestal de la Ley 2 de 1959 que no confluye con figuras del Runap, la cual comprende el 76% del área seguido de la zona de partes nacionales Naturales (ver Figura 2).

Claroscuros de la tierra en el Cauca
Figura 2.png

Figura 2. Figuras de Ordenamiento Ambiental y ecosistemas estratégicos de páramos que se traslapan con territorios indígenas. Fuente: IEI (2022). A partir de información geográfica suministrada por Parques Naturales Regionales (2021) y MinAmbiente (2021; 2020).

Con relación a los territorios de comunidades negras, las restricciones de uso relacionadas con la presencia de figuras de ordenamiento ambiental y de ecosistemas estratégicos de páramo comprende sólo el 9,98% del área (ver Tabla 4), siendo la zona de la Ley 2 de 1959, que no confluye con figuras del Runap, la de mayor incidencia en estas condiciones, seguida de la zonas de Reserva Forestal Protectora Regional (ver Figura 3). Aunque en estas territorialidades la incidencia de figuras de ordenamiento ambiental es baja, se debe destacar que de acuerdo con las coberturas de la tierra del Ideam para el año 2018, cerca de 568.307,20 ha, es decir el 79,47% de los títulos colectivos, corresponde con coberturas de bosque denso.

Claroscuros de la tierra en el Cauca
figura 3.png

Figura 3. Figuras de Ordenamiento Ambiental y ecosistemas estratégicos de páramos que se traslapan con territorios de comunidades negras. Fuente: IEI (2022). A partir de información geográfica suministrada por Parques Naturales Regionales (2021) y MinAmbiente (2021; 2020).

Por su parte, los territorios campesinos configurados bajo la figura de Zona de Reserva Campesina en Constitución solo presentan en el 0,13% de su área restricciones debido al traslape con áreas de Parques Naturales Regionales, zonas de páramo que no se encuentran cubiertas con figuras del Runap y la Ley 2 de 1959, así como áreas de Parques Nacionales Naturales (ver Tabla 4). Estas afectaciones se dan principalmente en el borde del territorio que limita con dichas figuras. Aquí nos encontramos frente a otra conclusión superficial porque bajo las cifras anteriores parecería que el campesinado en zonas de protección ambiental es marginal. Sin embargo, es una cifra que solo se puede entender cuando se cae en cuenta que, bajo la legislación vigente, los polígonos de solicitudes de Zona de Reserva Campesina (ZRC) no son aceptados por la ANT si presentan traslapes con las zonas de protección ambiental (Zonas de Reserva Forestal -ZRF- y parques nacionales). Por lo tanto, el estimado general presentado en la Tabla 4 debe entenderse bajo la anterior subestimación de facto para el campesinado caucano.

Claroscuros de la tierra en el Cauca
Tabla 4.png

Con respecto al ordenamiento minero en el departamento del Cauca, de acuerdo con la Agencia Nacional Minera, a enero de 2022 se reportaron un total de 234 títulos mineros, los cuales corresponden unas 254.813,84 ha que representan el 8,24% del área total departamental. A su vez, se destaca la presencia de 503 solicitudes mineras que suman unas 513.931,00 ha y representan el 16,62% de la superficie del departamento. De dichas solicitudes, 63 se traslapan con territorios de resguardos indígenas legalizados, comprendiendo un total de 20.929,62 ha. Por su parte, alrededor de 32 solicitudes (31.795,22ha) se traslapan con resguardos coloniales, 93 (101.766,18 ha) con titulaciones colectivas de comunidades negras y 39 solicitudes equivalentes a 80.658,43 ha con la Zona de Reserva Campesina en Constitución, es decir que confluyen con el 50,23% del área solicitada por las comunidad campesina.

Finalmente, en el Cauca se destacan otras actividades asociadas al sector agroindustrial con una representación importante. De acuerdo con cifras suministradas por Ideam(2018), en el departamento se identificaron cerca de 18.639 ha destinadas a cultivos forestales, las cuales representan el 0,6% del área departamental, así como un total de 51.409 ha aproximadamente correspondientes a cultivos de caña de azúcar, el cual representa el 1,66% del área del departamento. Igualmente, se resaltan otras coberturas de la tierra asociadas a otro tipo de cultivos como son: cultivos transitorios (225,60 ha), café (27.198 ha equivalentes al 0,87% de la superficie del Cauca) y arroz (575,16 igual al 0,01% del área total), las cuales son importantes para la economía del departamento. Así mismo, de acuerdo con datos procesados por el IEI (2022) a partir del cruce de coberturas de pasto, con datos reportados por el censo Pecuario para el año 2022, en el departamento se identifican un total 410.223,08 ha de pastos probamente destinados a actividad ganadera debido a la participación que tuvo esta actividad por municipio.

2. Norte del Cauca

Esta sub-región está integrada por 13 municipios y cuenta con una extensión territorial de 356.952 hectáreas, que corresponden al 11,54% del total del departamento. Dada la extensión de esta área de trabajo y su alta variabilidad geográfica, poblacional y económica es difícil homogenizar el análisis. Por lo tanto, para efectos analíticos se recomienda construir aglomeraciones municipales. Combinando diversas variables planteamos trabajar con las siguientes 3 agrupaciones que se pueden identificar en el Mapa: (1) la subregión constituida por Caloto, Corinto, Guachené, Miranda, Padilla, Puerto Tejada, Santander de Quilichao y Villa Rica; (2) la subregión constituida por Buenos Aires y Suárez; y (3) la subregión constituida por Caldono, Jámbalo y Toribio.

Claroscuros de la tierra en el Cauca
Mapa 2.png

Mapa 2. Subregiones del Norte del Cauca

  •  2.1 Estructura de la propiedad rural Norte del Cauca
Claroscuros de la tierra en el Cauca
Figura 4.png

Figura 4. Ordenamiento y actividades económicas Norte del Cauca. Fuente: Instituto de Estudios Interculturales, 2015.

De esta manera, la subregión 1 se caracteriza por la predominancia de población afrodescendiente, una economía basada en la caña de azúcar y en la influencia de la Ley Páez. Nuestro análisis de distribución de la propiedad arrojó como resultado una distribución desigual media alta, que oscila entre 0,7 y 0,8. En esta subregión llama la atención la atención que la mayoría de los propietarios se encuentren en predios por debajo de la Unidad Agrícola Familiar (UAF) según la Resolución 041 de 1996. Estas condiciones, considerando la predominancia de microfundios y pequeña propiedad, reflejan un proceso de fragmentación de la propiedad por debajo de las condiciones mínimas requeridas para el ingreso familiar de origen campesino.

La subregión 2, aunque también tiene una población mayoritariamente afrodescendiente, adquiere mayor importancia la histórica presencia de la minería y las economías extractivas vía megaproyectos. En Buenos Aires el coeficiente de Gini de Tierras se caracteriza por tener una distribución desigual alta, mientras en Suárez, al solo tener dos años de referencia (2002 y 2010) a causa de la reciente constitución del municipio en 1989, se observa una distribución desigual mediana de la propiedad rural, donde la referencia muestra una variación porcentual mínima. En Suárez la propiedad de la tierra está distribuida en una mayor cantidad de propietarios para el año 2010, mostrando una menor concentración que en su otro año de referencia (2002). Es decir, el 38% de los propietarios tienen predios inferiores a las 3 Ha, con una mayor diversidad en el acceso a la tierra que en Buenos Aires.

La subregión 3 se particulariza por una estructura poblacional más indígena, dependiente de economías agrícolas y ubicada en zonas predominantemente montañosas. Resulta relevante señalar que, la presencia de propiedad colectiva advierte un análisis diferente. En esta subregión existen resguardos legalizados así como de origen colonial que, en el caso del municipio de Toribío, comprenden la totalidad de su superficie. En este sentido, la posesión y ocupación ancestral y/o tradicional del territorio por parte de Pueblos Indígenas, además de los títulos reconocidos por la corona española en el siglo XVIII, resultan determinantes en la interpretación de la información catastral y de las variaciones del coeficiente de Gini; así como en la planeación operativa de cualquier tipo de intervención territorial.

Por ejemplo, en un análisis de cinco años en el municipio de Toribio (integrado en su totalidad por resguardos coloniales) el promedio del coeficiente Gini de tierras osciló en 0,764, mientras el de propietarios disminuyó a 0,7422. Estas condiciones, sin considerar sus condiciones de propiedad colectiva, advierten una distribución desigual media alta de la propiedad rural. Por lo tanto, es clave considerar el contexto de la propiedad colectiva para los otros municipios de la subregión dado que para el caso del municipio de Jambalo el coeficiente Gini de tierras en el mismo intervalo de tiempo asciende a 0,8416, mientras el de propietarios fue de 0,8384. A su vez, el municipio de Caldono presentó un Gini de tierras de propietarios de 0,7434 y un índice Gini tierras de 0,765, que evidencian una distribución desigual media alta.

El análisis de estos coeficientes para el periodo de cinco años deja entrever dos elementos: primero, las condiciones de desigualdad en zonas que confluyen con territorios colectivos deben abordarse de manera diferente desde las perspectiva de la propiedad colectiva; y, segundo, como veremos a continuación, en esta subregión la presencia de figuras de ordenamiento ambiental y de ecosistemas estratégicos pasan a regular condiciones de uso en gran parte de los territorios colectivos.

Claroscuros de la tierra en el Cauca
Figura 5.png

Figura 5. Distribución de la superficie de la tierra por propietarios y tamaños prediales en la región norte. Fuente: Instituto de Estudios Interculturales, 2015.

Claroscuros de la tierra en el Cauca
Mapa 3 (1).png

Mapa 3. Estructura de la propiedad de la tierra – salida gráfica catastral. Fuente: Instituto de Estudios Interculturales, 2015.

  • 2.2 Ordenamiento Social de la Propiedad Norte del Cauca
Claroscuros de la tierra en el Cauca
Mapa 4.png

Mapa 4. Presencia de territorialidades étnicas y campesinas en Norte del Cauca

Por otro lado, en cuanto a la configuración territorial de comunidades étnicas y campesinas en la región del Norte del Cauca se destaca la existencia de 18 resguardos legalizados o de origen republicano, 14 resguardos coloniales, 2 títulos colectivos de comunidades afro, 45 consejos comunitarios cuyo proceso organizativo se pueden identificar a través de la espacialización de las 7 microcuencas identificadas en el Plan de Buen Vivir del Pueblo Negro y Afrocolombiano del Norte del Cauca 2015-2035. Igualmente, se destaca la presencia de organizaciones campesinas como son Anuc y Pupso-Fensuagro, quienes mediante diferentes procesos organizativos cuentan con 6 solicitudes de Zonas de Reserva Campesina (ZRC) y 4 aspiraciones de ZRC (ver Tabla 5). La presencia de estas comunidades se puede apreciar en el Mapa 2.

Según la información dispuesta por la ANT (2021) e IEI (2021), los territorios indígenas comprenden actualmente reconocidos suman un total de 105.819 ha que representan 29,65 % de la superficie regional, mientras los títulos colectivos de comunidades negras comprenden 61,92 ha que sólo representan el 0,017% del área en la región. En este sentido, las territorialidades étnicas en la región representan el 29,66% del área.

Por otro lado, en la Tabla 5 también se puede apreciar que actualmente entre comunidades étnicas y campesinas las aspiraciones territoriales considerando formas de configuración territorial de procesos sociales, así como por medio de solicitudes formales ante la ANT comprenden cerca del 268.205,59 ha que representan el 75,13% de la superficie de la región. No obstante, hay que destacar que, de estas aspiraciones, alrededor de 44 comprenden solicitudes de comunidades indígenas y afro ante la ANT y comprenden sólo 7,97% del área de la región. Por su parte, las aspiraciones de comunidades campesinas representan el 31,40%, según las indagaciones realizadas con los procesos sociales que impulsan la configuración de estas territorialidades (ver Tabla 5).

Claroscuros de la tierra en el Cauca
Tabla 5.png

Fuente: IEI (2022). A partir de información geográfica suministrada por ANT (2021) e IEI (2021)

  • 2.3 Condicionantes y determinantes del desarrollo rural en el norte del Cauca

Con relación a lo anterior, se debe destacar que las configuraciones territoriales de estas comunidades étnicas y campesinas confluyen con la presencia de figuras de ordenamiento ambiental, entre las cuales se destacan Parques Nacionales Naturales, Zona de Ley 2da de 1959 y Reservas Naturales de la Sociedad Civil. Por ejemplo, en el caso de las comunidades indígenas el 46,29% de sus territorios confluyen con figuras de ordenamiento ambiental que condicionan el uso y desarrollo de prácticas productivas. Igualmente, el 27,74% de los títulos colectivos de comunidades afro presentan condiciones de restricción dado la presencia de la figura de la Ley 2 de 1959. En la Tabla 6 se puede apreciar lo antes expuesto. Hay que destacar que una de las figuras ambientales más representativas es la de la Reserva Forestal de la Ley 2 de 1959.

Claroscuros de la tierra en el Cauca
Tabla 6(0).png

Por otro lado, desde una perspectiva económica, en la región del norte del Cauca se destaca la presencia de títulos y solicitudes mineras así como actividades agroindustriales derivadas del cultivo de la caña de azúcar. Para el año 2022, en la región se identificaron cerca 90 títulos mineros que comprendieron 23.046,54 ha, así un total de 143 solicitudes que suman 66.606,85 ha.

Igualmente, en la región, para el año 2018 la cobertura de caña de azúcar fue 51.409,79 ha, equivalentes al 1,66% del área departamental (Ideam, 2018). Lo anterior ha llevado a que fácilmente se piense que toda esa área es propiedad de los ingenios azucareros. Sin embargo, es importante mencionar que a partir del cruce de información catastral con vigencia de 2015, analizada y procesada por el IEI (2018), con el mapa de coberturas de la tierra del Ideam (2018), se identificaron alrededor de 16.351,78 ha (31.8%) que correspondieron con predios a nombre del gremio azucarero (ingenios y sociedades asociadas a los mismos), mientras que el restante 69% de la cobertura en caña de azúcar está a nombre de otros propietarios entre los cuales se encuentran, sin duda, grandes propietarios privados, pero también medianos y pequeños.

3. Conclusiones

Tres elementos parecen pasarse por alto en el análisis del ordenamiento social de la propiedad rural caucana bien sea por la presión ideológica de los sectores en conflicto o por la ligereza centralista a la hora de apreciar esta realidad:

i). El Cauca es una de las mayores expresiones de la heterogeneidad rural colombiana, por eso habría que asegurarse de contextualizar generalizaciones para la totalidad departamental. No es lo mismo el norte del Cauca que el sur o su litoral pacifico. La configuración diferencial presenta modelos de estructura de la propiedad claramente diferenciados del litoral pacifico a la cordillera central y del norte agro industrializado con respecto al sur que se entiende mejor con el pie de monte amazónico.

ii). La historiografía y los nudos jurídicos de la propiedad rural caucana es largamente la más compleja del país; existen problemáticas que anteceden la misma fundación del Estado colombiano. Por ejemplo, el caso de las territorialidades ancestrales provistas de reinvenciones culturales y míticas en permanente evolución contrastan con la complejidad técnica y los efectos colaterales que plantean los procedimientos de clarificación de los resguardos coloniales y republicanos.

iii). El análisis de la tierra no puede ser un ejercicio superficial reducido a número de hectáreas. Es fundamental dimensionar la superficie frente determinantes sociales, ambientales y económicos. Uno de los principales errores que se desprende de la anterior forma de racionamiento es la idea equivocada que los indígenas caucanos son terratenientes. Para el norte del Cauca, nuestro análisis del 2018 que cruzaba la cantidad de predios a nombre de comunidades indígenas con el número de familias reportadas por resguardo y corregido por la UAF proyectaba en cerca de 140 mil hectáreas la necesidad de tierras de comunidades indígenas. Procedimientos similares establecían que para comunidades afrocolombianas la necesidad de tierras era de 64 mil ha y para campesinos 24 mil ha.

iv). Por la misma línea que el apartado anterior, conviene para el caso de los cultivos de caña de azúcar no confundir el uso agroindustrial de la propiedad rural con el incumplimiento de su función social. De esta manera, también es tentador caer en generalizaciones estériles como aquella que promulga que los ingenios son los dueños de todas las propiedades sembradas en caña de azúcar. El capitalismo de tercera generación hace rato planteó que a nivel rural un lugar mucho más cómodo (comercialmente hablando) es la transformación de la materia prima que el cultivo mismo. Es por esto que los ingenios son estructuras diseñadas para transformar la caña en azúcar, etanol y sus múltiples derivados. A pesar de que los ingenios detentan un número considerable de tierras propias, privilegian trasladar los riesgos de la producción a una red muy densa de productores privados (grandes, medianos y pequeños propietarios).

v). Por último y quizás lo más importante: Tierra, obvio que sí, pero con modelos creativos y eficientes de desarrollo rural. Bajo los parámetros técnicos vigentes en el caso del norte del Cauca se necesitan cerca de 229 mil ha para satisfacer la necesidad de tierras sobre una extensión total de 357 mil ha. La magnitud de la brecha anterior nos permite entender por qué en los últimos años se dice que en el Cauca habría que construir un segundo o tercer piso, pero al mismo tiempo es una constatación de la necesidad por explorar caminos complementarios al del acceso plano de la tierra. Es decir, indudablemente se debe propiciar una mayor equidad en la distribución de la tierra. Pero lo anterior sin una política de intensificación sostenible de la producción es claramente insuficiente. 

Claroscuros de la tierra en el Cauca

Temas destacados

Este espacio es posible gracias a

*Este es un espacio de opinión y debate. Los contenidos reflejan únicamente la opinión personal de sus autores y no compromete el de La Silla Vacía ni a sus patrocinadores.

Compartir
Preloader
  • Amigo
  • Lector
  • Usuario

Cargando...

Preloader
  • Los periodistas están prendiendo sus computadores
  • Micrófonos encendidos
  • Estamos cargando últimas noticias