Crónica de una vacunación ineficiente

Html

VacunaCovid-30-Volveremos-a-abrazarnos (1).jpg

Este es un resumen de lo que no debe suceder en un mal llamado proceso de vacunación masiva. Espero aportar a la reflexión sobre los cambios inmediatos que deben hacerse.

Lograr una vacunación rápida y eficiente es algo que todos queremos tanto para nosotros como para nuestros seres queridos. Lograrlo requiere entre otros una coordinación logística y trabajo en equipo sin precedentes. Aquí estamos nosotros dando el apoyo en conocimiento logístico, que requieren nuestras respetadas instituciones de salud. Este relato (real) ilustra varios hechos que deben ajustarse si queremos lograr el nivel de vacunación requerido.

Con el objetivo de vacunar a mi madre de 79 años y 10 meses, y dado que de la EPS Salud Total —que le ha brindado un buen servicio las pocas veces que lo ha requerido— no la habían llamado para el respectivo agendamiento, decido revisar la página web de la Alcaldía de Bogotá en donde encuentro un mensaje ambiguo frente a qué requisitos deben cumplir para ser vacunadas las personas mayores de 75 años que aún no han sido agendadas. Decido, entonces, ir directamente a los puntos de vacunación, con la ilusión de publicar la feliz foto de mi madre vacunada.

Sin embargo, consulto los puntos disponibles de la EPS que señalan: Clínica Los Nogales, Américas y calle 98. Es la 1:30 de la tarde y me dirijo al punto más cercano, que es el de la clínica. Al llegar me indican que en ese punto no vacunan ese día, que me dirija al punto de la calle 98, que afortunadamente es cerca. Me traslado al lugar indicado y para asegurarme, prefiero cerciorarme previamente. Ya en el lugar, el vigilante me indica que me dirija al quinto piso; intento tomar las escaleras, pero están bloqueadas y debo tomar el ascensor. Al entrar me indican que aunque no está agendada pueden atenderla, pero debo esperar. Cuento en ese momento a 17 personas en la sala de espera; no hay ventilación natural, pregunto cuánto tiempo podría tardar y me responden que unos 25 minutos.

El tiempo y la fila parecen razonables, pero el sitio es cerrado y solo cuenta con una puerta que, aunque está abierta, es lejana; contando, además, el tiempo de observación después de que se aplique la vacuna —que también se hace en un espacio cerrado— estimo que estaremos 1 hora. La responsable me indica que el sitio cumple todos los protocolos y fue avalado por la Secretaría de Salud; tal vez sí, aunque el ascensor excedió el aforo teórico de 3 personas. Buscando ser más precavido, desisto de vacunarla allí.

Decido ir a un siguiente punto que, según la indicación, debería ser sin barreras: Fundación Santa Fe de Bogotá. Al llegar ubico el punto en el parqueadero en unas carpas: está casi vacío. Me dirijo al encargado, pero su respuesta es: "Lo siento, solo hay convenio para vacunar trabajadores de Ecopetrol". Reflexiono: si esta es la inequidad con vacunas públicas, ¿cómo será si la empresa privada las adquiere? ¿Acaso importa dónde trabaja una persona?

Consulto otros puntos de vacunación. Me dirijo hasta el coliseo Universidad Javeriana, donde al llegar me indican que el punto cerró a la 1 de la tarde. Siguiente punto: el Movistar Arena. Pienso que no hay pierde, pues es el más grande de Bogotá. Al llegar veo un buen número de personas. Sigo el camino trazado y cuando me acerco a la entrada, me dicen: "Lo siento, cerramos a la 1 de la tarde, es que ahora más tarde hay un concierto".

Aunque estamos molestos, insisto y decido ir al siguiente punto: CUR de Compensar. Al llegar me indican que solo vacunan a las personas del convenio y de su EPS, y muy gentilmente el encargado me dice: "En dos mesecitos podemos vacunar a su a  mamá, por ahora no". El siguiente punto es Cafam Floresta: similar respuesta; solo vacunan a los de su convenio.

Perdón mamá, hoy no logré que te vacunaran.

Si esto pasa en Bogotá, ¿cómo será en Buenaventura, Mitú o en Unión Panamericana? Si a mí, que conozco el sistema y sé la importancia de adelantar una vacunación, me sucede esto, ¿cómo será un adulto mayor de Ciudad Bolívar, que no le ha llegado el "mensaje de texto" y no tiene el tiempo o las facilidades de mi familia?

Discúlpeme, señora alcaldesa, pero no es como usted dice: "Estamos listos". No, esa no es la realidad. Hay enormes barreras y en los sitios de vacunación no están siguiendo sus indicaciones. Si este verdaderamente fuera abordado como el evento que debe ser, esto no hubiese sucedido. Tal vez por ello el pasado domingo en Bogotá, en lugar de crecer y superar el tope de 28 mil vacunados en un día, solo se alcanzaron 15.821; ni siquiera los 22 mil del sábado. Utilice su capacidad, autoridad y persuasión para romper barreras y convocar a los diferentes actores involucrados; haga una verdadera apertura a la equidad y a la eficiencia. No hay excusa: en Cali vacunan en centros masivos administrados por el sistema público y sin agendamiento. Convoque masiva pero ordenadamente y recuerde que si se acaban más rápido las vacunas ha hecho mejor su tarea.

Otra cosa, señores de la Secretaría de Salud de Bogotá: un punto puede cumplir los protocolos, pero no es adecuado para una vacunación masiva; puede estar bien para vacunación del Programa Ampliado de Inmunizaciones, pero no para vacunar cientos de personas por día, que es la necesidad de hoy.

Este inoficioso camino me trajo a la realidad: la vacunación no es la quimera que me imaginaba, no es como en mis charlas en las que promuevo y sueño que este es el objetivo más importante para el país y el que debemos fijar como meta de la nación. No está importando vacunar el mayor número de personas en el menor tiempo posible; es poco relevante que sea veloz y eficiente, ni es prioridad minimizar el desperdicio. Recuerdo la frase que me dijo un apreciado médico: "Usted por qué insiste en hacerlo eficiente, si hay gente que gana más dinero con la ineficiencia".

Tenemos contagios en alza; las UCI creciendo en ocupación; miles de personas saliendo de vacaciones; los centros "masivos" de vacunación en concierto o solo atendiendo a los de su convenio; y puntos de vacunación pequeños, dispersos e improductivos. Hay vacunas en las neveras, vacunadores cruzados de brazos, adultos deseosos de vacunarse, pero sitios de vacunación cerrados o con servicio en horario de oficina. A este proceso no se le ha dado el estatus ni la dimensión adecuados.

Señor ministro, así no lo lograremos. Reconozco la difícil labor por adquirir vacunas —cuya entrega es compleja en nuestra también compleja geografía—, los obstáculos para adelantar una vacunación masiva —que ayer superó las 145 mil vacunaciones por día—, pero este valor está por debajo de las metas requeridas. Estamos a tiempo de repensarlo, de levantar barreras improductivas que no generan valor, sino solo costos, personas contagiadas y muertes.

Entre otros, hay que montar centros de vacunación masiva reales que atiendan sin restricción con el único requisito de que su documento de identificación tenga la edad indicada. Lugares que sean fáciles de ubicar, que agilicen los procesos de agendamiento, asignación, control y distribución. Y en cuanto al alistamiento desde los centros de acopio, que vacunen a miles de personas por día. Es necesario redefinir el proceso en función de la velocidad y la eficiencia, en el que nuestra restricción sean las vacunas y no la vacunación.

Hubiese querido narrar una historia positiva como las de muchos, pero este sistema es ineficiente, lento, complejo y dista de ser lo requerido. Los resultados de la semana pasada, aunque subieron (544.826 vacunados) no son adecuados a la necesidad. Debemos rediseñar la cadena logística para que muy eficientemente se vacune un mínimo de 2 millones de personas semanales y que esa tan anhelada inmunidad de rebaño llegue lo antes posible (pero que sea por la vacuna y no por el número de contagiados).

Temas destacados

Este espacio es posible gracias a

Red de Ciencia e Innovación

*Este es un espacio de opinión y debate. Los contenidos reflejan únicamente la opinión personal de sus autores y no compromete el de La Silla Vacía ni a sus patrocinadores.

Compartir
0
Preloader
  • Amigo
  • Lector
  • Usuario

Cargando...

Preloader
  • Los periodistas están prendiendo sus computadores
  • Micrófonos encendidos
  • Estamos cargando últimas noticias