Dialogar para avanzar

Html

DialogoOK.jpg

Tras leer cada historia detrás de una víctima desde el 28 de abril, necesitamos que #ParenYa y pasar con urgencia a una nueva etapa de #DialogarParaAvanzar.

En medio de tanto ruido, de la información y de la desinformación, de los chats de amigos llenos de malas noticias o la pelea con la familia por hablar de política y del paro en Colombia; en medio del intento de tratar de vivir a pesar de cada acto de violencia, de apretar la garganta para no llorar con cada video de Lucas Villa en la calle bailando, y después de leer cada historia detrás de una víctima desde el 28 de abril, necesitamos que #ParenYa y pasar con urgencia a una nueva etapa de #DialogarParaAvanzar.

En esta oportunidad cedo el espacio de esta columna de opinión gracias a la generosidad de la La Silla Vacía y su equipo para presentar esta propuesta e invitarlos a participar en un Diálogo Nacional Abierto convocado por la ciudadanía. Es una propuesta escrita por más de 100 manos y en menos de 48 horas.

Conoce, promueve, propón y súmate al diálogo desde y para la ciudadanía aquí.

 

Convocamos a diálogo nacional abierto en Colombia

Propuestas Propuestas con base en lecciones aprendidas 

Invitamos a toda la ciudadanía y a las organizaciones sociales locales, nacionales e internacionales a sumarse a esta convocatoria de diálogo con su firma y a proponer facilitadores y convocantes.

Conoce, promueve, propón y súmate al diálogo desde y para la ciudadanía aquí. Y escríbenos a somoselavispero@elavisperomov.org para más información.

En el marco de la incertidumbre y la violencia de los últimos días, y de la inconformidad de millones de colombianas y colombianos frente al rumbo del país en temas económicos, sociales, de salud y otros, un grupo de ciudadanos, organizaciones sociales y comunitarias, plataformas y empresas, agrupadas en la plataforma El Avispero, junto a las personas y organizaciones abajo firmantes, nos permitimos convocar a un Diálogo Nacional Abierto liderado y facilitado por la sociedad civil (ver en anexo final la lista de facilitadores y convocantes propuesta).

En este documento recogemos y presentamos algunas propuestas y lecciones metodológicas para llevar a cabo el diálogo social desde la ciudadanía. Lo anterior, a partir de nuestra trayectoria individual y de la participación en los espacios de la Gran Conversación Nacional en 2019-2020.

Esto, con miras a contribuir a desescalar la violencia física y simbólica, defender la vida, reconstruir la confianza y abrir las comunicaciones que permitan avanzar en el camino a la recuperación económica, social y emocional del país, bajo los siguientes principios:

  • Damos la bienvenida al diálogo plural, descentralizado y diverso como única salida a la violencia e instamos a todas las partes a hacer visible lo que tenemos en común. 

  • El diálogo y la agenda deben ser coconstruidos y no deben estar a cargo o ser responsabilidad de un solo sector o actor; la corresponsabilidad y sentido de pertenencia con el proceso conducen a los mejores resultados.

  • Creemos en el derecho a la protesta social pacífica y en la protección de los derechos humanos. Pedimos que la protesta sea entendida como una forma legítima de participación y expresión ciudadanas.

  • Las voces a escuchar deben ser diversas y representativas de la pluralidad de nuestra sociedad. Invitamos a incluir nuevos liderazgos y organizaciones, promoviendo conversaciones intergeneracionales con jóvenes, estudiantes, mujeres, indígenas, afro, campesinos, firmantes del acuerdo de paz y organizaciones de la sociedad civil, y a tener en cuenta la experiencia de diálogo y concertación de las comunidades y de organizaciones de la sociedad civil.

  • La información que compartimos y consumimos debe ser veraz y de calidad, invitar al pensamiento crítico y llevarnos a escuchar a las personas con las que disentimos. Reconocemos que cada persona tiene una experiencia de vida distinta desde la cual construye posturas y propone acciones. 

  • Permanecemos abiertos a tejer en comunidad, escuchar y tender puentes a través de liderazgos que generen confianza y promuevan una participación con propuestas concretas. 

La propuesta comprende tres partes clave, que abarcan el momento previo, durante y posterior al desarrollo de los espacios de diálogo.

1. Preludio

Este momento es el de crear las capacidades para el diálogo horizontal. El objetivo es garantizar un entorno que fomente la confianza, facilite el manejo de las relaciones de poder y potencie la participación de todos los actores en condiciones de igualdad. El resultado debe ser los acuerdos básicos que orientarán el proceso, una ruta crítica del diálogo, la organización  logística  y los sistemas de información y rendición de cuentas.

  • Descentralizar la conversación. Validar que los espacios de conversación sucedan de manera presencial y virtual en universidades, iglesias, calles y parques de zonas rurales y centros urbanos. Permitiendo que la metodología sea operativa a múltiples niveles y sistematizadas en alianza con el Gobierno nacional y la sociedad civil.

  • Coconstruir la agenda con los y las participantes. Una conversación donde solo se habla de lo que alguna de las partes quiere es una conversación condenada al fracaso y la sordera. El lenguaje en la definición de los temas puede generar barreras para que algunos sectores participen. Construir en conjunto una agenda acotada y realista es el primer paso para generar sentido de pertenencia frente a los resultados del proceso.

  • Vincular a sectores y actores no organizados. Las movilizaciones recientes tienen la característica de estar conformadas por ciudadanos y ciudadanas que no necesariamente están organizados formalmente,  y que no necesariamente se sienten representados por las acciones de vandalismo y violencia, por la agenda de sindicatos, organizaciones indígenas, organizaciones de estudiantes y centrales de obreros agrupados en el comité del paro, o por los partidos políticos y el Congreso. En ese sentido, se propone incluir a las organizaciones y a individuos que no hacen parte de estos grupos.

  • Contar con una metodología y facilitación que garantice la participación y escucha activa. Es importante contar con mecanismos que permitan recoger visiones y perspectivas diversas y que pongan en el mismo nivel de conversación a todos los sectores y actores implicados. Se propone transferir estas herramientas participativas a todos los facilitadores y generar espacios que permitan fortalecer lazos de confianza.

  • Uso de herramientas de tecnología cívica. La coconstrucción de una agenda y la vinculación de actores no organizados puede parecer una tarea demasiado compleja. Sin embargo, si se usan apropiadamente la tecnología y los medios de comunicación es posible generar espacios ágiles para llegar a acuerdos sobre los temas prioritarios. Para ello, es fundamental contar con facilitadores que generen confianza y desarrollen metodologías que abran al diálogo efectivo, que hagan que las personas se sientan escuchadas y que su participación sea tenida en cuenta.

  • Abrir el diálogo. Esto significa que las conversaciones no sean solo a puertas cerradas, sino que se lleven a los espacios donde las personas se están movilizando. Que puedan ser convocadas por varios actores y sectores, incluyendo al sector privado y transmitidos vía streaming. Es importante contar con equipos, cajas de herramientas y facilitadores voluntarios que se acerquen a las universidades, centros de concentración de marchantes, plazas públicas y de mercado, y otros espacios donde se encuentren también a las personas que han decidido no marchar, para que las personas agreguen sus propuestas y generen consensos. Deben crearse diálogos en todas las regiones, zonas urbanas y rurales. Más allá de abrir subcapítulos de discusión por actores diferenciales, se propone discutir los diferentes puntos a dialogar con un enfoque diferencial y de juventud.

2. Durante

Este es el momento para escuchar, buscar consensos y compromisos. Los compromisos no deben ser de una sola vía y deben estar acompañados por planes de acción que recojan la energía y voluntad ciudadana en la participación sobre las soluciones. No debe plantearse como un proceso de corto plazo, sino como una dinámica transversal al ejercicio ciudadano y de gobierno.

  • Generar un ambiente de escucha y unificar las comunicaciones. El diálogo no puede ser un tribunal de acusados y acusadores. Tampoco un debate en el que se asuma que alguien gana y los otros pierden. Es necesario que exista disposición para participar e implementar acciones de mejora. Igualmente, se debe instar por vía de las metodologías usadas, a que quienes participen lleguen con propuestas viables y concretas, y que haya espacio para el disenso y la inconformidad. Para ello, es fundamental una comunicación asertiva.

  • Representatividad. Uno de los principales retos del diálogo que requiere Colombia en este momento es que implica integrar a actores y sectores que no necesariamente están organizados. En este contexto, no solo es fundamental apoyarse con estrategias de comunicación masivas y con tecnologías que permitan recoger el sentir popular, sino con metodologías que promuevan la construcción de consensos que puedan agregarse durante el diálogo. Para ello proponemos que quienes participen en los espacios de diálogo sean personas naturales postuladas por un número definido de personas (vecinos, estudiantes, amigos, etc.) y que para su participación se requiera un ejercicio de consolidar sus premisas/propuestas en un documento sencillo. Otra alternativa para generar representatividad es la selección aleatoria de ciudadanos, ciudadanas quienes sean convocados para dialogar y construir.

  • Facilitación efectiva. Los y las facilitadoras de los espacios deben provenir de diferentes sectores y caracterizarse por generar confianza y no tener posturas polarizadas (se anexa un listado de nombres propuestos). Todas las personas que participen deben tener claro el alcance y las expectativas de su participación. La convocatoria de los y las facilitadoras no debería estar únicamente a cargo del Gobierno y se deberá contar con cajas de herramientas y espacios de formación que permitan que esta facilitación se desarrolle efectivamente.

  • Generación de acuerdos y compromisos. Cada espacio debe terminar con conclusiones, acciones y líneas de tiempo que se construyan y que involucren a todos los participantes. El diálogo debe buscar llegar a acciones concretas, que sean medibles y verificables en el tiempo por cada una de las partes. 

  • Cubrimiento mediático. A lo largo de los procesos de diálogos, debe haber cubrimiento constante en los medios públicos, privados e independientes, incluyendo fuentes diversas y confiables.

3. Después

  • Comunicación y seguimiento. Cada espacio de diálogo debe estar acompañado de un ejercicio de seguimiento por parte de los diferentes actores, incluyendo Gobierno y organizaciones y de la sociedad civil. El proceso de reporte y comunicación debe ser coordinado y concertado. No puede ser únicamente al interior del Estado y la comunicación de los resultados y victorias tempranas debe ser parte integral del ejercicio de las mesas de trabajo, y hacer uso de estrategias online y offline incluyendo:

  • Toolkit descargable para diálogos improbables en espacios públicos.

  • Producción de periódico con resultados del proceso de participación.

  • Piezas para redes sociales y WhatsApp con avances y resultados del proceso.

  • Especiales en radio, televisión e internet sobre avances y resultados de las mesas.

  • Definición de mecanismos o instancias  independientes de monitoreo y seguimiento al cumplimiento de los acuerdos e integrar espacios para el control social y la veeduría ciudadana.

Este documento fue coconstruido con la participación de más de 60 personas y organizaciones.

Si estás de acuerdo con estos principios y quieres suscribir el documento o sumar ideas adicionales, escríbenos a somoselavispero@elavisperomov.org

Firmantes:

Organizaciones sociales y comunitarias, plataformas y empresas

  1. Gaia Unión Mais

  2. Red Nacional de Programas Regionales de Desarrollo y Paz- Redprodepaz

  3. Movilizatorio

  4. El Avispero

  5. Corporación Vivamos Humanos

  6. SocialColectivo Mauricio Salazar Vélez 

  7. Semilla Spirall

  8. Fundación Latir, Equidad en el Mundo

  9. Fundación Bambalinas Co

  10. Centro Coworking

  11. Plataforma Diálogos Improbables

  12. Funconciencia, Natalia Acuña

  13. Fundación Mi Sangre

  14. Fundación Prolongar

  15. Red de Jóvenes Constructores de Paz de la Fundación Mi Sangre

  16. Cafecito Político

  17. Diseño Público

  18. Veeduría Ciudadana Ambiental y de Protección Animal del Departamento del Amazonas

  19. Colectivo eco-cloud

  20. Kitum: Activismo Humanitario 

  21. Sentido común asociados

  22. Coordinadora Futbolera y Feminista de Colombia

  23. Asociación Colombia Soy Yo - CSY

  24. Actores por la Paz AC 

  25. Confederación AgroSolidaria Colombia

  26. Consejo de Asentamientos Sustentables de América Latina CASA Latina

  27. Fundación Sujetos en Luto - Fundasel

  28. Sole Colombia

  29. Gaia BioLab

  30. Alianzas para la Abundancia

  31. Centro de Pensamiento Caribe

  32. Inngenia Fundación Pilar Sanabria 

  33. Fundación América Solidaria Colombia

  34. Enseña por Colombia

Ciudadanas y ciudadanos

  1. Andrés Calle. Docente. Universidad de Manizales 

  2. Rosa Cristina Parra Lozano

  3. Juan Antonio Vidal Janer. Estudiante. Universidad EAN.

  4. Mateo Robledo Yepes

  5. Andrea Robledo Yepes

  6. Felipe Calvo Cepeda. Docente y consultor.

  7. Manuela Gómez González

  8. Nadya Hernández B. 

  9. Luisa F. Isidro Herrera

  10. Juliana Uribe Villegas

  11. Xail Iguarán Barrios

  12. Sharee Iguarán Barrios

  13. Ecatzin Iguarán Barrios

  14. Sofía Salas Ungar 

  15. Dayana Parrado Torres

  16. María Angélica Nieto 

  17. Margarita Sáenz

  18. María Fernanda Ávila Ruiz

  19. Margarita Solano Abadía, periodista y docente universitaria. 

  20. Adriana Juliet Vega Hernández (Lic. en Lenguas Modernas/docente universitaria)

  21. Clara Tamayo Palacio

  22. Andrés Wilches, Bogotá 

  23. Elisabeth Ungar Bleier

  24. Juana García Duque

  25. Jennifer Trujillo Obando

  26. Andrea Escobar H

  27. Angélica Villalba Eljach 

  28. Ana Camila Medina Pulido, Bogotá

  29. María Claudia García Gómez

  30. Sanjay Fernandes

  31. Maryam Terte

  32. Adriana Cómbita

  33. Margarita O. Zethelius

  34. Lorena Gómez Ramírez

  35. María Paula Gastelbondo Morales 

  36. Paola Andrea Eljaik Gómez 

  37. Wendy Arenas

  38.  María Emilia Correa

  39. María Alejandra Vargas Durango

  40. Alejandra Mejía

 

Anexo: facilitadores/as propuestos:

  1. Mona González Duque

  2. Gustavo Wilches

  3. Lucia González

  4. Doris Salcedo

  5. Erika Diettes

  6. Juan Manuel Echavarría

  7. Álvaro Restrepo

  8. Alejandro Gaviria

  9. Tatiana Duplat 

  10. Julián de Zubiría

  11. María Emma Wills

  12. Imelda Daza

  13. Fabiola Piñacué

  14. Cecilia López

  15. Juan Luis Mejía

  16. Alfredo Zamudio

  17. Eduardo Verano de la Rosa

  18. Ernesto Samper Pizano

  19. Raúl Delgado

  20. Lucho Garzón

  21. María Emma Mejia

  22. José Noé Ríos

  23. Carlos Vicente de Roux

  24. Monseñor Monsalve

  25. Carlos Negret

  26. Dolly Montoya

  27. Santiago Moreno, rector universidad minuto de Dios

  28. Natalia Peláez Pérez (Fundación Latir)

  29.  Juan Manuel Santos

  30. Catalina Velasco (Fundación Latir)

  31. Diego Bautista (Plataforma Diálogos Improbables)

  32. Lina Ibáñez (Plataforma Diálogos Improbables)

  33. Diego Junca (Plataforma Diálogos Improbables)

  34. Rodrigo Romero (Plataforma Diálogos Improbables)

  35. María Elisa Pinto (Fundación Prolongar)

  36. Renata Serna (Fundación Prolongar)

  37. María Reyes (Fundación Prolongar)

  38. Luis Hernando Aguilar Ramirez 

  39. Comunidad internacional

  40. Ecatzin Iguarán 

  41. Santiago Amador (Diseño Público) 

  42. Daniel López H. (Diseño Público) Profesor de Liderazgo y transformación del Conflicto 

  43. Diana Montoya Maya (Diseño Público) 

  44. Henry Gualdrón (Diseño Público) 

  45. María Alejandra Ortiz (Diseño Público) 

  46. Jennifer Trujillo Obando (Art of Hosting, Liderazgo Participativo)

  47. Catalina Flórez -  (Colidérate)  

  48. Sanjay Fernandes - SOLE Colombia

  49. Lorena Gómez Ramírez (Representante de Colombia, Youth Advisory Council, U.S. Institute of Peace)

  50. Manuel Ramiro Muñoz (Instituto de Estudios Interculturales)

  51. Juliana Uribe Villegas (Movilizatorio)

  52. Mariana Diaz (Movilizatorio)

  53. Rodrigo Uprimy (DeJusticia)

  54. Brigitte Baptiste 

  55. Wendy Arenas

  56. Maria Alejandra Vargas Durango

  57. Catalina Cock 

  58. Aldo Cívico 

  59. Jorge Hernán Cárdenas

Temas destacados

Este espacio es posible gracias a

Red de Ciencia e Innovación

*Este es un espacio de opinión y debate. Los contenidos reflejan únicamente la opinión personal de sus autores y no compromete el de La Silla Vacía ni a sus patrocinadores.

Compartir
0
Preloader
  • Amigo
  • Lector
  • Usuario

Cargando...

Preloader
  • Los periodistas están prendiendo sus computadores
  • Micrófonos encendidos
  • Estamos cargando últimas noticias