El árbol de plata

El árbol de plata
Foto Carlos Beristain SV(1).jpg

Cuando era pequeña le contaron que iba a llegar una planta con una hoja que daba plata. Ella se imaginó un tronquito de donde salían hojas que eran billetes. Pero la planta era una que usaban sus mayores y era medicinal. Con las muchas plantas que fueron comiéndose la selva llegaron personas extrañas al municipio. La plata permitió a muchos campesinos poder mandar a sus hijos e hijas a estudiar, pero la extensión de esa planta que brotaba billetes fue una desgracia.

En 1999 fue la primera toma guerrillera en un municipio olvidado de los mapas. La disputa de tierras, el desplazamiento forzado, hombres de otras partes, armas. Los armados buscaban a los líderes porque esa es la forma de involucrar a todo el pueblo. Los armados del otro lado también los buscaban porque los consideraban culpables de ser el enemigo. Ella, que era lideresa afro a esas alturas y ya no creía en el sueño de la planta de plata, se opuso y tuvo que huir a Buenaventura; "tuve que huirle a la muerte, no dejarme matar, eso me lo había enseñado mi papá". 

Dos veces regresó al pueblo y tuvo que sembrar y arrancar hoja de coca, las dos cosas obligada. El acuerdo de paz trajo la propuesta de sustitución manual de los cultivos de coca. Implicar a la población y darle alternativas tiene una tasa de éxito del 80%. La erradicación forzada y las fumigaciones no han hecho más que empeorar y desplazar el problema. A pesar de que, como en espejo, la reincidencia es del 80%, nada ha cambiado los últimos años de la política. 

Con el gobierno prohibicionista de Duque los cultivos aumentaron de 130.000 hectáreas a 200.000 en 2021, según Naciones Unidas, o 230.000 según el conteo de EEUU. A pesar de que sea peor el remedio que la enfermedad, ese poder se ha empeñado en más de lo mismo. Estados Unidos ha gastado miles de millones de dólares en una estrategia que ha convertido Colombia en campo de batalla y los muertos también llegan a las calles y las casas de EEUU.

Las soluciones de más de lo mismo o menos de lo mismo son parte de lo Watzlawick llamó cambio uno. Hay problemas que necesitan un cambio dos, una manera diferente de enfrentar el problema que necesita un cambio en la manera de ver el problema, un cambio de sistema. La Comisión de la Verdad habló en su informe de que la guerra contra las drogas es parte del problema, y el paradigma que hay que cambiar. De una guerra en la que siempre pierden los de abajo a un problema de salud pública y regulación del mercado. La única manera de evitar las ganancias que acumulan plata y muerte es bajar esa plusvalía de 1 a 100 que alimenta la guerra y también perseguir al dinero y no a la gente.

Como tantos otros líderes, ella tuvo que escuchar las amenazas como un eco profundo de la muerte de la que quería huir: vamos a matar a sus hijos, donde más te duela. Por eso está aquí. A dos grados, esta mañana de otoño aquí arriba del globo mundo no se siente ese frío que le heló los huesos cerca de los 30 de temperatura de Tumaco. Ella no ha leído aún el informe de la Comisión, pero sus palabras esta tarde tienen la sabiduría de la que ese informe bebió.

Temas destacados

Este espacio es posible gracias a

Los textos que aquí se publican son de exclusiva responsabilidad de sus autores y no expresan necesariamente el pensamiento ni la posición de la Fundación Konrad Adenauer, KAS.

últimas noticias

Únase a los Superamigos

El periodismo independiente que hace La Silla Vacía se financia, en parte, con contribuciones de nuestros lectores. Conviértase en SuperAmigo de La Silla, para que podamos seguir escribiendo sobre cómo se mueve el poder en Colombia. Adquiera su membresía aquí.

*Este es un espacio de opinión y debate. Los contenidos reflejan únicamente la opinión personal de sus autores y no compromete el de La Silla Vacía ni a sus patrocinadores.

Compartir
Preloader
  • Amigo
  • Lector
  • Usuario

Cargando...

Preloader
  • Los periodistas están prendiendo sus computadores
  • Micrófonos encendidos
  • Estamos cargando últimas noticias