El asco a los pobres

El asco a los pobres
Graffiti_Rosario_-_Ser_pobre_no_es_delito.jpg

En 2017, la filósofa Adela Cortina puso de "moda" el término "aporofobia", que hace referencia al rechazo a los pobres. Tristemente, la palabra cobra vida en muchas escenas cotidianas que normalizan la exclusión.

La xenofobia y el racismo están lejos de acabarse. La pobreza hiede e incomoda. Es la mayor pesadilla de los acomodados que, en un sistema cada vez más competitivo y desigual, no tienen su puesto en la sociedad garantizado. No hay empatía hacia los más vulnerables y discursos como el que "los extranjeros les roban las oportunidades a los ciudadanos de un país" trascienden en las conversaciones del día a día.

Niños excluídos

Diciembre 16, 2021. En este nostálgico mes de diciembre dedicado a consentir a la niñez, dos niños entre diez y 13 años se dejaron deslumbrar por la majestuosa decoración de un centro comercial al norte de Barranquilla. Ellos sobresalían entre la gente vestida a la moda que al igual que ellos vitrineaban en el lugar. La diferencia es que ellos tenían la piel morena, unas sandalias andrajosas y ropa desgastada.

Bajaron la escalera eléctrica sin cruzar mirada con más nadie, parecían hipnotizados con el árbol de navidad de cinco metros que tenían en frente. No pude estar detrás de ellos porque una pareja de irresponsables que llevaba a una recién nacida en brazos se abalanzaron a la escalera con todo y coche. Al final del trayecto estaban dos guardias de seguridad, uno de ellos uniformado y otro de civil. Pensé que era para llamar la atención al hombre que puso en riesgo a la bebé por no usar el ascensor. Pero no, lo que hicieron fue atrapar por la ropa al niño más pequeño y maltratarlo, alzándolo con violencia. El niño, sin tocar el suelo balanceaba sus piernas, el hombre de civil lo estremeció y lo tiró a la calle como un perro. Aunque esa frase de cajón no pega en un lugar en donde pasean a los perros en coche de bebé. Los que presenciamos el episodio le gritamos a los hombres que así no se trataba a un niño pero no hicieron caso a nuestros gritos.

La Policía del miedo

Diciembre 17, 2021. A Yender Patrón Villegas le tomó ocho días llegar a Colombia desde Chile.

Su familia tuvo que emigrar de Venezuela para buscar trabajo. Han estado en Costa Rica, Perú, Chile y Colombia para juntar el dinero necesario para llegar a su meta, Estados Unidos, donde ya está su mamá.

El joven de 22 años llegó hoy a las 2 de la tarde a Barranquilla. Su abuela que trabaja como empleada doméstica le pidió que la acompañara a una sucursal del Banco Caja Social al norte de la ciudad. Allí, ella retiró el dinero que él usaría para llevar a su hermano menor para hacer el trámite de pasaporte en Maracaibo. Yender y su hermano la esperaron en un bordillo a las afueras del banco. Como cualquier joven, se puso a chatear por Whatsapp con la novia para decirle cómo había sido su travesía. Pero uno de los patrulleros que cuida el banco le pidió la cédula. Él se la mostró. Según uno de los vendedores ambulantes que presenció todo, el policía entró a las oficinas bancarias y al salir, volvió a pedirle el documento a Yender, este se lo dio, y le preguntó que por qué se lo pedía de nuevo. El policía le dijo:

“Ábrete de aquí”.

Yender solo le pidió una explicación a lo que el patrullero junto con su compañero lo halaron de la camisa con tal fuerza que se la rompieron, lo esposaron y lo golpearon con rudeza contra la pared.

El “pecado” de Yender fue preguntar por qué.

Mientras eso ocurría, el banco le cerró las puertas a su abuela, no la dejaron salir a defenderlo.

Como si se tratara de un asesino o un violador en serie, los patrulleros armaron todo un operativo y montaron a Yender esposado junto a su abuela rumbo a la Uri del Centro de Barranquilla.

Esta noche lo tendrán encerrado por desacato a la “autoridad”.

Un puñado de personas que se rebusca en la calle presenciaron lo sucedido, rumoraban que seguro se lo llevarían para darle una paliza. Cuando vieron que se acercaban los patrulleros, nadie volvió a decir nada.

Temas destacados

*Este es un espacio de opinión y debate. Los contenidos reflejan únicamente la opinión personal de sus autores y no compromete el de La Silla Vacía ni a sus patrocinadores.

Compartir
Preloader
  • Amigo
  • Lector
  • Usuario

Cargando...

Preloader
  • Los periodistas están prendiendo sus computadores
  • Micrófonos encendidos
  • Estamos cargando últimas noticias