El descubridor del Río Sinú - Carlos Correa, Alcalde de Montería #TrendingLíder360º

Html
Portada Carlos Correa.jpg

Portada Carlos Correa.jpg

Montería ha vivido una sorprendente transformación. A ello contribuyó mucho el liderazgo de su alcalde Carlos Eduardo Correa, por medio de políticas sociales y medioambientales sostenibles, colaborando con el sector privado y atrayendo a la cooperación internacional y los organismos multiraterales.

Carlos Correa #TrendingLíder360º - Red Líder

Carlos Correa #TrendingLíder360º - Red Líder

Carlos Correa #TrendingLíder360º - Red Líder

Carlos Correa #TrendingLíder360º - Red Líder

Carlos Correa #TrendingLíder360º - Red Líder

Líder en vídeo

REFLEXIONES

Iniciativa de liderazgo

Una visión de liderazgo tiene un diagnóstico de la situación a intervenir, una meta hacía a dónde ir y una fórmula para lograrlo. ¿Cuál diría usted que es su diagnóstico, fórmula y meta?

En la etapa inicial nos enfocamos en entender cuál era verdaderamente el problema de la ciudad, no de un barrio sino cuál era ese problema que teníamos que resolver para impactar en los indicadores más importantes para la reducción de la pobreza. Con esa lectura de cómo se mide la pobreza empezamos a trabajar: la pobreza se mide con vivienda, saneamiento y empleo.

No nos enfocamos en un sólo sector, cuando un alcalde empieza a trabajar le dicen que se enfoque en una sola cosa, yo me preguntaba cómo me iba a enfocar en una sola cosa si la ciudad necesitaba veinte. Necesitaba empoderar a mi equipo para que se enfocara en un tema y yo pudiera gerenciar el desarrollo de los indicadores. Es cierto que no se pueden hacer tantas cosas tan grandes al mismo tiempo, pero sí se pueden hacer muchas cosas pequeñas. Teníamos que desarrollar la capacidad de ver la ciudad desde arriba y ver cómo se conectaba, trabajaba y vivía.

Con ese diagnóstico que hicimos en saneamiento básico, vivienda y espacio público comenzamos a trabajar y hoy la visión de la ciudad está enmarcada en una segunda etapa que es la solución de los problemas. Visualizamos a Montería en 20 años como una ciudad a la que se le devolvió el río, una ciudad 100% enfocada de cara a su río.

Para eso nos tocó trabajar en todo el tema ambiental con campañas, eventos, desarrollo de espacio público. Montería va a ser una ciudad que se entrega a la gente, cuando una ciudad tiene espacio público para la gente está ofreciendo inclusión a través de espacio para el deporte, la cultura, etc. Eso lo hemos logrado porque tenemos una política de vivienda y empleo que nos permite reubicar y poder generar espacio público.

A 20 años Montería va a ser la despensa agrícola de Colombia y de la región Caribe porque hoy llevamos agua potable y estamos desarrollando un concepto importante de Agropolis para los próximos 20 años, que es lo que va a generar competitividad en la región. Ahora estamos haciendo el nuevo POT que va a 12 años y va a ser clave para el crecimiento de la ciudad en los próximos años.

Montería va a ser una ciudad que fortalece su identidad y que hace que los monterianos se sientan orgullosos y eso genere movimientos sociales de medio ambiente, de una ciudad limpia, verde, que comienza a transformarse a través del trabajo que hemos hecho.

También una ciudad sostenible fiscalmente, viable, que es capaz de auto sostenerse y generar ingresos para hacer inversión y no ser dependiente 100% del Estado. Si bien éste ayude y cofinancie, la ciudad debe ser sostenible para los próximos 20 años. Por ejemplo, Medellín toca la puerta del gobierno nacional y de los ministerios, pero es capaz de generar ingresos e inversión por sí sola.

¿Cuál es el ejemplo que usted le da a sus seguidores? Y ¿cómo encarna con su ejemplo los valores de su visión?

El ejemplo que trato de darle a mi equipo y a los ciudadanos es un ejemplo de amor por mi ciudad, de dedicación a sacar adelante las solicitudes y los deseos de la gente.

También trato de aportar valores familiares y de convivencia. Hablo mucho con la gente, sobre todo en las zonas más vulnerables, sobre cómo deben respetarse entre ellos mismos y sus familias para poder salir adelante.

Los valores, como persona, son lo más importante en un líder. Uno puede sacar adelante indicadores y proyectos pero si no uno no refleja valores como líder, como persona, no tiene credibilidad.

Todo el mundo sabe todo lo que estamos haciendo, a pesar de que cada uno tiene una responsabilidad todos participan en los proyectos de todas las secretarías, todos opinan  y todos hacen parte del proceso. Constantemente comunicamos a toda la organización lo que estamos haciendo y cómo ellos hacen parte de los proyectos. Hay mucho empoderamiento desde la cabeza de la organización hasta los secretarios y de ahí a los funcionarios.

Tratamos que todo el equipo de trabajo viva la ciudad. Por ejemplo, ahora estamos haciendo paseos en el río para los funcionarios contándoles sobre nuestros proyectos, el por qué de ellos, la historia. Si tenemos un evento especial los primeros invitados tienen que ser los funcionarios. No todos participan, pero todos hacen parte de la organización y eso hace que la Alcaldía comience a tener una cara diferente, una cara de querer servir a la comunidad.

¿Cuáles son sus principales resultados en materia de liderazgo desde la alcaldía?

Los indicadores que hemos obtenido han sido muy positivos. Los indicadores de seguridad, por ejemplo, se vieron favorecidos por el liderazgo en la conformación de la Policía de Montería que no estaba proyectada para los próximos 10 años. Pasamos de 390 policías a 1.000 en una ciudad de 500.000 habitantes. La creación de la Policía Metropolitana de Montería es para mí uno de los hitos más importantes en la ciudad, cosa que la misma ciudad no ve.

Sí hay mayor percepción de la gente de que hay más policía y más seguridad. Ahora mismo en todo Colombia está pasando algo, y es la percepción de inseguridad en temas de robo de celulares, delincuencia común. Gran parte de la gran sensibilidad de la gente frente a eso se debe a las redes sociales, eso antes no existía, ahora todo el mundo está enterado de todo y sabe cuando a alguien le pasa algo. Se ha desplazado la inseguridad del campo a la ciudad y se ha vuelto un tema de seguridad ciudadana. Por ejemplo, hemos disminuido en un 30% los homicidios, pero el robo de celulares no, por eso la gente se puede sentir más insegura.

La creación de la Policía Metropolitana. la unión de Montería y la presencia de la institucionalidad en el lado izquierdo de la ciudad, la nueva personalidad de Montería de cara al río y la recuperación del centro histórico y el mercado público y la construcción del nuevo mercado. Esos son hitos muy importantes.

La gente, al principio, decía “el alcalde de las casas”. Ese es un hito muy importante para la ciudad porque en los últimos 15 años se construyeron 800 viviendas, y en los últimos cuatro años nosotros hicimos 6.000. Un hito importante es la cobertura del 100% del alcantarillado. Pasamos en cuatro años del 50% al 100% de la red de alcantarillado, pero esa la gente nunca lo va a ver, sin embargo es un hito en el cambio que va a haber en los indicadores en 2017.

Otro hito importante es que actualmente tenemos 11 estudiantes por computador, la media nacional es de 12. Recibimos esa media en 24 estudiantes por computador y la estamos entregando en 11, estamos logrando que todas las instituciones educativas queden conectadas a internet. 

Los temas que hemos tratado no son sólo infraestructura, son un tema de fondo. Estamos mejorando la calidad de vida de la población.

Un hito importante a nivel interno es que, finalmente, la Secretaría de Planeación del municipio comienza a planear. A pesar de buenos alcaldes y malos alcaldes siempre hemos tenido una visión de corto plazo y de 90 grados, que se reflejan en cuatro pasos que son los cuatro años que tiene un alcalde. Hoy le dejamos a Montería un plan de desarrollo a 20 años. Los alcaldes no tienen que hacer todo, porque no les va a dar tiempo, pero si es una ruta trazada para seguir avanzando en medio ambiente, sostenibilidad fiscal, sostenibilidad social, etc. Esto va a permitir seguir sosteniendo los indicadores.

¿De dónde surge su iniciativa desde la alcaldía?

En mi mente siempre había estado el poder ser alcalde de mi ciudad. No pensé que fuera a pasar tan rápido, cuando decido volver a Montería estaba en la empresa privada, y continué ahí, pero volví para liderar unos procesos desde los gremios y poder ir evolucionando hacia el tema público.

La oportunidad se presentó aceleradamente. En ese momento el Partido Conservador tenía la alcaldía de Montería y yo, junto con otros empresarios, teníamos el Grupo Montería, un grupo multidisciplinario que empezaba a meterse en lo público y a trabajar para tener un representante o un concejal.

En ese momento el Partido Conservador empieza a buscar un perfil diferente al tradicional para los aspirantes a la Alcaldía y abre una baraja de candidatos. Me preguntan si me interesaría estar ahí, a lo que respondo que si y entro a una consulta del partido, en ese momento éramos tres candidatos. Comienzo mi campaña interna para ganar el aval del partido, fue muy duro porque uno no está acostumbrado a lo público, en la primera encuesta tenía el 0.8% y ahí empieza la lucha por el reconocimiento, para que la gente supiera quién era yo.

Una vez consigo el aval y quedo como candidato por el Partido Conservador comienzo a hacer una campaña más fuerte hacia fuera, hacia el electorado, con la convicción de que se podía trabajar por la ciudad y hacer las cosas bien, que la ciudad debía ser gerenciada, que la gente quisiera trabajar en lo público, que era uno de los retos que teníamos desde el principio porque difícilmente la gente que está en el sector privado quiere trabajar en lo público.

Decidimos, con mi familia, hacer el ejercicio de meternos del todo en la campaña e hice un pare en mi vida privada, dejé de trabajar en la empresa familiar para dedicarme a esto.

¿Qué es lo distintivo de ésta iniciativa?

La ciudad necesitaba conectarse con algo, no teníamos conexión y finalmente cuando uno no tiene una conexión sentimental con algo, no sabe para dónde va. Yo quería hacer que toda la ciudad se enfocara a algo que permitiera a todas las generaciones de aquí en adelante conectarse.

¿Qué elemento era? Teníamos un elemento importante que era la ganadería, pero finalmente la feria de la ganadería es para los ganaderos, hay gente que nunca se ha montado en un caballo, que es la gran mayoría. La ganadería es parte de la vocación de la región, no puede desaparecer, pero no es el elemento que conecta. No tenemos un festival, la música se fue perdiendo poco a poco, ahí comenzamos a enfocarnos para buscar cual era el elemento que podía conectar la cultura, la ganadería y toda nuestra tradición y esto era el río Sinú.

El río atraviesa la ciudad, pasa por los mercados, tiene un tema ambiental muy fuerte. Definimos que ese era el elemento que podía conectar a la ciudad y llevarla a ser sostenible. Hoy, desde el río estamos conectando las ciclorutas, las vías, los bulevares. Al primer evento que hicimos los medios de comunicación le dieron durísimo porque el río estaba sucio, hicimos un concierto en la mitad del río así que al otro día el río está sucio. Ahí logramos nuestro primer objetivo, que la gente se diera cuenta que el río estaba sucio desde hacía mucho tiempo y que lo íbamos a limpiar.

La gente comienza a sentir que tiene que cuidar el río porque eso es un eje. La mayor prueba de la conexión con el río han sido las redes sociales, los perfiles de Facebook, las fotos. Uno mira las fotos de Facebook e Instagram y todo el mundo está en el río.

Hay un hito importante que se marcó y es que Montería quedó entre las cinco ciudades finalistas a nivel mundial de la Fundación WWF como la ciudad con mayores desafíos ambientales del planeta. También fue escogida como la ciudad de la hora del planeta en el 2014 dos veces. La gente se preguntaba por qué si Montería no es la ciudad más sostenible, es porque Montería es un desafío. Tenemos un plan maestro, una visión y unas acciones que se están trabajando para ser una ciudad sostenible. Eso es muy importante, el 99% de las ciudades del mundo no tienen planes de acción para ser sostenibles.

"Logramos que la gente se conectara y hoy todo el mundo en Montería está hablando del río Sinú. Empiezan a pasar cosas muy chéveres, como que los nuevos proyectos de edificios se llaman “río”, el nuevo café que está a la orilla del río se llama “café del río”. Todo comienza a girar en torno al río, y eso no lo hizo el alcalde, fue la gente que comenzó a identificarse y apropiarse. Apersonarnos del río fue una decisión inteligente del equipo y de la ciudad."

¿Cuáles han sido los principales obstáculos que ha tenido que superar para desarrollar lo propuesto desde la alcaldía?

El mayor obstáculo que nosotros teníamos era en temas de competitividad, cuando yo llegué a la Alcaldía de Montería me di cuenta que lo que la gente más necesitaba era empleo.

Cuando uno dice que necesita empleo hay que desarrollar sectores económicos que generen empleo, lo más complejo era la falta de servicios públicos locales. Teníamos cobertura de alcantarillado muy baja y hacia las zonas de desarrollo agroindustrial no había agua, eso fue una gran limitante para poder desarrollar varios sectores rápidamente y de ahí en adelante poder comenzar a pensar en una región competitiva.

Los dos primeros años nos enfocamos en servicios públicos, y hoy hemos dado un salto importante donde la ciudad comienza a ver que puede desarrollar unos sectores económicos como agroindustria, turismo.

¿Cuáles han sido los principales aciertos de la alcaldía?

En este momento tenemos cobertura del 86% de alcantarillado público, pero seguimos en obra para alcanzar el 100%. El próximo año, en Junio, Montería va a tener cobertura urbana de alcantarillado y agua en un 100%.

La gente me pregunta: “¿Cómo logro Montería bajar 14 puntos de pobreza en un año?” De 2011 a 2012 bajó 1.5%, de 2012 a 2013 bajó 1.5%, de 2013 a 2014 bajó 14 puntos. Es prácticamente imposible que una ciudad disminuya esta taza en un 14% anual. ¿Qué pasó ahí? Entraron las inversiones en vivienda, saneamiento e infraestructura. Vemos un punto de quiebre en pobreza, en desempleo, donde Montería tenía una taza del 12.5% en 2011 y pasa al 7.7% en 2014. Montería es la ciudad con menor taza de desempleo en Colombia.

¿Gracias a qué se han dado todas estas cosas? Uno comienza a ver la inversión muy bien enfocada en sectores y obras que impactan la pobreza y desarrollan el empleo. El alcantarillado ayuda a la reducción de la pobreza ya que es un indicador que se mide dentro del índice de pobreza como saneamiento, acceso al agua, alcantarillado, vivienda. Ahí fue donde nosotros empezamos a trabajar para impactar la pobreza, si uno quiere impactar la pobreza tiene que hacer vivienda, saneamiento, etc. Con eso fue que le pegamos a ese indicador.

¿Cómo era Montería antes y cómo es ahora?

Antes era una ciudad con poca inclusión social, hoy es mucho más incluyente. Antes tenía poco espacio público, hoy tiene mucho. Antes no tenía personalidad, hoy tiene una personalidad definida.

¿Cuáles son las razones para decir que Montería es un caso exitoso de liderazgo público?

Los resultados muestran mes a mes y año a año cómo la ciudad viene progresando rápidamente, poniéndose al nivel de grandes ciudades en Colombia y el mundo. 

Se creía que para que un alcalde pudiera hacer algo transformador debía ser anti político. Usted no es anti político, pertenece al Partido Conservador y gobernó en coalición con otros partidos. ¿Es posible hacer alcaldías de alto nivel ético-técnico contrarío a la política tradicional?

Sí. Siempre y cuando uno tenga sus limites claros. En la medida que uno tenga su límite bien establecido no lo va a sobrepasar.

Otros casos de éxito de buenas alcaldías han sido las de Barranquilla y Valledupar, ¿encuentra algo similar entre todas ?

Hay cosas similares. El hecho de estar en la región Caribe hace que seamos mucho más afines, también que los problemas sean similares. De hecho, los procesos que han tenido Barranquilla, Montería y Valledupar son muy parecidos debido a su problemática básica. La forma como la hemos abordado ha sido muy similar por la comunicación que hemos tenido entre los alcaldes. Hemos tenido mucha comunicación entre Valledupar, Barranquilla y Montería.

¿Qué es lo distintivo de esta iniciativa en comparación con estas ciudades?

La capacidad de ejecución y los equipos de trabajo.

Carlos Correa #TrendingLíder360º - Red Líder
 

Entorno del líder

Todo liderazgo surge de unas influencias en la vida: personales, intelectuales, vivenciales, de todo tipo. ¿Cuáles diría usted que son esas influencias que han determinado su estilo y sus motivaciones de liderazgo? 

Mi papá y mi mamá. Mis padres han sido mi mayor influencia de liderazgo. Siendo mi padre diferente a mi madre, ellos han construido mi personalidad.

La confianza en sí mismo es fundamental para el liderazgo. ¿De dónde proviene su confianza en sí mismo?

De mi mamá todo el día instruyéndome. Siempre recalcándome la importancia de tomar mis propias decisiones, de no pensarlo tanto, de asumir que la decisión que tomo es la correcta.

Las adversidades ayudan a formar el carácter y la personalidad del líder. ¿Qué adversidades ha tenido que superar?

Más que adversidades ha sido conseguir las cosas por mis propios medios. Muchas personas me han ayudado y mi camino lo he trazado con trabajo. No vengo de familia política entonces la recomendación que he tenido toda mi vida es el trabajo.

¿Cuál es el origen regional de su familia?

Mi mamá es de descendencia libanesa, mi papá es paisa de ascendencia siria.

¿Cuáles fueron sus primeros rasgos, actos, o insinuaciones de liderazgo?

En el colegio siempre era el monitor del salón, al que los profesiones escogían para hacer actividades. En bachillerato siempre ocupé el primer puesto del salón, eso hacía que tuviera un liderazgo no solamente en el salón sino en el colegio y generaba que los compañeros siguieran ese ejemplo.

Mis compañeros me molestaban todo el tiempo, porque yo era “el ejemplo”, me daban palo, me dibujaban siempre en la mitad del salón como el juicioso, el ejemplo.

En el colegio jugaba basketball, me gustaba muchísimo, era muy deportista y siempre fui el capitán del equipo. Nunca lo había pensado, pero desde el colegio estoy ejerciendo liderazgo.

De ahí en adelante he liderado diferentes proyectos en la universidad, donde fui un poco más independiente y no hice parte de grupos, pensaba en cómo crecer rápidamente, cómo hacer las prácticas. En ese momento en EAFIT lo más importante era hacer buenas prácticas empresariales, eso era clave en administración de empresas. Era lo que marcaba para dónde iba uno cuando se graduara.

En ese momento las mejores prácticas de la universidad eran P&G, el Sindicato Antioqueño donde prácticamente había que ser paisa para trabajar ahí, Ecopetrol que era la joya de la corona y Proexport. Me enfoque mucho en poder hacer ese relacionamiento en mis estudios para que me permitieran una buena práctica que terminé haciendo en Ecopetrol y Proexport. Desde ese punto uno empieza a estar en una empresa pública con una visión global, pero nunca pensando en pertenecer al sector público personalmente.

Después de salir de la universidad comienzo a liderar proyectos de ciudad siempre desde lo privado. Mis amigos me buscaban para hacer negocios, a ver en qué nos metíamos, qué opinaba yo con respecto a algo, o para que me inventara algo, siempre fue así desde el sector privado.

¿Qué habilidades han facilitado su liderazgo?

La capacidad de comunicación es una habilidad, mis estudios y trayectoria también me han ayudado mucho. Desde que salí de la universidad he sido docente, a los 24 años era docente de pregrado, después de hacer mi maestría y hasta que me nombraron alcalde fui docente de postgrado y maestría en EAFIT, la Universidad Tecnológica de Bolívar, la UIS en Bucaramanga, y eso le da a uno unas capacidades de comunicación diferentes. Haber estudiado marketing también me ayudó mucho a entender qué es lo quiere la gente, que finalmente es el cliente y cómo llevárselo.

Esas han sido algunas habilidades que me han facilitado el liderazgo. Lo otro, definitivamente, es la capacidad de ejecución. En el sector privado uno tiene que estar ejecutando constantemente. Más que hablar y decir es mostrar, y poder estar enfocado en resultados e indicadores hace que el liderazgo se vea plasmado en hechos reales, no solamente en el sentimiento de la gente. La gerencia pública está cambiando hacia allá, en hablar menos y hacer más.

¿Considera que maneja bien las emociones y la inteligencia emocional?

Mucho.

Visión de liderazgo

¿A qué personas de la vida pública le reconoce usted liderazgo? Y mirando hacia atrás, pensando en líderes colombianos ¿cuál le atrae?

Todos los presidentes han tenido un liderazgo importante que hay que reconocer. En la etapa del país en la que hayan estado han ejercido liderazgo para sacar adelante diferentes temas, sin decir que uno de ellos haya sido más líder que otro. 

También veo liderazgo público en deportistas que han sido importantes en la historia del país. Por ejemplo en el fútbol, Iván Ramiro Córdoba fue la persona que empezó a marcar disciplina y a mostrar que si se podía triunfar en Europa. Él ha servido de ejemplo para muchos otros deportistas. En el deporte también destacaría a Juan Pablo Montoya, quien le mostró al país que se podía tener un reconocimiento mundial con esfuerzos propios.

Por ejemplo Carlos Vives me parece un líder muy importante, que vendió una nueva imagen del país a través de la música. Esos son los lideres influyentes que reconozco, porque, lastimosamente, los políticos han liderado procesos, pero las personas no sienten afinidad con los políticos, especialmente los jóvenes.

Hablemos de la cultura de liderazgo en el país. ¿Usted cómo describiría la cultura de liderazgo del país?

Ha sido una cultura de muy bajo liderazgo a lo largo de los años. Sin embargo, poco a poco es más común ver gente joven atreviéndose. Estos jóvenes comienzan a cambiar la historia y a ser reconocidos a nivel internacional por su liderazgo en lo público.

Si uno quiere cambiar las cosas tiene que estar en el sector público. Porque desde lo privado se pueden cambiar cosas muy puntuales pero no se genera el mismo impacto. 

Dentro de 20 años unos historiadores deciden estudiar este momento de la vida del país, a través de cinco líderes emblemáticos. ¿Qué cinco líderes escogería usted para estudiar?

El presidente Juan Manuel Santos va a dejar una huella importante por su lucha incansable en la búsqueda de la paz. Indistintamente del momento en que se haga, él ha sido leal a sus ideales de que este país esté en paz.

El Vicepresidente German Vargas Lleras ha sido determinante para mostrar la capacidad de ejecución del país.

¿Cree que dado el contexto apropiado, cualquiera puede ser líder?

Cualquiera puede ser líder en la medida en que se conozca a sí mismo y sepa desarrollar sus habilidades. El dicho de que “los lideres no nacen, se hacen” es totalmente cierto, el liderazgo se puede construir.

Carlos Correa #TrendingLíder360º - Red Líder

*Ronda del Sinú, parque lineal. 

Vea el Histórico de Publicaciones de la Red Líder

Temas destacados

Historias relacionadas

*Este es un espacio de opinión y debate. Los contenidos reflejan únicamente la opinión personal de sus autores y no compromete el de La Silla Vacía ni a sus patrocinadores.

Compartir
0
Preloader
  • Amigo
  • Lector
  • Usuario

Cargando...

Preloader
  • Los periodistas están prendiendo sus computadores
  • Micrófonos encendidos
  • Estamos cargando últimas noticias