El Holding Financiero Estatal

cartadeacademicascontraduque, cartadeacademicoslideressociales

PAGINA WEB 1.jpeg

Texto informativo sobre el nuevo Grupo Financiero Bicentenario, que ha salido a la luz en los momentos de tensión que hemos estado viviendo en el país, pese al rechazo de las exigencias del Paro Nacional y a la desinformación.

Hay que partir del hecho de saber que un holding es una figura de naturaleza jurídica que tiene la propiedad accionaria y la administración de varias empresas, es decir, un conglomerado de empresas con un dueño común, agrupado bajo una matriz, garantizándole cierto control.

En Colombia, es normal que existan Holdings, tales como La Organización Ardila Lulle, la Compañía de Promociones Internacionales de Servicios de Salud (Colsanitas), Inversiones Manuelita, entre otros. Son considerados como una forma de integración y colaboración empresarial.

En este caso, mediante el decreto 2111 de 2019, firmado el pasado 24 de noviembre, e impulsado por el Plan Nacional de Desarrollo 2018-2022 (Pacto de Equidad), el estado busca la consolidación y agrupamiento de empresas estatales que prestan servicios financieros, y que representan cerca de 15,8 billones de pesos de patrimonio, en dónde el estado es dueño de 14,9 billones de pesos, un 94% de la totalidad.

Así, el Grupo Bicentenario nace como una sociedad por acciones vinculada al Ministerio de Hacienda y Crédito Público, como una empresa de economía mixta y regida por el derecho privado.

Antecedentes:

Los conglomerados financieros nacen en Colombia a partir de unas recomendaciones que el estado ha venido recibiendo por parte del Fondo Monetario Internacional, el Banco Mundial, y recientemente, la OCDE, en dónde por medio de unas evaluaciones y unos lineamientos que el sistema financiero nacional ha venido adoptando, le sugieren al estado supervisar a las entidades financieras bajo la figura de conglomerados.

En septiembre de 2017, el entonces presidente Juan Manuel Santos, aprobó la “Ley de conglomerados financieros y mecanismos de resolución”, dándole facultades a la Superintendencia Financiera de hacer una supervisión a estos grupos y permitiendo una regulación más parecida a la de los países más desarrollados.

 ¿Por qué hacer un Holding Financiero Estatal?

Si bien en Colombia estamos teniendo un momento de coyuntura con el Paro Nacional, este movimiento del gobierno se ha visto “satanizado” e incluso ha sido usado como bandera por algunos sectores convocantes de las manifestaciones y la oposición, alejados de la objetividad.

Sin embargo, en medio de la desinformación sobre este tema, hay que resaltar que ha sido una decisión que puede llevar a aciertos y a beneficiar a los colombianos, desde un punto de vista netamente empresarial y siempre y cuando se haga de la manera correcta, sin perder el foco social. 

Como hemos visto, el presidente Duque ha hecho algunos movimientos en su política económica y de inversión usando un estilo muy “corporativo”, en este caso, los dos pilares principales sobre los que se crea el Holding Financiero son: Eficiencia y Competitividad.

Eficiencia: mediante la integración de las compañías y sus portafolios, se busca que el control sea más fácil de llevar por parte del Gobierno y haya una mayor coordinación de la estrategia en la consecución de los objetivos.

Esto puede llevar a una re-acomodación de algunas compañías de manera positiva, en dónde se supriman procesos innecesarios optimizando los recursos de las empresas que lo conforman al mismo tiempo que se genera valor.

En el futuro, incluso podría llevar a la fusión de compañías que tengan operaciones similares (un ejemplo: Aseguradoras), siempre y cuando haya viabilidad.

En la toma de decisiones y en el talento humano, no es erróneo pensar que con esta figura se reduzcan o supriman algunos cargos de la alta dirección (un ejemplo: vicepresidentes) para disminuir la burocracia corporativa.

Respecto a la contratación, esperamos que sea más controlada, transparente y eficiente. Al ser una única entidad la encargada de realizar la contratación importante de más de 15 compañías se tiene que vigilar muy de cerca, y sin duda ayudara a organizar presupuestos.

Competitividad: el Gobierno puede competir directamente con los grandes grupos financieros del país, como Grupo Aval (Organización Luis Carlos Sarmiento Angulo), Grupo Bancolombia (Grupo Empresarial Antioqueño) y Grupo Bolívar (Davivienda).

Esa competencia no solo se va a ver reflejada en el tamaño de activos o patrimonio que exista, sino en la posibilidad de que el Estado va a poder ofrecer un portafolio más amplio de una manera coordinada.

Ejemplo: el Banco Agrario (banco que más presencia tiene en el país) mediante sinergias del Holding Financiero, va a poder ofrecer servicios de Leasing (que actualmente no puede prestar), beneficiando generalmente a los agricultores y campesinos con una solución que en algunos casos puede ser más accesible y cómodas que un crédito, dándoles la posibilidad de mejorar y adquirir equipos para el campo y al mismo tiempo aumentar la productividad.  

Así como ofrecer un portafolio más amplio, se va a poder generar una mejor oferta de los créditos, ya que se va a poder suprimir la intermediación comercial bancaria que actualmente existe entre estatales y los clientes finales en algunos casos.

Ejemplo: Actualmente los créditos de Findeter a los municipios tienen unos costos de intermediación comercial, que corresponde a la comisión bancaria que cobra la entidad privada por desembolsar ese crédito al municipio. Mediante sinergias del Holding, y aprovechando las entidades estatales que dan crédito directamente, se espera un abaratamiento en los créditos ya que esos costos de intermediación comercial dejarían de existir en el mejor de los casos.

Las preocupaciones del Grupo Bicentenario:

La Privatización: el gran temor de los detractores de este decreto y de varios sectores de opinión, quienes ven una nueva amenaza a las entidades financieras estatales, lo cual es entendible por el historial de empresas públicas de diversa naturaleza que han sido vendidas en momentos en dónde el estado necesitaba financiación.

Sin embargo, en el Artículo 1 de este decreto, se deja claro que el estado no va a poder enajenar o disminuir su participación accionaria en el Grupo Bicentenario sin previa autorización del Congreso de La Republica mediante Ley de la Republica, es decir, seguirá siendo dueño del 94% del Holding Financiero siempre y cuando el congreso lo quiera.

En un futuro es probable que el Holding Financiero emita acciones en la bolsa de valores, lo cual sería muy beneficioso para el mercado bursátil local, lo cual no significa que haya privatización, ya que como se mencionó anteriormente, no se va a poder disminuir la participación al menos que el Congreso autorice.

Despidos Masivos: los sindicatos y las centrales obreras han advertido sobre esta posible consecuencia, sin embargo, el gobierno ha sido enfático en que la generación de este Holding no va a traducirse en despidos laborales.

En el Articulo 8 del decreto se lee: “La creación de la Sociedad Grupo Bicentenario como matriz controlante no implicará la disminución del número de empleos en la planta de personal de las entidades que lo conformarán, ni en eventual re organización empresarial que se llegare a realizar, ni afectara las condiciones laborales de los trabajadores”.

Lo más probable es que se vayan a dar algunas reacomodaciones respecto a funciones o procesos que no se vayan a realizar más en busca de la eficiencia, por lo tanto, esperar despidos masivos no es una opción, porque no es viable desde ningún punto de vista.

El Holding Financiero Estatal en los próximos años

Dicho lo anterior, estamos a la espera de la completa puesta en marcha de esta nueva empresa del gobierno, faltaría ver la conformación de la junta directiva y la designación de la persona responsable por que el Grupo Bicentenario cumpla su cometido: inclusión social y extensión de oportunidades.

Debemos imaginar esta nueva empresa como una oportunidad del Gobierno por fortalecer empresas estatales que juegan un papel muy importante en la sociedad colombiana, y en dónde la mejora e integralidad de los servicios financieros públicos sea una alternativa no solo para bancarizar, sino para conectar productividad y emprendimiento en las personas vulnerables, así como en nuestra población rural, campesina, estudiantil, minorías étnicas, madres cabeza de hogar, entre otros.

El Gobierno Corporativo de este grupo tendrá que dar el ejemplo a nivel nacional de buenas prácticas en el sistema financiero, y no olvidemos que es nuestra tarea hacer veeduría de nuestros recursos, sobre todo cuando se busca proteger el patrimonio y ahorros de los colombianos.

El Gobierno de Iván Duque tiene la tarea de demostrar que puede llevar a cabo una banca verdaderamente incluyente, que sea a su vez rentable, para seguir re invirtiendo en desarrollo social.

 

Temas destacados

Historias relacionadas

*Este es un espacio de opinión y debate. Los contenidos reflejan únicamente la opinión personal de sus autores y no compromete el de La Silla Vacía ni a sus patrocinadores.

Compartir
0
Preloader
  • Amigo
  • Lector
  • Usuario

Cargando...

Preloader
  • Los periodistas están prendiendo sus computadores
  • Micrófonos encendidos
  • Estamos cargando últimas noticias