El país que dejó Otoniel

El país que dejó Otoniel
paro armado en colombia por el Clan del Golf (1).jpg

Fernanda recuperó una estufa eléctrica sencilla que tenía bajo la cama. Por eso pudo cocinar papas y arroz los cuatro días que estuvo encerrada. Ella dijo sentirse privilegiada, pues también contó con un pequeño mercado y no depende económicamente del rebusque diario.

Por eso, se pregunta indignada por las cientos de familias en Apartadó que, además de estar encerradas como ella, en sus propias casas, contra su voluntad y con miedo, se quedaron sin el servicio de gas natural para cocinar.

La razón de todo el caos y zozobra fueron las amenazas del grupo ilegal denominado Clan del Golfo. Con panfletos, prohibieron la movilización de la población y un cierre total de los establecimientos comerciales. Una aparente protesta por la reciente extradición de alias "Otoniel" hacia los Estados Unidos.

Fue la mañana del jueves 5 de mayo y en el municipio antioqueño cientos de personas se aglomeraron afuera de las tiendas y supermercados para abastecerse de víveres. Por sorprendente que parezca, la misma situación la experimentaba al tiempo decenas de municipios del noroccidente del país donde también hay presencia de la estructura armada.

"Aceptar que el Clan del Golfo protestaba por la extradición de alias 'Otoniel' es absurdo"

Luego de la una de la tarde, las calles de la región de Urabá quedaron completamente vacías. En ciudades más grandes, como Montería, la desolación se vivió cuando asesinaron a comerciantes que se negaron a cerrar sus negocios. Decenas de bloqueos en las vías, vehículos incinerados, más asesinatos a civiles, hostigamiento con ráfagas de ametralladoras y hombres armados patrullando por las calles, empezaron a ser reportados diariamente desde todos los municipios paralizados.

Aceptar que el Clan del Golfo protestaba por la extradición de alias "Otoniel" es absurdo. Los nuevos líderes del grupo armado, Jobanis Ávila Villadiego, alias “Chiquito Malo”, y Wilmer Giraldo Quiroz, alias “Siopas”, son los más interesados en que el excomandante esté lejos. Así no puede delatar sus negocios ilícitos, las rutas de narcotráfico y sus aliados. A los ojos de varios expertos internacionales, este paro armado es un claro mensaje tanto para los socios como para los competidores: aun con la extradición de "Otoniel", las también llamadas Autodefensas Gaitanistas de Colombia mantienen su poder y dominio sobre varias zonas del país.

Las acusaciones son más serias dentro de los mismos territorios afectados. Allí se susurra discretamente que el Clan del Golfo no pudo detener así a la región sin recibir ayuda de miembros del mismo Ejército nacional. Más delicado aún, se especula una estrategia para favorecer a cierto candidato político de derecha que aspira a la Presidencia en las próximas elecciones. Un autogol si se piensa que el potencial candidato es una continuidad del programa de seguridad actual.

En cualquier caso, lo que sucedió demuestra el fracaso total en los departamentos de Córdoba, Antioquia, Bolívar, Chocó y Sucre, principalmente, por no garantizar la seguridad de sus ciudadanos. Es este extenso territorio, comparable con países europeos como Países Bajos o Suiza, fue humillada la soberanía nacional. Primero por la falta de presencia estatal y segundo, por una reacción incrédula, lenta y tardía de parte de las autoridades.

Tres días tuvimos que esperar los colombianos para que el presidente Iván Duque, la Procuraduría y la Fiscalía se pronunciaran frente a la caótica situación. El balance inicial reporta más de 150 atentados en más de 170 municipios, incluyendo el asesinato de 24 personas. Incluso algunos barrios de Medellín se vieron afectados.

"El actual gobierno uribista, elegido por apoderarse de las banderas de la seguridad, no logró prevenir ni mitigar una situación extremadamente indignante"

Luego de 96 horas, en Apartadó, al igual que los demás municipios, las personas empezaron a salir de sus casas. Muy lentamente se ocupan las calles nuevamente y se abren algunos establecimientos aun con miedo y a la expectativa. Fernanda regresó a trabajar, en un intento por reincorporarse a una normalidad claramente afectada.

"Ni la cuarentena por el covid encerró tanto a la población como lo hizo el Clan del Golfo", dice Fernanda. Y esta misma conclusión se escucha desde todos los municipios afectados. El actual Gobierno uribista, elegido por apoderarse de las banderas de la seguridad, no logró prevenir ni mitigar una situación extremadamente indignante que quedará en la memoria de todos los que la padecimos.

No recordaremos un paro armado. Recordaremos un acto terrorista y sin antecedentes en la historia reciente. Todo acrecentado por un gobierno que, obstaculizando la puesta en marcha de los acuerdos de paz de 2016, permitió el crecimiento de los grupos armados en las zonas donde hacía presencia las extintas Farc.

Temas destacados

Este espacio es posible gracias a

*Este es un espacio de opinión y debate. Los contenidos reflejan únicamente la opinión personal de sus autores y no compromete el de La Silla Vacía ni a sus patrocinadores.

Compartir
Preloader
  • Amigo
  • Lector
  • Usuario

Cargando...

Preloader
  • Los periodistas están prendiendo sus computadores
  • Micrófonos encendidos
  • Estamos cargando últimas noticias