El rol de los pequeños negocios en la seguridad alimentaria

Html
Tenderos08092020.jpg

Tenderos08092020.jpg

Con esta pandemia algunas tiendas de barrio tristemente desaparecerán. Pero otras saldrán fortalecidas, y se moverán ágilmente para adaptarse a su entorno cercano que conocen mejor que nadie, en particular de los distantes escritorios de los planificadores.

Esta columna fue escrita en co-autoría con Nelson Mariño. 

La seguridad alimentaria no era un tema que despertara mayor interés de la gente, ni del gobierno nacional, ni mucho menos de los intelectuales y académicos. De vez en cuando aparecían noticias de paros campesinos, transportadores descontentos y de los altos costos de los alimentos en épocas de sequías o de inundaciones. Todo cambió con la pandemia del covid. Nunca habíamos visto tantas noticias de campesinos, tiendas de barrio y supermercados, y por supuesto, de las diferentes centrales de abastos como Corabastos. 

Y es que a veces se pasa por alto es que, por encima de otras, debemos fortalecer la cadena logística alimentaria y sus diferentes actores, que en una situación como la actual se hace más necesaria para mantener nuestra sociedad en funcionamiento.

De repente nos hemos dado cuenta que el suministro de alimentos es un tema importante y que no se da “de facto”. Ahora sabemos que esta cadena es compleja porque involucra múltiples actores, cada uno con un rol que cumplir y unos intereses que satisfacer.  Y resulta que agricultores, intermediarios, transportadores, comercializadores mayoristas y minoristas y en el último eslabón, usted y yo estimado lector, somos parte de esta larga cadena que asegura que los productos llegan del campo a la ciudad. 

Ahora términos como resiliencia, (comúnmente usado en psicología para describir la capacidad de las personas a sobreponerse a situaciones traumáticas), agilidad, disrupción, reinventarse, flexibilidad y adaptabilidad en la cadena de suministro, se oyen todos los días en medios, artículos de revistas y redes sociales. 

Uno de los temas que más ha llamado la atención es el cambio en la percepción del papel que deben cumplir los pequeños negocios en esta época de pandemia. Según Fenalco, se estima que existen en el país unas 266,000 tiendas de Barrio o “nanostores”, como fueron denominadas por investigadores del Massachussets Institute of Technology (MIT). Según esta misma institución, el 68 por ciento de estas tiendas vende menos de $10 millones mensuales y atiende diariamente en promedio unas 150 personas. 

Desde hace años, expertos y no expertos han pronosticado el declive y desaparición de las tiendas de barrio: esto debido a la aparición, primero de tiendas de pequeño formato “hijas” de las cadenas de supermercados tales como Éxito, Carulla y Carrefour (todas Express), y luego de las tiendas de descuento “hard discounters” como D1, Ara y Justo y Bueno. Éstas últimas tal vez han sido sus competidores más grandes y han estado absorbiendo una porción importante de la torta de su mercado. 

Sin embargo, estudios recientes de la plataforma de estudios de mercado LookApp, encontró que el 53 por ciento de los encuestados ha realizado compras durante la pandemia en alguna tienda de barrio. Las tiendas de barrio fueron superadas únicamente por las tiendas de descuento.

Las tiendas de barrio son negocios que brindan sustento al grupo familiar propietario, que enfrentan, y han enfrentado, varios problemas tales como la informalidad, bajo uso de tecnología, un complejo sistema de abastecimiento, un muy limitado surtido de alimentos saludables y por último altos precios en comparación con otros negocios. A pesar de esto, sobreviven. 

¿Por qué? Hay varias razones: venden productos en presentaciones que no tienen otros formatos, son parte del tejido social del barrio y ofrecen micro-créditos a sus clientes. Adicionalmente a las ventajas antes mencionadas, su cercanía geográfica a sus clientes y su acceso simplificado (no hay filas ni congestión), las han hecho atractivas. Después de todo, ¿a quién le gustan las largas colas, o las restricciones de aforo y horario de los supermercados, o de las plazas de mercado? 

Tenemos como sociedad un gran activo en su localización, conocimiento y cercanía con los consumidores tan anhelada por grandes marcas. Es definitivo apoyarlas y robustecer su acción, tanto en el abastecimiento como en la venta incorporándolas a la transformación digital.  Algunas ideas para las tiendas de barrio son:

  1. Ser mini-bancos de alimentos donde los vecinos hagan donaciones de alimentos en buen estado, pero con algún defecto menor o próximos a vencerse.

  2. Ser agentes promotores de seguridad alimentaria aumentando su oferta de alimentos frescos en particular frutas y verduras.

  3. Tener esquemas colaborativos de consolidación de oferta y demanda que facilite el abastecimiento a través de distribuidores como Tropi, Altipal o Chiper.

  4. Operar como nodos o casilleros para la entrega de productos al consumidor haciendo más efectiva la nueva y más compleja “última milla”.

  5. Desarrollar nodos urbanos para su abastecimiento, (como por ejemplo Lucero Tesoro en Bogotá), acercándoles los productos y facilitando su labor de compra y abastecimiento.

  6. Digitalización de su actividad: incorporarlas a plataformas digitales tales como Meiko, tiendacerca.com y Wabi

Para la supervivencia de estos negocios se necesita investigación primaria y es allí donde la sociedad, los empresarios y la academia tienen una labor que cumplir. Con esta pandemia algunas tiendas de barrio tristemente desaparecerán. Pero otras saldrán fortalecidas, y se moverán ágilmente para adaptarse a su entorno cercano que conocen mejor que nadie, en particular de los distantes escritorios de los planificadores. Así que una nueva oportunidad surge para fortalecer el canal y el tejido social que representan.

Temas destacados

Este espacio es posible gracias a

Rural

*Este es un espacio de opinión y debate. Los contenidos reflejan únicamente la opinión personal de sus autores y no compromete el de La Silla Vacía ni a sus patrocinadores.

Compartir
0
Preloader
  • Amigo
  • Lector
  • Usuario

Cargando...

Preloader
  • Los periodistas están prendiendo sus computadores
  • Micrófonos encendidos
  • Estamos cargando últimas noticias