Glifosato y poder: el caso de la Anla

Glifosato y poder: el caso de la Anla
24012022-RomperoJP.jpg

En medio de un cúmulo de noticias dominado por la confesión del asesinato de Mauricio Leal y su madre a manos de su hermano Jhonier Leal, el 19 de enero de 2022 el país se enteró de que “La Corte Constitucional tumbó la resolución con la cual la Autoridad Nacional de Licencias Ambientales (Anla) había dado su visto bueno al Plan de Manejo Ambiental que presentó la Policía Nacional para el Programa de Erradicación de Cultivos Ilícitos mediante aspersión aérea con glifosato (Pecig)” (1)

Esta decisión resuelve un grupo de cuatro tutelas contra la Anla y la Policía (2) y plantea que se vulneró el derecho a la consulta previa de las comunidades indígenas y afrodescendientes y que se desconoció el derecho a la participación de las comunidades campesinas. Como resultado, la Corte ordena hacer consulta previa y esto en la práctica significa que se cierra la posibilidad que este Gobierno haga aspersión de cultivos ilícitos con glifosato.

Esta noticia es verdaderamente importante y considero que es una victoria de las comunidades rurales. Sin embargo, no puedo entender cómo esta victoria se la debemos a la Corte Constitucional y no a la Anla.

La Anla se crea en 2011 dentro del Sector del Ambiente y Desarrollo Sostenible y su objetivo principal es “que los proyectos, obras o actividades sujetos de licenciamiento, permiso o trámite ambiental cumplan con la normativa ambiental, de tal manera que contribuyan al desarrollo sostenible ambiental del País” (decreto 3573 de 2011).

La Anla es clave para el país porque es la institución que nos dice si una actividad puede desarrollarse o no de una forma segura, tambien indica la forma en la que se debería desarrollar la actividad, de manera que se minimicen los riesgos para las personas y el medio natural. La Anla es, en la práctica, uno de los principales reguladores del desarrollo sostenible del país, principalmente en los sectores rurales.

En este caso específico, de la aspersión aérea de cultivos ilícitos con glifosato, la Dirección de Antinarcóticos de la Policía Nacional presentó a la Anla el documento de Modificación del Plan de Manejo Ambiental para el Programa de Erradicación de Cultivos Ilícitos mediante Aspersión Aérea.

La función de la Anla en este caso era revisar este documento y decir si cumplía con los requisitos de ley, examinando si los impactos ambientales identificados eran correctos y estaban bien analizados, para finalmente concluir si la propuesta de Manejo Ambiental de esta actividad podía minimizar sus efectos negativos.

Si la revisión concluía que la actividad se podía desarrollar, la Anla, en nombre de todos los colombianos, autorizaba su desarrollo, porque era seguro.

El PMA aprobado a través del Concepto Técnico No. 01823 del 13 de abril de 2021 de la Anla presenta un grupo de impactos, dentro de los que no se analiza ninguno asociado a la afectación de la salud humana. Esto es contrario a la revisión de literatura científica llevada a cabo por el Centro de Estudios sobre Seguridad y Drogas -Cesed, de los Andes- que muestra, entre otras, que entre las afectaciones a la salud se puede tener “…el aumento de probabilidad de generarse Linfoma Non-Hodgkins e incrementos en la mortalidad infantil (al nacer)…”. Adicionalmente plantea que “…hay efectos en la fertilidad; … abortos espontáneos, … nacimientos prematuros; y efectos transgeneracionales”. (3)

Adicional a lo anterior, el PMA aprobado afirma que la afectación del medio biótico por la aspersión es muy baja, de hecho, los impactos que identifica fueron calificados en las dos categorías más bajas de la escala de jerarquización de impactos. Esto tambien es inconsistente con el documento del Cesed que dice: “Además de los efectos directos en la salud humana, la aspersión con glifosato puede generar graves afectaciones en la biodiversidad”.

En conclusión, el PMA plantea que la aspersión de cultivos ilícitos con glifosato no genera pérdidas de bienestar, en esencia porque los impactos asociados a su desarrollo tienen unos efectos negativos muy bajos que son correctamente gestionados por el Plan de Manejo Ambiental y, por lo tanto, a la actividad sólo se le atribuyen ganancias de bienestar.

Es entendible que el PMA presentado tenga estas inconsistencias técnicas, principalmente porque es formulado por una institución que busca su aprobación, ya que considera genuinamente que es lo mejor para el país y que sus efectos negativos no son significativos. Lo que no se entiende es cómo la Anla aprueba este documento y en nombre del Estado colombiano ratifica que la aspersión con glifosato es completamente segura y no genera pérdidas de bienestar.

No se entiende, en esencia, porque hay información científica disponible que riñe significativamente con las conclusiones del PMA. Una muestra de la información disponible es el resumen de literatura científica hecho por el Cesed de los Andes en diciembre de 2020.

Michel Foucault planteó: “El edificio jurídico de nuestras sociedades se construyó a pedido del poder real y también en su beneficio, para servirle de instrumento o de justificación”. En esta línea, es muy importante que analicemos ¿ué tan fácil le quedaba a la Anla decirle que no a la aspersión aérea de glifosato. Esto teniendo en cuenta que era una solicitud de la cartera de defensa, la más poderosa de toda Colombia. Hay que sumarle a esto que la aspersión de cultivos ilícitos con glifosato era una bandera política de este impopular Gobierno.

Para cerrar preguntémonos: ¿qué tan técnicos nos permite ser la política? ¿Genera esta situación algún aprendizaje? ¿Afecta esta decisión de alguna forma la credibilidad de la Anla?

Temas destacados

Este espacio es posible gracias a

*Este es un espacio de opinión y debate. Los contenidos reflejan únicamente la opinión personal de sus autores y no compromete el de La Silla Vacía ni a sus patrocinadores.

Compartir
Preloader
  • Amigo
  • Lector
  • Usuario

Cargando...

Preloader
  • Los periodistas están prendiendo sus computadores
  • Micrófonos encendidos
  • Estamos cargando últimas noticias