GovTech: ¿y eso cómo se come?

GovTech: ¿y eso cómo se come?
future.png

Fuente: shutterstock.com

Seguir el ritmo de cómo avanza la tecnología puede ser agotador. No solo sentimos que nacen nuevas tecnologías cada año, sino que además pareciera que debemos entender (todos) sus usos y aplicaciones. Y así, en un abrir y cerrar de ojos, la ciudadanía se ve inmersa en un argot popular de conceptos anglófonos que pueden ser difíciles de entender.

Entre ellos, uno reciente y cada vez más en auge es "GovTech". Probablemente, lo ha leído o lo ha escuchado en espacios académicos (o de nicho); lo cierto es que está siendo cada vez más utilizado en artículos, páneles, podcasts, etc., con el objetivo de democratizarlo. En ese sentido, este artículo se suma a ese esfuerzo de sensibilización y divulgación.

Es fundamental que más personas entiendan en qué consiste este movimiento y, sobre todo, que se genere una genuina curiosidad en querer saber qué sorpresas nos va a dar. Porque, sí, es un espacio al que vale la pena seguirle la pista.

Empecemos entonces por aquí y le aseguro que usted quedará muy bien cuando hable de este concepto.

Lo que no es GovTech

Evitar estos errores lo hará parecer como todo un experto en la temática. Entonces, muy sencillo, GovTech NO es:

  • Gobierno digital
  • Datos abiertos
  • Innovación pública
  • Gobierno abierto
  • Transformación digital

Si usted logra no caer en este error, primer nivel desbloqueado. Y si usted ve que alguien equipara esos conceptos, usted con confianza podrá argumentarle y suscitar una conversación muy interesante. Podrá decir con confianza que esas son políticas que han permitido tener un terreno fértil para que GovTech prospere, pero que, por ende, no son lo mismo. Continuemos.

Lo que sí es GovTech

Resulta que GovTech, a diferencia de los conceptos de la lista previa, no está obsesionado con modernizar el sector público ni con seguir lineamientos de política pública por sí mismos. Es decir, son dos propósitos que eventualmente va a lograr materializar, pero no es su razón de ser. No nació única y exclusivamente para eso y, por eso, no depende solamente de lo que las entidades públicas hagan individualmente.

Digamos que es un concepto un poco más libre y autónomo. Aquí se empieza a poner interesante esto, no se me pierda.

GovTech parte de un diagnóstico que estoy seguro usted comparte o al menos se le ha pasado alguna vez por la cabeza: el sector público no lo está logrando. Y en ese "no lo está logrando" reconoce crudamente que:

  • El mundo va muy rápido y el sector público, al ser rígido y poco ágil, va mucho más lento
  • En esa rapidez, el auge de la tecnología es imparable
  • La ciudadanía es una ciudadanía informada, demandante, que quiere (¡exige, incluso!) mejores servicios públicos
  • Hay una desconfianza en las instituciones que no para de crecer
  • Los servidores públicos del siglo XXI necesitan nuevas competencias (que hoy pareciera que no tienen) para resolver los problemas públicos a los que se enfrentan

Complejo el panorama, ¿no? Desde esa perspectiva, surge entonces la importancia de encontrar nuevas aproximaciones de cooperación entre el sector público y el sector privado. Se empieza a ver, desde hace más o menos seis años, la necesidad de proponer un cambio estructural e integral a las fórmulas tradicionales.

Y, así, nace entonces GovTech como un nuevo espacio donde se abraza que, por un lado, el Gobierno no está pudiendo con todo y que, por el otro lado, hay "startups" o mipymes digitales que pueden entrar a apoyar. Listo, segundo nivel desbloqueado.

Usted entonces ya sabe que esto lo puede explicar como una relación oferta/demanda sencilla: necesidades del gobierno/servicios de empresas.

Pero, entonces, usted se preguntará: ¿y esto por qué es importante saberlo? Bueno, por muchas razones.

La primera es porque esto está pasando hoy, aquí y ahora. No es una tendencia que se avecina. Esto es el presente y el futuro. Y, como ciudadanía, considero que es importante que estemos informados.

Lo segundo, porque esto puede tener un impacto increíblemente positivo en nuestras vidas. Esos problemas que siempre hemos criticado, odiado y cuestionado podrían solucionarse de una vez por todas.

GovTech está abriendo la posibilidad de que emprendimientos trabajen de la mano con el sector público para resolver con tecnología los dolores colectivos más profundos que tenemos como sociedad. Porque, a diferencia del sector público, esos emprendimientos sí han piloteado y validado un modelo de negocio, sí tienen una estructura ágil que les permite ser innovadores, sí cuentan con una experticia tecnológica (que no es finita, sino, todo lo contrario, está en permanente y constante actualización). En el mundo de la tecnología esto es fundamental y por eso se necesitan nuevas habilidades.

Tercero, porque si usted conoce esto, va a ser parte de la primera cohorte de ciudadanos pioneros en entender cómo debe operar el sector público del siglo XXI. Por un lado, gobiernos que empiecen a trazar nuevas reglas de juego (lineamientos, normatividad, estructura institucional para desarrollar GovTech) y, por otro lado, un sector privado que vea potencial (negocio y rentabilidad) en la búsqueda de generar valor público con el Gobierno.

Y, ojo, aclaro por si acaso: esto no es ad honorem. Aquí estamos hablando de vender y firmar contratos. GovTech es la puerta de entrada a consolidar Estados modernos, innovadores y competitivos. Hoy, justamente lo que estamos presenciando es una serie de esfuerzos que evidencian que esto se da en ecosistema y no solo impulsado por el sector público. Esfuerzos que están fortaleciendo este espacio gracias a:

  • Gobiernos que están fomentando la creación de fondos o laboratorios GovTech. Ejemplo: en Colombia con la creación de MiLAB por parte de iNNpulsa.
  • Organismos internacionales que están monitoreando los avances a través de instrumentos de medición. Ejemplo: Índice GovTech 2020 propiciado por la CAF.
  • Emprendimientos que ya se autodenominan Govtech (¡y trabajan con el sector público!) y están siendo mapeados a nivel latinoamericano. Ejemplo: iniciativa GovTech Latam del BID.
  • Promoción de instrumentos de compra pública que habilitan las condiciones para materializar esta cooperación entre sector público y privado. Ejemplo: guía para entender la Compra Pública para la Innovación en Colombia.

Así que ya saben, Govtech se come entendiendo qué es, conociendo cómo se instrumentaliza y siguiéndole la pista.

Temas destacados

*Este es un espacio de opinión y debate. Los contenidos reflejan únicamente la opinión personal de sus autores y no compromete el de La Silla Vacía ni a sus patrocinadores.

Compartir
Preloader
  • Amigo
  • Lector
  • Usuario

Cargando...

Preloader
  • Los periodistas están prendiendo sus computadores
  • Micrófonos encendidos
  • Estamos cargando últimas noticias