La instrumental candidatura del clan Char

La instrumental candidatura del clan Char
dior.jpg

Improvisada y a última hora surge la candidatura de Alex Char a la Presidencia de la república. Una movida tan intempestiva que parece tener sorprendido hasta al propio Alex, que no ha dado una sola declaración pública más allá de un lacónico mensaje en sus redes sociales. Quienes sí han salido a sacar pecho por su candidatura son sus amigos de la Coalición de la Experiencia. Parece más una jugarreta política que una real apuesta por una representación política seria. 

La de Alex es una candidatura instrumental que busca torpedear el camino a los alternativos no solamente pensando en las presidenciales, sino, además, en el poder local. Sería calamitoso para esta casa política que sufriera una aplastante derrota en las presidenciales y sus impactos en las elecciones locales. Tendrían que resignarse a perder algo del poder local: Alcaldía o Gobernación. Y, como todo monopolio o hegemonía, es imposible ceder espacios.

Pero no solamente es instrumental en sus objetivos políticos, también instrumentaliza el sistema electoral colombiano al lanzarse por firmas. ¿Cómo así que el principal representante de Cambio Radical en la costa y el segundo en el país se va a lanzar por firmas? Una burla total al sistema electoral colombiano. Hay que anotar que para un candidato normal seria impensable recoger 356 mil firmas en menos de un mes, una señal adicional de la improvisación y razones poco éticas.

Instrumentalizan su poder para quedar bien con todo el mundo y hacerles un favor a los políticos nacionales. Su viraje hacia la derecha es evidente y sus lazos con el expresidente Uribe cada vez son más fuertes. La candidatura de Alex les sirve a los poderes del régimen nacional porque frena la escalada de Petro en la costa y consolida un aparente espacio de centro derecha que esconde la desastrosa experiencia del gobierno Duque, con lo cual también torpedea al verdadero Centro.

Y es que la prioridad del clan Char es fortalecer su poder local en donde tienen la suficiente autonomía que les da el monopolio de la política local. La conexión con lo nacional está relacionada con la posibilidad de bajar recursos para la contratación y acumular fichas en el poder nacional que les facilite el manejo clientelar de lo público.

Tomando un concepto de Gibson, la casa Char se ha convertido en un “autoritarismo subnacional” en el sentido que ha logrado una hegemonía del poder político local y su relación con lo nacional se basa en las posibilidades de mantener o expandir su poderío local. Esa es la principal razón de la instrumental candidatura de Alex.

Como lo señala Adolfo Meisel, una de las tareas pendientes de la Costa Caribe es el fortalecimiento de su liderazgo a nivel nacional a través de ganar presencia en el poder central. ¿Cuánto hace que la Costa no tiene un ministro de hacienda o un candidato presidencial con aspiraciones serias? Es necesario para mejorar nuestros indicadores sociales en una de las zonas del país en donde más se siente la desigualdad.

Necesitamos un liderazgo moderno y democrático que le apueste a una verdadera renovación política con nuevas prácticas y que sintonice con el cambio, no candidaturas oportunistas que fortalecen el pacto entre políticos, pero no consolida el verdadero poder regional para una de las zonas del país más rezagadas socialmente y con los mayores estragos por la pandemia.

Este espacio es posible gracias a

Social

*Este es un espacio de opinión y debate. Los contenidos reflejan únicamente la opinión personal de sus autores y no compromete el de La Silla Vacía ni a sus patrocinadores.

Compartir
0
Preloader
  • Amigo
  • Lector
  • Usuario

Cargando...

Preloader
  • Los periodistas están prendiendo sus computadores
  • Micrófonos encendidos
  • Estamos cargando últimas noticias