La medicina preventiva es impostergable en la pospandemia

Html

medicina062020.jpg

Apoyándose de inteligencia artificial se puede dar un salto revolucionario en el cuidado de la población. Redes neuronales y modelos predictivos de big data serán aliados clave para mejorar la oferta y prestación de servicios de salud.

La pandemia del covid-19 ha expuesto la fragilidad de la vida humana y proyecta enormes retos de cuidado integral de la salud. Con un registro riguroso de datos, cada persona que fallece como consecuencia directa o indirecta de los efectos del virus y en general de cualquier otra enfermedad, puede revelarnos información que nos ayude a prevenir muertes en el futuro por causas similares. 

Para casi todas las enfermedades que conocemos tenemos un conjunto de síntomas asociados que apoyan los procesos de diagnóstico, otro conjunto tipificado y conocido de efectos primarios y secundarios ocasionados por el avance de la enfermedad, y cuando una persona fallece, es posible asociar a las causas principales de muerte una serie de comorbilidades y características sociodemográficas que ayudan a construir un relato preciso del proceso de muerte.

Cuando hablamos de inteligencia artificial podemos pensar en abstracto en computadores y algoritmos complejos y pocas veces asociamos el concepto a un sector como la salud, aun cuando a nivel mundial existen avances y desarrollos fascinantes en este campo, por ejemplo, en la prevención de embarazos no deseados, violencia intrafamiliar, VIH, así como en el diagnóstico de enfermedades más complejas en múltiples partes del cuerpo. 

Este tipo de aplicaciones no son nuevas en el mundo y en Colombia tienen un potencial transformador. A partir de cifras del Ministerio de Educación, se estima que en Colombia solo hay 1.5 médicos por cada 100 mil habitantes, los cuales prestan sus labores principalmente en zonas urbanas, y el tiempo que trascurre entre que se pide y se tiene una cita es ineficiente y en algunos casos mortal. Si bien hay algunas iniciativas privadas que hoy ya conectan a personas con servicios de salud la oferta es insuficiente.

¿Es posible mejorar el sistema de salud de Colombia? Indudablemente sí. Aunque parezca una antítesis macabra y exagerada, deja mucho que decir que en Colombia algunos se refieran al sistema de salud como un “sistema de muerte”. Ahora, ¿cómo lo mejoramos? Usemos los datos que tenemos.

A partir de la sintomatología conocida de una enfermedad cualquiera, de testimonios de pacientes y el criterio profesional de médicos especialistas es posible diseñar herramientas de diagnóstico e intervención usando redes neuronales. 

Imagine que ingresa a una aplicación web o hace una llamada por celular (no olvidemos a quienes no tienen acceso a internet, especialmente en zonas rurales) donde usted reporta con total honestidad un cuestionario donde le preguntan por ciertos dolores, sensaciones, percepciones, emociones y otros aspectos asociados a una enfermedad o trastorno.

Una vez usted termina de responder, el sistema le presenta unos resultados con una confiabilidad determinada sobre la existencia de ciertas enfermedades, qué cuidados debe tener en el momento, qué tan necesario y urgente es que sea visto por un especialista, se le indique en su área o región la disponibilidad de agenda con los prestadores de salud más cercanos y de ser posible ahí mismo le agende la cita o en peor de los casos le diga exactamente cómo agendarla.

Este ejercicio de imaginación no es futurista y ya se está implementando para algunas enfermedades en el mundo. ¿Quiénes van a ser los primeros en hacerlo y ponerlo en producción a gran escala en Colombia?

Exploremos datos del sector salud, hagamos los análisis que sean necesarios y pongamos en marcha un piloto con un conjunto delimitado de enfermedades o trastornos con alta prevalencia. Con el tiempo y uso de la herramienta, así como con la retroalimentación y análisis de los datos nuevos que ingresan, la red neuronal aprenderá y será capaz de aumentar su precisión en los resultados. 

Usemos la imaginación una segunda vez: un día cualquiera usted está haciendo sus actividades cotidianas y recibe un correo electrónico, un SMS, un mensaje instantáneo o una llamada automática por parte de su prestador de servicios de salud invitándole a pedir una cita médica o mostrándole consejos personalizados de cuidado de acuerdo con su sexo, edad, lugar de residencia, historia clínica, entre otros datos, usando modelos predictivos de big data. ¿Lo han llamado alguna vez a ofrecerle una tarjeta de crédito porque usted reúne ciertas características? Pues es el mismo principio solo que aplicado al cuidado de su salud.

Los enfoques preventivos no pueden seguir haciendo parte del mundo de las aspiraciones. Un sistema donde un afiliado pasa años sin pisar una instalación médica porque solamente va cuando le pasa algo está autocondenándose a la ineficiencia y a los altos costos en el largo plazo. En ninguna parte del mundo hace falta buscarle males al cuerpo porque el cuerpo tiene sus propios achaques y limitaciones.

Si somos un poco más ambiciosos, por no decir que, si nos adelantamos varios años hacia el futuro, podemos pensar en consolidar bases de datos anonimizadas con información clínica de millones de pacientes del país y así poder mejorar la prestación del servicio de salud en general en todos sus nodos. Las inteligencias artificiales no reemplazarían completamente los procedimientos e intervenciones profesionales especializadas, pero tarde o temprano sí se volverán herramientas auxiliares muy potentes y más precisas para procesos de diagnóstico, para formular acciones y consejos personalizados de autocuidado, para la priorización y agendamiento de citas, entre muchísimas otras utilidades dentro del sector. 

Con más ejercicios de imaginación puestos en marcha, y apoyándose en el uso de herramientas de inteligencia artificial, es posible lograr una mejor oferta de servicios de salud con una cobertura universal, en mejores tiempos y con menores costos.

Manos a la acción.

Temas destacados

Este espacio es posible gracias a

Red de Ciencia e Innovación

*Este es un espacio de opinión y debate. Los contenidos reflejan únicamente la opinión personal de sus autores y no compromete el de La Silla Vacía ni a sus patrocinadores.

Compartir
0
Preloader
  • Amigo
  • Lector
  • Usuario

Cargando...

Preloader
  • Los periodistas están prendiendo sus computadores
  • Micrófonos encendidos
  • Estamos cargando últimas noticias