¿Le queda bien el verde a Duque? El caso de la COP26

¿Le queda bien el verde a Duque? El caso de la COP26
fotojuanpabloromero.jpg

Desde abril de este 2021 un poco más del 70 por ciento de la población colombiana desaprueba la gestión del presidente y, aunque a mí nunca me han llamado a preguntarme, si me llaman, yo también diría que la desapruebo.

A pesar de lo anterior, yo sigo al presidente en Instagram en un ejercicio un poco masoquista y también de entrenamiento de tolerancia. No puedo yo estar tan radicalmente en desacuerdo con una persona y no escucharla. El Instagram del presidente es interesante y, a veces, lo que pone allí me conflictúa profundamente. Sin embargo, en algún momento del mes de septiembre, mientras desayunaba, observé que Duque estaba suelto como gabete publicando cosas sobre medio ambiente, principalmente en temas internacionales.

Decidí entonces, mientras tomaba mi café matutino del 21 de octubre de este año, hacer un ejercicio de investigación un poco perezoso, que consistía en hacer un barrido del último mes de la cuenta de Instagram del presidente (posts desde el 20 de septiembre hasta el 21 de octubre de 2021).

El ejercicio, al ser perezoso, fue corto. Sin embargo, no dejó de arrojar resultados interesantes. 

Como primera medida, el tema más mencionado a nivel internacional por el presidente, tanto en Colombia como en visitas oficiales o eventos internacionales, fue el cambio climático. Este tema se trató con actores tan importantes como el secretario de Estado de los Estados Unidos, el presidente del Banco Mundial, la directora del Fondo Monetario Internacional, Michael Bloomberg, el primer ministro del Reino Unido, Jeff Bezos y el presidente de Costa Rica. 

Los otros temas mencionados en una menor proporción fueron el medio ambiente, la biodiversidad y la transición energética (secretario general de las Naciones Unidas, presidente de Conservación Internacional, secretario general de la OEA y el presidente de Brasil).

Lo anterior muestra que, por lo menos en ese periodo de tiempo, el presidente encontró en el medio ambiente, concretamente en el cambio climático, un componente político que le permitió moverse más fácil en la esfera internacional, logrando una interacción de muy alto nivel que, por asociación, podría llegar a mejorar su imagen.

Lo anterior puede tener varias explicaciones. Mi teoría es que se juntaron dos aspectos: el primero, la sostenida desaprobación del presidente; y el segundo, la proximidad a la COP26 de Glasgow. Frente a esas dos, el presidente, muy bien asesorado, decidió apostarle duro al verde (al cambio climático, no al partido).

Quienes lo asesoraron (creo yo que el ministro Carlos Correa, que junto con Gilberto Murillo y Juan Lozano son los que mejor han entendido las posibilidades políticas de esta cartera) entienden que el cambio climático es cada vez más rentable políticamente, y mucho más con la COP a la vuelta de la esquina.

De hecho, el artículo “Cobertura del cambio climático en los medios digitales de América Latina” (de Freyle y Arroyave) analiza el cubrimiento del cambio climático en los medios más influyentes de siete países de América Latina durante las últimas cumbres mundiales de cambio climático (Lima, 2014; París, 2015; Marruecos, 2016; y Bonn, 2017) y encuentra, entre otras, que el enfoque de la cobertura de estos medios es principalmente político e internacional, y a su vez que los protagonistas de las noticias son políticos y no científicos.

Yo creo que la apuesta le salió bien a Duque, no solo previo a la COP, sino también durante la conferencia. El presidente mojó prensa de lo lindo a nivel internacional, y acá, a nivel local, también. Pudimos ver fotos del presidente, entre otros, con Boris Johnson del Reino Unido, Justin Trudeau de Canadá, Carlos Alvarado de Costa Rica, el príncipe Carlos y el mismísimo Joe Biden de los Estados Unidos.

Lo anterior, para mí, es conflictivo, porque el presidente no me cae bien, pero lo que hizo fue importante para Colombia. Y no me refiero a los resultados formales de la COP para el país; me refiero a lograr que la gente hable cada vez más de cambio climático. En esencia porque hace que este tema sea más visible en la agenda nacional e internacional, lo cual es fundamental para la acción a través de la política pública y la cooperación internacional, que eventualmente podría materializarse en recursos que son inmensamente necesarios para financiar la gestión climática nacional.

Lo que hizo el presidente también fue importante porque, mientras estaba por allá tomándose fotos, las redes sociales y diferentes medios le dieron voz a varios actores que hicieron fuertes señalamientos sobre la mala gestión ambiental de Colombia. Esto, permite que la capitalización política a nivel internacional tenga un peaje, en la forma de cuestionamientos críticos, que auditen escépticamente los cuentos de hadas que se presentan en el exterior.

Espero de todo corazón que reconocer la importancia y la urgencia de trabajar en gestión del cambio climático sea algo cada vez más político en Colombia y espero también que quienes se postulen a la Presidencia tengan propuestas sensatas en este frente y que, si no es así, les apretemos duro desde la opinión hasta que lo hagan, sin importar si son de izquierda, derecha o de centro.

Temas destacados

Este espacio es posible gracias a

*Este es un espacio de opinión y debate. Los contenidos reflejan únicamente la opinión personal de sus autores y no compromete el de La Silla Vacía ni a sus patrocinadores.

Compartir
Preloader
  • Amigo
  • Lector
  • Usuario

Cargando...

Preloader
  • Los periodistas están prendiendo sus computadores
  • Micrófonos encendidos
  • Estamos cargando últimas noticias