María Roa pdte. Sindicato Empleadas Domésticas #TrendingLíder360º

Html

150928 MR.png

María Roa es presidenta del sindicato Unión de Trabajadores del Servicio Doméstico UTRASD, que impulsa el proyecto de ley sobre prima obligatoria para empleadas domésticas. 

María Roa - la Red Líder

María Roa - La Silla Líder

María Roa - la Red Líder

María Roa - la Red Líder

María Roa - la Red Líder

Líder en vídeo: 

Discurso María Roa premios Mejores Líderes de Colombia 2015

Entorno del líder

Todo liderazgo surge de unas influencias en la vida: personales, intelectuales, vivenciales, de todo tipo. ¿Cuáles diría usted que son esas influencias que han determinado su estilo y sus motivaciones de liderazgo? 

Son personales.

Este liderazgo empieza cuando llego a Medellín y me toca hacer grandes filas para conseguir trabajo doméstico y empiezo a ver la explotación, la discriminación, la falta de derechos laborales de las mujeres. Eso me motivó.

Soy víctima del desplazamiento forzado. Esto me motiva a luchar por los derechos y a ser líder para buscar las entidades pertinentes que nos puedan ayudar, que nos abran la puerta. Buscar a quién le corresponden los casos de las trabajadoras del servicio doméstico, porque lo viví.

La confianza en sí mismo es fundamental para el liderazgo. ¿De dónde proviene su confianza en sí mismo?

Mi confianza viene desde adentro. Siempre digo que uno debe confiar en lo que hace y dar confianza.

Si yo doy esa confianza, hablo con confianza y muestro cómo pueden ser las cosas, la gente va a confiar en mí. Se van a dar cuenta de lo que puedo hacer. No voy detrás de nadie, ni nada, hago todo, sin esperar nada a cambio.

Las adversidades ayudan a formar el carácter y la personalidad del líder. ¿Qué adversidades ha tenido que superar?

No es fácil llegar hasta donde hemos llegado.

No he sido yo sola, somos todo un grupo. Cuando hay un grupo, un colectivo, es que se logran las cosas. Las cosas no se logran solas porque yo soy María Roa, las cosas se logran en colectivo.

Dentro de eso siempre hay dificultades, así como hay cosas bonitas hay cosas duras, pero se pueden lograr.

Por ejemplo, el mayor reto es que no tenemos un pago por hacer lo que hacemos en UTRASD. Hay muchas cosas que dentro de mi hogar y mi vida cotidiana necesito y otras que dejo de hacer por dar esta lucha.

¿Cuál es el origen regional de su familia?

Somos negros. Mis papás son chocoanos, pero se vinieron del Chocó y se radicaron en Apartadó, y de ahí somos todos, mis hermanos y yo.

Mi origen viene de la raza negra e indígena, porque mis abuelos son indígenas, el papá de mi mamá y el papá de mi papá.

¿Cuáles fueron sus primeros rasgos, actos, o insinuaciones de liderazgo?

Mis primeros actos para liderar y ser presidenta de UTRASD vienen de atrás. Ya las mujeres me conocían.

Empecé a tener liderazgo a raíz de que en torno al asentamiento donde yo vivía en Medellín, todas las mujeres y familias de allí éramos víctimas del desplazamiento. Eso fue en el año 1997.

Después llegué a un asentamiento de comunidades negras, todos éramos negros, desplazados, veníamos de Urabá, del Chocó, del Pacífico. Ahí conocí a un amigo que me dijo que podía sacar mi carta de desplazada, porque nos mataron una hermana en Apartadó y nosotros no habíamos denunciado esa muerte por miedo.

Desde allí empecé. Siempre he sido muy emprendedora. Fui conociendo muchas entidades que podían ayudar a la población desplazada. Fui primero a la Cruz Roja por subsidios de alimentación y luego a Acción Social para hacernos seguimiento junto con la UAO (Unidad de Atención y Orientación a Desplazados).

Con estos logros empiezo a ayudar a un grupo de mujeres cercanas, las llevamos a Acción Social para que les dieran ayudas, a la UAO, a la Cruz Roja. Cuando les preguntaban que cómo hacían para obtener esas ayudas, ellas decían “María Roa nos llevó y nos ayudó”.

Así fui generando empatía con las mujeres y conociendo a otras que me pedían que les ayudara. Todas venimos de la misma situación, por eso quiero que ellas también tengan. Si el gobierno y el Estado da estas ayudas, ¿por qué ellas no las pueden tener? Si esas ayudas son para nosotros, para toda la población desplazada víctima del conflicto armado.

Así fui divulgando, y me conocí con dos compañeras más que me ayudan a gestionar este proyecto y a buscar más mujeres. Una de ellas es Flora Inés Perea, hoy vice presidenta del sindicato y otra es Eliana.

Buscamos más entidades que nos quisieran ayudar y mujeres que quisieran estudiar, terminar primaria y bachillerato. Un grupo de mujeres, junto conmigo y con el apoyo de esa entidad, terminamos el bachillerato.

Así me fui expandiendo y dando cuenta que yo tenía ese liderazgo, que podía ayudar a otras mujeres, a otras personas. Nos convertimos en un grupo, porque el asentamiento era muy grande, teníamos líderes por sector.

Cuando alguien iba al asentamiento preguntando quién era el líder, con quién podía hablar, decían: “con María Roa”.

Varias entidades entraban al asentamiento, tomaban fotos, nos daban cualquier cosa y se iban con sus proyectos. Una vez reuní a la comunidad junto con una de estas organizaciones y les dije “nosotras somos el espejo para ustedes, pero cuando ustedes realizan sus logros nos dejan la parte oscura del espejo. Nosotras somos un reflejo para que ustedes puedan lograr la reflexión bonita del espejo, la muestren y nos dejen la parte oscura. Luego sigue el mismo acercamiento, de la misma manera, por la vulnerabilidad de la comunidad”. Me decían “es verdad”.

Yo no dejaba que llegaran al asentamiento y le tomaran fotos a los niños, porque eran niños desnudos, enfermos.

Luego conocí a Ramón Perea, de CARABANTÚ (Corporación Afrocolombiana de Desarrollo Social y Cultural), me cuenta cuál es el proyecto y de la mano de la ENS (Escuela Nacional Sindical) y CARABANTÚ empieza una investigación y me dan la idea del sindicato.

Fue muy duro, porque las chicas decían “¿un sindicato? No, hagamos un grupo, una corporación”. En la ENS nos explicaban que el sindicato, a pesar de todos los clichés, es una institución más de la democracia para gestionar unos derechos. Las chicas no entendían, pensaban que íbamos a lanzar piedras, por lo que se conocía en los tiempos de antes, que las manifestaciones de los sindicatos eran horribles.

En las primeras reuniones estábamos casi de acuerdo en todo, menos en que fuera un sindicato. La ENS asesora sindicatos y organizaciones sobre el tema sindical, sin ser un sindicato, nos decía que el sindicato era la organización natural para nuestro objetivo.

¿Cuántas personas pertenecen a UTRASD?

Nació con 28 personas en abril del 2013. En este momento hay formalmente registradas 127.

¿Cuál es la edad promedio de los miembros?

La edad promedio es de 37 años.

¿Cuál es el ingreso promedio de una trabajadora del servicio doméstico?

En la investigación Barriendo la Invisibilidad sobre empleadas domésticas, de la mano con Fundación Bien Humano, El 61.9% tiene un promedio de ingresos mensuales entre $162.000 y $322.000, cuando el salario mínimo legal era de $636.000 (en dólares: entre USD 81 y USD 161, cuando el salario mínimo era de USD 318 y el dólar a $2.000 CO).

¿Cuál es el proyecto de ley sobre la prima y en qué consiste?

El proyecto incluye dos partes sustantivas. Una, lo referente a la prima, que tiene que ver con hacer obligatorio el pago de la prima a empleados domésticos. Para que sea posible la difusión de ese articulado se necesita cambiar un concepto del Código Sustantivo de Trabajo, que dice que la prima sólo se paga en las empresas a sus empleados. Como la casa no es una empresa, habría que cambiar ese concepto, que también va para hogares.

Todos los empleadores deberían pagar la prima apoyados en dos conceptos de la Corte Constitucional: la casa no es solamente una unidad económica consumidora, sino productiva, y que la Encuesta Nacional de Uso del Tiempo, que hizo el DANE a partir de la Ley de Economía del Cuidado de 2011, confirmó que el aporte económico de los hogares a la economía del país consistiría en el equivalente al 20.4% del PIB si se valorara.

La segunda parte de la ley de prima, es que obliga a hacer una Mesa de Trabajo Concertada para la definición de la agenda del Convenio 189. Es una mesa concertada entre el gobierno e instituciones de la sociedad civil que vele por los derechos, en general, y por los asuntos domésticos. 

 

María Roa - la Red Líder

 

Iniciativa de liderazgo

 

¿En qué consiste su iniciativa de liderazgo?

Seguir luchando y velando por todos los derechos de las mujeres del servicio doméstico.

Demostrar que las mujeres debemos tener esos logros y llegar mucho más allá, no quedarse sólo en ser una empleada doméstica. La lucha que más damos, es por nuestros hijos. Queremos que nuestros hijos tengan y hagan un cambio.

Como mujeres queremos que se nos paguen todos nuestros derechos laborales, así sea el mínimo.

A futuro queremos poder brindarle a nuestros hijos, queremos que sean universitarios; muchos quieren ser universitarios y no seguir en lo mismo, porque en ocasiones hay hogares en los que nuestras hijas también van a trabajar en el servicio doméstico siendo muy niñas, de 15 o 16 años, porque la necesidad nos obliga a llegar hasta allá. Hay que ayudar en la casa, a veces hay mamás enfermas, cabeza de hogar.

Es un reto enorme, pero importante y muy bonito porque nosotras queremos aportar, sin la necesidad de tener tantas cosas. Decimos que no nos gusta vivir en la riqueza ajena, nos gusta vivir en nuestra pobreza. Yo no quiero ser feliz en la riqueza de nadie, yo quiero ser feliz en mi pobreza.

¿Actúan sólo en Antioquia o se han expandido a otras ciudades?

En comunicaciones nos hemos extendido por todo el país, incluso internacionalmente. Existe la Federación Internacional de Trabajadores Domésticos, tenemos conexión con ellos y cuatro o cinco organizaciones internacionales de la sociedad civil que promueven los derechos de las empleadas domésticas.

Precisamente a final de este mes en Medellín va a haber un Congreso Internacional de Trabajadoras Domésticas de Latinoamérica y el Caribe.

En cuanto al trabajo de base en este momento se está abriendo en Apartadó, porque la ENS tiene un trabajo muy importante ahí.

Definitivamente, el objetivo junto con los proyectos de cooperación internacional, busca tener seccionales en Apartadó, Bucaramanga, Bogotá, Cali y Cartagena. 

¿Cuáles han sido los principales obstáculos que ha tenido que superar para desarrollar la iniciativa?

El año pasado iniciamos en abril, y en octubre no teníamos recursos, porque la ENS aporta el transporte y la alimentación para el tiempo que estuviéramos en la Escuela, porque ahí nos reuníamos un domingo al mes para hacer seguimiento y hablar de género y derechos.

Me decían “¿María cuándo vamos a volver? María no hemos vuelto”, pasó noviembre y diciembre así. En la ENS me dijeron que  estaban buscando recursos, porque nosotras no podíamos parar. Si parábamos se quedaba el sindicato ahí.

En diciembre se pudo volver a reunir plata, empecé a buscar de nuevo a las mujeres y nos volvimos a reunir. La Escuela nos dijo lo que había pasado, nos habíamos excedido por la emoción y los pocos recursos que la Escuela había recogido para nuestro grupo se habían agotado.

Nuevamente empezamos a buscar recursos, a reunirnos, a buscar más mujeres. Seguimos creciendo cada día más y el trabajo que hemos hecho con Andrea Londoño de la Fundación Bien Humano, ha sido muy lindo y muy gratificante.

¿Cuáles han sido los principales aciertos?

Se ha logrado, en tan poquito tiempo que lleva este sindicato, muchas cosas. Cuando iniciamos, dijimos “vamos a apostarle a esto a ver qué va a pasar, qué provecho le vamos a sacar a este sindicato”, nos preguntábamos si íbamos a lograr visibilizar los derechos de las mujeres.

Ha sido un logro para las mujeres, para sus derechos laborales y de género, para darles subsidios y afiliación a caja de compensación a sus familias. Mis hijos nunca tuvieron subsidios, yo nunca tuve una EPS, ni riesgos laborales, ni subsidio de transporte, nunca.

Yo me ganaba 270.000 pesos mensuales y me los daban cada primero del mes, no sueldo quincenal.  Eso era como decir “juéguesela”.

Hablando en estos días decíamos que hemos logrado mucho, ¡qué felicidad! Tenemos Caja de Compensación, tenemos derecho a un mínimo con todas sus prestaciones, derecho a riesgos laborales. Muchas mujeres salen enfermas, sin pensión y cuando uno trabaja tanto, uno tiene derecho, en esa etapa de su vida, tiene derecho a sentarse. Uno debe tener una recompensa y nosotras no la tenemos.

Por eso estamos en esta lucha. Queremos que se valore eso, que podamos tener esos logros tan grandes, para mucha gente es pequeño, para nosotras es inmenso, es el mundo.

Cada día que nosotras nos levantamos y vamos a lugares ajenos, vamos dando paz, porque yo voy a un hogar donde la gente se va a trabajar y educo a los niños, no lo están haciendo los papás, lo estoy haciendo yo. Lo estamos haciendo las mujeres del servicio.

Para llegar hasta allá, uno tiene que ser humilde. Me considero humilde y soy humilde. Sólo queremos ser visibles, que se nos reconozca sin esperar nada a cambio.

¿Cuáles han sido los principales aliados?

Andrea Londoño, comunicadora, los periodistas Sandra Milena Muñóz, Teresa Aristizábal y Viviana Osorio de la ENS, Ramón Perea, María Eugenia y Edith de CARABANTÚ, la Fundación Bien Humano, las congresistas Angélica Lozano y Ángela María Robledo y la magistrada María Victoria Calle, que fue la magistrada ponente.

Links de Interés:

Hablemos de Empleadas Domésticas

Corte Constitucional: Sentencia C-871/14

"Hay un millón de empleadas domésticas"

Lo que una líder de empleadas domésticas dijo en Harvard

"¡No estamos solas!"

Escuela Nacional Sindical: Empleadas del servicio doméstico de origen afro crean sindicato en Medellín

Crean el primer sindicato de empleadas domésticas del país en Medellín

El discurso de las empleadas domésticas en Harvard

Carabantú

Fundación Bien Humano

Ministerio de Trabajo: Guía laboral de servicios domésticos

Redes Sociales:

Facebook: /Hablemos de Empleadas Domésticas

Twitter: @Empleadas_hogar

Youtube

Vea el Histórico de Publicaciones de la Red Líder

Temas destacados

Historias relacionadas

*Este es un espacio de opinión y debate. Los contenidos reflejan únicamente la opinión personal de sus autores y no compromete el de La Silla Vacía ni a sus patrocinadores.

Compartir
0
Preloader
  • Amigo
  • Lector
  • Usuario

Cargando...

Preloader
  • Los periodistas están prendiendo sus computadores
  • Micrófonos encendidos
  • Estamos cargando últimas noticias