Movilidad sostenible para Bucaramanga (II)

Html

web_dsc_2560copyc_big_ce_VL401366_MG18474294.jpg

Continuando con la breve exposición del análisis realizado durante algunos meses, seguiré con la segunda parte de la entrada en La Silla.

Continuando con la breve exposición del análisis realizado durante algunos meses, seguiré con la segunda parte de la entrada en La Silla. La Dirección de Tránsito es un mundo de posibilidades, fortalecerla, generar confianza y orgullo en la ciudadanía, el tránsito debe estar dedicado a salvar vidas, a que la gente llegue cómoda a destino.  

Informalidad, legalidad y taxis

Debemos como ciudad encarar el desafío del moto- taxi, las plataformas de transporte y el taxi convencional con un elemento común, los tres tipos de servicio cuentan con condiciones laborales de informalidad, y en general bajos requisitos por parte de las empresas para reclutar a sus conductores. 

Acá el asunto debe ser claro, es el Área Metropolitana de Bucaramanga y no la Dirección de Tránsito los encargados de regular la prestación del servicio público de transporte. Las condiciones del mercado han cambiado y el regulador del servicio tiene que intervenir reduciendo la capacidad transportadora de las empresas, revisando las condiciones de vinculación laboral de los conductores, regulando la calidad del servicio. 

Nuestros taxistas están trabajando jornadas de doce horas y deben responder por tarifas que los condenan a la guerra del centavo, la mayoría de ellos no son dueños del vehículo que conducen, y no aportan al Sistema de Seguridad Social ni en salud, ni pensión. Tampoco cuentan con el derecho a descansos remunerados y el día que enferman son reemplazados por un “turnador” sin recibir paga. 

Ahora bien, las plataformas de transporte acogen a un clase media empobrecida, a nivel nacional el 63% de los conductores cuenta con formación técnica o profesional y la falta de empleo los impulsa a asumir el riesgo de transportar personas como medio de subsistencia. 

El debate no es entonces el de llenar grúas con vehículos inmovilizados, el debate es sobre el desempleo del 10,7 por ciento o de la informalidad del 60 por ciento en la ciudad. Bucaramanga no cuenta con el número de vacantes necesarias para suplir la demanda de empleos formales. 

Para el caso de los “mototaxistas” se asocia este fenómeno al desempleo en las poblaciones más pobres de la ciudad, acompañado de un diseño ineficiente de las rutas de transporte. La ciudad impulsó Metrolinea dejando grandes áreas sin cobertura, como es el caso de las comunas 1, 2 y 14, hecho generador de la necesaria respuesta del mercado. Alguien cubrió la demanda, así mismo, el bajo ingreso económico en estos sectores impulsan a las personas a buscar fuentes informales de empleo. 

La medida tampoco puede ser allí represiva, debe buscarse la reconversión laboral, pero sobre todo, orientar el gasto público al fortalecimiento del sector productivo, no a las medidas temporales e ineficientes. 

Corrupción, agentes de tránsito e inspecciones de tránsito

En Colombia la cultura de la ilegalidad se encuentra en todas las capas de la sociedad. Corromper al funcionario público para favorecer intereses privados se encuentra completamente normalizado, acá hay una doble vía, no solo es el funcionario el que constriñe al ciudadano, es cada sujeto que ante su falta encuentra el atajo en el soborno. 

Para evitar la corrupción el único camino posible es la voluntad, al interior de la organización se cuenta con un control interno disciplinario que debe ser funcional para aquellos funcionarios que se pasan de la línea, muchos de ellos son aforados sindicales.  Si alguien rompe la regla debe asumir la consecuencia de los actos.

Debo aclarar acá, en nuestra corrupta sociedad muchos funcionarios y contratistas son honestos, cumplen con sus deberes y son técnicos en su trabajo, la manera de controlar es teniendo canales directos de denuncia que generen confianza, si no sucede nada después de denunciar las personas le restan legitimidad al trabajo de la Dirección de Tránsito y eso no se puede permitir. 

Las inspecciones de tránsito deben funcionar con la majestad del caso, desde hace muchos años aprendí que el “pilar más firme para el buen gobierno es la recta administración de justicia”, modelos como el de la Superintendencia de Industria y Comercio son completamente funcionales y eficientes, y allí se deben hacer inversiones locativas que faciliten el trabajo de los inspectores que sin lugar a dudas tienen una sobre carga laboral. 

Para la ejecución del presupuesto de la entidad no se requieren soluciones mágicas, planificar de manera técnica las inversiones, cumplir de manera estricta con las normas sobre contratación y estimular la competencia a través de la socialización de las oportunidades para las empresas que desean ser proveedoras de la entidad es la forma más segura de cumplir con la tarea, y sobre todo, reducir al máximo posible los costos de funcionamiento. Colombia es un país pobre, y los ciudadanos no esperan funcionarios públicos llenos de lujos y privilegios, esperan verdaderos servidores del interés general. 

Bici usuarios e infraestructura de la bicicleta

Es del interés de la Dirección de Tránsito la agenda de la bicicleta. La pasada administración hizo sus mayores esfuerzos en alcanzar los 20km de infraestructura para la bicicleta, pero aún se debe terminar y proteger. Al principio a las personas les cuesta adaptarse al cambio, y allí el control sobre la exclusividad del bicicarril es fundamental. 

Así mismo, incentivar el uso responsable de la bicicleta es fundamental.  Se encuentran catalogados como usuarios vulnerables de la vía, así que la exigencia a los elementos de seguridad tales como el casco, o las señales luminosas, el chaleco en horas de la noche son fundamentales para proteger la integridad física de los ciclistas. 

Bucaramanga es una ciudad que permite el uso de la bicicleta, aún cuando el clima puede ser complejo, para ello se debe continuar con el proceso de sensibilización a organizaciones públicas y privadas para el uso de este medio de transporte por parte de sus trabajadores.  Uno de esos incentivos son jornadas de descanso adicionales o el uso gratuito de duchas o parqueaderos, la Unab es un referente al igual que la UIS en esta área. 

Fomentar el uso del servicio de bicicletas públicas es clave para reducir la huella de carbono que está intoxicándonos sin tener información clara sobre este fenómeno. Debe ser un esfuerzo que se mantenga en el tiempo, desde el inicio ha sido un éxito, así que mantener lo que existe y expandir la oferta es clave en este proceso. 

Los bici usuarios que realizan paseos por rutas como la subida al Picacho deben entrar en cintura por varias razones. La primera, es una carretera nacional en pésimas condiciones, es una exposición innecesaria al riesgo. La segunda, porque se necesita ofrecer condiciones de seguridad para la práctica del deporte, por tal razón un grupo de agentes de tránsito debería escoltar en dos horarios al día al grupo que decida practicar este deporte. 

Acá nuevamente es más un trabajo social, es una conversación con aquellas personas que practican el deporte, entre ellos se comunican, tienen grupos muy consolidados y debemos lograr su protección, de hecho volviendo al tema de calidad del aire subir al aeropuerto los sábados en la mañana aumenta el riesgo por la pésima calidad del aire de la ciudad, la nata que vemos al subir no es una nube baja, es el material particulado. 

Finalmente, la ciudad debe acostumbrarse progresivamente a la bicicleta, en los colegios podríamos tener rutas para chicos que en las mañanas la usen, también se hace necesario trabajar el enfoque de género para las usuarias de este medio de transporte. 

Metrolinea

Desde la Dirección de Tránsito hay mucho por hacer. En la entrega anterior fui claro en la necesidad de mejorar las condiciones de servicio para usuarias del sistema, así mismo tener a los escasos agentes de tránsito con los que dispone la ciudad priorizando el paso de buses en horas pico mejoraría las velocidades de desplazamiento, es importante analizar técnicamente la solución, aunque es evidente lo lejos que estamos de un remedio definitivo. 

Existen complicaciones que van más allá de las vías de Bucaramanga. El mantenimiento al corredor entre Floridablanca y Piedecuesta está a cargo del INVIAS, que sigue a través de un contratista recaudando plata de los peajes de Pescadero y San Gil, pero aún no sabemos para dónde va el recaudo porque la carpeta (asfalto) está completamente desgastado, y en algunos puntos se encuentran tantos huecos que se ha convertido en un verdadero riesgo para la seguridad vial.

El Municipio de Bucaramanga cuenta con una Secretaría de Infraestructura que por su diseño institucional no está especializada en obras de infraestructura vial, es genérico su trabajo. Por esa razón, la Dirección de Tránsito debe estar en capacidad de liderar y apoyar los diseños de vías tan importantes como la doble calzada “La Virgen – La Cemento” que es clave para el uso del portal del Norte de Metrolinea. 

Así las cosas, más allá de los asuntos operativos del sistema que es una competencia directa de la empresa industrial y comercial del Estado, se deberá formar un centro de control unificado que integre las rutas de transporte, las emergencias, la red de semáforos y eventuales cámaras de multas para garantizar la exclusividad del carril dedicado al Sistema Masivo de Transporte.

Metrolinea está lejos de ser ideal, pero si nos dedicamos a construir un mejor futuro para la ciudad debemos pensar en que dejemos el carro y volvamos al bus. Viví en carne propia el infierno del transporte público porque durante mi época de estudiante montaba en bus y vivía en Piedecuesta. La culpa tiene nombres propios y debemos remontarnos a los gobiernos liberales de Honorio Galvis, Fernando Vargas y Luis Francisco Bohórquez, dirán que es exceso de retrovisor pero Rodolfo Hernández dejó listos los portales de Piedecuesta y Girón, y próximamente el Norte, situación que jamás había sucedido antes de su llegada al poder. 

 

Próxima entrega: aún quedan algunos temas por tratar, los cuales serán dedicados a una tercer entrega. 

Temas destacados

Historias relacionadas

*Este es un espacio de opinión y debate. Los contenidos reflejan únicamente la opinión personal de sus autores y no compromete el de La Silla Vacía ni a sus patrocinadores.

Compartir
0
Preloader
  • Amigo
  • Lector
  • Usuario

Cargando...

Preloader
  • Los periodistas están prendiendo sus computadores
  • Micrófonos encendidos
  • Estamos cargando últimas noticias