Palabras preciosas y legado de la Comisión

Palabras preciosas y legado de la Comisión
carlos_beristain.jpg

En "El enigma del don", Godelier habla de que no todos los objetos intercambiables tienen el mismo valor. Y que hay cosas que se dan porque hay cosas que se guardan.

Hay objetos moneda que se intercambian, se venden o se compran. Hay otros objetos preciosos cuya propiedad es inalienable, pero no su uso. Y hay objetos sagrados, que son inalienables e intransmisibles. Los objetos moneda pueden viajar entre el nosotros, el ustedes o el ellos. Los objetos preciosos tienen otro valor que el de mercancía.

En el exilio, cada quien tiene esos objetos preciosos que pueden compartirse entre quien se exilia y la sociedad de acogida, convirtiendo este adjetivo en un antídoto contra la marginalización. Un tipo de lazo que supone un proceso de integración y biculturalidad entre el aquí y el allá.

Los objetos preciosos son inútiles o inutilizables en las actividades de la vida cotidiana, abstractos, bellos y por tanto fuentes de emoción. El intercambio de estos objetos preciosos es una forma de amistad. Los sagrados no son intercambiables, pertenecen al círculo más íntimo de lo familiar. Simbolizan la relación con los orígenes, los ancestros, los mitos de fundación de una vida colectiva, un tipo de deuda con los que ya no están.

En su trabajo con los exilios de varias guerras, Jean-Claude toma estas reflexiones para hablar de las palabras moneda, que se dirigen a no importa quien, y que significan su sentido literal, se intercambian en conversaciones y vienen con la información o descripción. Las palabras preciosas son las que traspasan su valor de uso. Llevan la marca indeleble de quien las da, y construyen un lazo de alianza. Son suficientemente íntimas como para no andar compartiéndolas por ahí. Son del círculo de las alianzas.

Toda tentativa de construir o reconstruir un lazo social pasa por el intercambio equilibrado, pero no cuantificable, de estas palabras preciosas. Las palabras sagradas no traspasan el círculo de la familiaridad. Las palabras de amor pertenecen a este círculo. También lo son las de las experiencias traumáticas como las de la guerra, tan dolorosas o duras que no pueden ser divulgadas, que ameritan un tipo de silencio o confianza que respete. Hay secretos que están impresos en una intransferible memoria colectiva.

Nos pasamos la vida intercambiando palabras moneda. Pero en el ejercicio de la toma de testimonios el círculo deviene más íntimo. Muchas veces cuando preguntamos, usamos estas. Pero la experiencia de las víctimas supone entrar en esas experiencias que solo pueden compartirse con palabras preciosas. A veces llegamos al círculo de lo sagrado. Cuando más profunda es la experiencia, mayor el círculo de intimidad.

James Pennebaker señala que hablar de estas experiencias cambia la relación entre los interlocutores. Ya nada es igual después de ese viaje juntos. Cuando hablamos de la toma de testimonios no solo recogemos historias para analizar, también cambia el tipo de relación.

La Comisión es la depositaria de esa confianza. Podríamos decir que tiene un legado de palabras preciosas e incluso de objetos sagrados que antes no habían sido compartidos.

Los mayas dicen que los caminos son de ida y vuelta. Si vas a preguntar es porque vas a hacer. Si vas a enseñar es porque vas a aprender. Tal vez de esto se trate hacer un informe de una Comisión de la Verdad. No solo escribir la historia con palabras que se intercambian y explican. También es un diálogo de palabras preciosas y sagradas que la gente nos ha compartido. Tomar un testimonio genera un tipo de desequilibrio que solo puede intercambiarse con la confianza y el respeto, que son un tipo de objeto precioso.

El desafío de un informe es que les devuelva a las víctimas y testigos un tipo de intercambio que proporcione información y explicaciones, y que cuestione al Estado, los grupos armados, la política y la sociedad. Y ojalá, habitado por esas palabras preciosas, por esos silencios sagrados, que ayuden a reconstruir ese lazo social enfermo en Colombia.

Temas destacados

Historias relacionadas

*Este es un espacio de opinión y debate. Los contenidos reflejan únicamente la opinión personal de sus autores y no compromete el de La Silla Vacía ni a sus patrocinadores.

Compartir
0
Preloader
  • Amigo
  • Lector
  • Usuario

Cargando...

Preloader
  • Los periodistas están prendiendo sus computadores
  • Micrófonos encendidos
  • Estamos cargando últimas noticias