¿Por qué las niñas?

Html

ninas.jpg

Los asesinatos y violaciones de niñas, que se han hecho mediáticos como muestra de muchos que ocurren, están unidos por una serie de patrones y creencias sexistas, que hoy perduran en la cotidianidad y pasan muchas veces desapercibidos.

¿Qué hay de común entre el secuestro, violación sexual y asesinato de la niña Yuliana Samboní (04/12/2016) por un afamado arquitecto en la capital del país y el secuestro, violación sexual y asesinato de la niña Génesis Rúa (28/09/2018) por un conductor desempleado en el municipio de Fundación?

Los une una historia de patrones culturales sexistas y misóginos; un sistema de creencias y relatos dominantes de la mujer como objeto sexual y una historia de tolerancia social e institucional.

Ambos crímenes escandalizaron la opinión pública y la indignación ciudadana abre paso a la cadena perpetua. Un solaz moral para tranquilizar conciencias.

Para desventura de quienes le apuestan a esta solución, poco servirá en un país donde la violencia contra las mujeres vende.

Los mensajes directos y subliminales sobre violencias físicas y simbólicas están presentes en programas de alto rating, vistos por millones de hombres y mujeres. Pocas familias se preocupan por los contenidos sexistas de los programas y la publicidad a los que se exponen chicas y los chicos en tv u otros medios.

La publicidad predominante sigue poniendo a la mujer en el lugar de objeto de sexual. El mensaje asimila la mujer y la niña. Es más, entre más niña la mujer, mejor. Ese es el mensaje.  

Las empresas pagan, los medios publican y hombres y mujeres consumen el mensaje. Los novelones de capos, paracos y mafiosos, cargados de violencia contra las mujeres, a nadie parece extrañar. El alto rating justifica todo.

¿Por qué la explotación sexual de niñas y adolescentes se denomina hoy turismo sexual? Un delito convertido en eufemismo. Gobernantes indiferentes; gremios turísticos y cadenas de traficantes legales e ilegales de la sexualidad de las niñas, sin ningún reato de conciencia; padres y madres que participan también del botín.

Las familias también tienen su parte. Hoy en día “maduran” las niñas a la fuerza. Las visten, las tratan, las maquillan, las exhiben como adultas. Reproducen estereotipos de género sin ninguna preocupación por las nefastas consecuencias.

Y, ¿qué decir, de las cifras del Instituto de Medicina Legal y Ciencias Forenses?: 75% de los violadores y abusadores sexuales son familiares y conocidos de las niñas. Están en su entorno cotidiano; 86% de víctimas de violencia sexual son niñas y mujeres jóvenes. ¿Todos estos abusadores y explotadores sexuales serán condenados a cadena perpetua?

La violencia sexual contra las niñas es de tal magnitud, que se requiere una solución multidimensional: la prevención necesita un esfuerzo mancomunado de grandes dimensiones: familias, instituciones educativas, empresas que financian publicidad; organizaciones de la sociedad, diferentes actores instituciones, la academia, los medios de comunicación que asuman campañas públicas de mediano y largo plazo para un cambio radical de las  prácticas culturales y creencias dominantes que propician la violencia sexual de las niñas y las mujeres.

Una educación con contenidos de respeto a la integridad y dignidad de las niñas y las mujeres, desde el preescolar hasta la educación superior y, una educación sexual desde temprana edad.

La atención integral prevista en la ley oportuna y efectiva, para que las niñas y las jóvenes sean dignificadas en el proceso de atención física, psicológica, emocional, social y familiar. Más que rutas de atención, se requieren instituciones que brinden una atención integral de calidad.  

Y, una penalización pronta y efectiva: fiscales y jueces (hombres y mujeres) disponen de herramientas para castigar ejemplarmente a estos criminales.  

Queremos niñas seguras y entornos familiares y sociales seguros para su integridad y dignidad; niñas dedicadas a potenciar sus capacidades, talentos y habilidades. ¡Niñas inteligentes, seguras y felices!

 

Temas destacados

Este espacio es posible gracias a

Mujeres

*Este es un espacio de opinión y debate. Los contenidos reflejan únicamente la opinión personal de sus autores y no compromete el de La Silla Vacía ni a sus patrocinadores.

Compartir
0
Preloader
  • Amigo
  • Lector
  • Usuario

Cargando...

Preloader
  • Los periodistas están prendiendo sus computadores
  • Micrófonos encendidos
  • Estamos cargando últimas noticias