¿Por qué no mejora la seguridad en Barranquilla?

¿Por qué no mejora la seguridad en Barranquilla?

En días pasados, participé en un espacio que contaba una Barranquilla no contada. Donde existen, y no de manera reciente, unas dinámicas de violencia que se están desarrollando en el territorio.

Tal como lo mencionaba Deivis Flórez, la Alerta Temprana emitida por la Defensoría del Pueblo advierte sobre las violaciones sistemáticas de los derechos humanos, el desplazamiento forzado, asesinatos a líderes y lideresas sociales, el recrudecimiento de la violencia en zonas periféricas y ribereñas, la vulnerabilidad de los niños, niñas y adolescentes, que son caldo de cultivo para las bandas criminales que se están reagrupando y asociando a estructuras criminales nacionales e internacionales.

El observatorio de seguridad de la Universidad del Norte indica que entre enero y julio del 2021 los hurtos callejeros aumentaron a 4.172 y a negocios subieron a 623 casos.

Las lesiones personales siguen en aumento con 1.033 casos, se reportaron 889 por violencia intrafamiliar, y por delitos sexuales fueron 309 casos. Además hubo cinco secuestros.

Barranquilla es la cuarta ciudad con más homicidios en Colombia, con un 14,81 %, superando a Medellín (9,33 %) y Bogotá (8,41 %) según datos del Dane. En los primeros seis meses del año, se han cometido 192 homicidios en la ciudad, un aumento del 19 % en comparación con el 2020.

Si analizamos años anteriores, eran y siguen siendo las problemáticas más sensibles para la ciudadanía barranquillera y una tarea pendiente de los que por años nos han gobernado.

La institucionalidad lleva años con la misma receta, pie de fuerza, infraestructura, cámaras de seguridad, drones, helicópteros. ¿Cuánto nos cuesta esto y qué impacto ha tenido?

Al contrario de mejorar, hemos aumentado en secuestros y actos terroristas, como las granadas en la zona centro de la ciudad a inicios de este año. En este mismo sentido, la militarización, estrategia implementada en distintos gobiernos cuando se recrudece la violencia en la ciudad, para dar la sensación de ley y orden sin efectos o impactos realmente medibles.

El panorama anterior revela que el alcalde asume la seguridad como un tema de percepción y negacionismo. El docente Luis Trejos plantea que la negación de estas problemáticas parece que fuera una conducta reiterada de todos los que llegan a dirigir la ciudad, y el problema que produce esta negación es que conduce a hacer malos diagnósticos sobre la naturaleza de esa inseguridad, como el diagnóstico dado por el alcalde en un video que la prosperidad es la que nos tiene bajo estas circunstancias y los vagos diagnóstico del Plan de Desarrollo. Y en este sentido, al tener unos diagnósticos errados, la receta de soluciones también como vemos es equivocada.

Estamos en mora de tomarnos el tema de la seguridad en serio y pensarnos en una política pública de seguridad transversal que no se agote en cuatro años, hay que poner cimientos fuertes para atacar estas problemáticas y no estar bajo la incertidumbre y la improvisación.

Hay que hacer un gran pacto de gobernanza donde participemos todas y todos, y tengamos acuerdos mínimos de las causas para atenderlas y no seguir en los efectos sistemáticos que no se resuelven.

Hay que pensar en la oficina de seguridad y convivencia, que tenga una mirada holística del problema, que plantee acciones orientadas a la prevención del delito y la represión a las organizaciones criminales y a los mercados criminales, que articule con todos los entes de seguridad y justicia para reducir los delitos y en especial el homicidio y bajar los índices de impunidad.

Para concluir, la realidad es perturbadora y tenemos un mal manejo de la seguridad, hay que preguntarnos: ¿quién lidera este tema en la ciudad? ¿Quién debe asumir la responsabilidad?

La solución, señor alcalde, no la debe ir a buscar en Bogotá, abra el diálogo con todas y todos los actores de Barranquilla, escuche las recomendaciones que hace años la sociedad civil viene haciendo de manera persistente en este tema y en los impactos sociales que estas dinámicas imponen en el territorio.

Finalmente, articulé con los demás alcaldes del área metropolitana para pensar y ejecutar estrategias integrales y articuladas para atender de manera rápida y eficaz la seguridad e integridad de la ciudadanía barranquillera y del Área Metropolitana.

Temas destacados

Este espacio es posible gracias a

Rural

*Este es un espacio de opinión y debate. Los contenidos reflejan únicamente la opinión personal de sus autores y no compromete el de La Silla Vacía ni a sus patrocinadores.

Compartir
0
Preloader
  • Amigo
  • Lector
  • Usuario

Cargando...

Preloader
  • Los periodistas están prendiendo sus computadores
  • Micrófonos encendidos
  • Estamos cargando últimas noticias