Preocupaciones económicas, cuarentena y aprobación del gobierno

Html
Informalidad covid %281%29.jpg

Informalidad covid (1).jpg

Se debe buscar políticas diferentes para responder a las preocupaciones de los informales y los beneficiarios de subsidios por la pandemia. Es más importante la reactivación económica que los subsidios.

Para cerrar este año me gustaría compartir con ustedes los resultados de un documento que escribí hace poco sobre algunas preocupaciones económicas personales y sociales de los colombianos, el cumplimiento del aislamiento social y la aprobación del gobierno nacional y local en época de cuarentena y post cuarentena.

Para el análisis usé información de las encuestas Solidaridad 1 y Solidaridad 2 realizadas por Profamilia. El documento completo lo pueden encontrar aquí. Empiezo describiendo los resultados principales y finalizo con una breve discusión sobre políticas públicas. 

Empecemos con las preocupaciones económicas personales que surgieron a partir de la aparición del covid. La Gráfica 1 muestra el porcentaje de personas que reportan estar muy preocupadas (en el periodo de cuarentena y post cuarentena respectivamente) por cada uno de los siguientes tres aspectos: (1) desabastecimiento de comida, medicamentos e insumos médicos; (2) perder el trabajo, no poder trabajar y quedarse sin dinero por perder el trabajo, y (3) no poder pagar el arriendo o los servicios públicos.

Tres cosas para resaltar. Primero, el porcentaje de personas con estas preocupaciones es alto, más del 50 por ciento. Segundo, aunque las preocupaciones por desabastecimiento cayeron en el periodo post cuarentena, buena noticia, el resto de preocupaciones aumentaron por encima del 60 por ciento. Tercero, en estimaciones que se hicieron se encontró que las mujeres cabeza de hogar, los individuos con personas a cargo, las personas que reciben subsidios del gobierno y los trabajadores informales son los grupos que tienen mayor probabilidad de reportar este tipo de preocupaciones.  

Gráfica 1: Preocupaciones económicas personales. Fuente: Encuesta Solidaridad 1 y 2 de Profamilia

Pasemos a las preocupaciones económicas sociales que surgieron a partir de la aparición del covid. La Gráfica 2 muestra el porcentaje de personas que reportan estar muy preocupadas (en el periodo de cuarentena y post cuarentena respectivamente) por cada uno de los siguientes tres aspectos: (1) el futuro económico y la recesión económica; (2) la población más pobre y vulnerable; y (3) el hecho de sentir que cumpliendo con el aislamiento social se contribuye a disminuir la propagación del virus.

De nuevos tres cosas para resaltar. Primero, el porcentaje de personas con estas preocupaciones es mucho más alto que el que reporta tener preocupaciones económicas personales. Aunque muchos piensen que somos un país de egoístas, el hecho de mostrar una alta preocupación por las personas vulnerables y por el aislamiento como medio para evitar males mayores nos muestra que no somos tal. Segundo, somos humanos: estas preocupaciones cayeron de forma importante en el periodo post cuarentena, esto mientras que, como se mencionó antes, las preocupaciones personales fueron aumentando. Tercero, en estimaciones que se hicieron, se encontró que estas preocupaciones son menores entre los jóvenes, y mayores entre las mujeres y las personas con mayor acceso a información.  

Gráfica 2: Preocupaciones económicas sociales. Fuente: Solidaridad 1 y 2 de Profamilia

Pasemos ahora al cumplimiento de la cuarentena. La Gráfica 3 muestra dos porcentajes (en el periodo de cuarentena y post cuarentena respectivamente): (1) el de personas que reportan haber logrado cumplir con el aislamiento preventivo y el distanciamiento físico mediante la cuarentena, y; (2) el de personas que reportan haber acatado inmediatamente el aislamiento preventivo obligatorio del gobierno como medida para protegerse del covid. Aunque los dos porcentajes pueden reflejar lo mismo, existe una sutil diferencia entre pensar que se ha cumplido la cuarentena y haberla acatado.

Volvemos a resaltar tres cosas. Primero, el cumplimiento/acatamiento es alto, por encima del 70 por ciento, aunque como es de esperarse, no total. Interesante, la percepción de cumplimiento del aislamiento está por encima de la percepción de acatamiento de la cuarentena. Segundo, el acatamiento de la cuarentena fue creciendo a través del tiempo: pasó de 70 por ciento a casi 80 por ciento.

Tercero, en estimaciones que se hicieron, se encontró que el cumplimiento/acatamiento de la cuarentena es menor entre jóvenes y mayor entre personas que no trabajan y trabajadores informales. Estos resultados pueden reflejar las preferencias de los jóvenes en contra de los encierros, y la casi imposibilidad de no trabajadores y trabajadores informales de salir a buscar trabajo y trabajar respectivamente. Sorprende mucho la poca correlación sistemática que tienen las variables de riesgo de salud con el cumplimiento del aislamiento y la cuarentena; en estudios realizados para otros países este es uno de los principales determinantes en el cumplimento del aislamiento. 

Gráfica 3: Aislamiento y cuarentena. Fuente: Encuesta Solidaridad 1 y 2 de Profamilia

Por último, analizamos la aprobación del gobierno central y los gobiernos locales. La Gráfica 4 muestra el porcentaje de personas que reportan estar de acuerdo o muy de acuerdo (en el periodo de cuarentena y post cuarentena respectivamente) con la afirmación “el gobierno nacional/local ha actuado de forma oportuna y rápida para controlar la transmisión del covid”. Vale la pena decir que, aunque la pregunta se refiere a la actuación de los gobiernos para disminuir la propagación del virus, es posible que la gente no solo esté calificando esto sino su percepción general sobre las decisiones que se han tomado.

La aprobación de los dos niveles de gobierno es baja, siendo la del nacional (con un promedio de 30 por ciento) mucho más baja que la del local (con un promedio de 45 por ciento). Además, la aprobación de los dos niveles de gobierno disminuyó en el periodo post cuarentena. En estimaciones que se hicieron, se encontró que la aprobación del gobierno, nacional o local, es menor entre jóvenes, personas recibiendo subsidios y trabajadores informales.

En estos resultados se mezclan dos cosas. Primero, las preferencias de los jóvenes en contra de los encierros y segundo, un castigo por las preocupaciones económicas de la población que recibe subsidios y los trabajadores informales. Por el contrario, la gente más informada tiene mayor probabilidad de aprobar los dos niveles de gobierno. Quizás estas personas sí están considerando que las políticas de cuarentena, según su percepción, fueron útiles para disminuir la transmisión del virus.

Gráfica 4: Aprobación del gobierno nacional y local. Fuente: Encuesta Solidaridad 1 y 2 de Profamilia

Algunos comentarios para terminar.

Primero, llama la atención la actitud de las personas jóvenes en tiempos de pandemia: tienen menor probabilidad de preocuparse por cuestiones económicas sociales y mayor probabilidad de incumplir con el aislamiento y la cuarentena. Importante entender mejor estas preferencias de las personas jóvenes para, en la medida de lo posible, crear políticas que respondan a sus inquietudes y que permitan un mayor involucramiento de ellos y ellas en los problemas que ha generado el covid.

Segundo, se podrían repensar los subsidios que el gobierno nacional está dando a través del programa Ingreso Solidario. En la actualidad, los hogares beneficiarios reciben una cantidad fija mensual (160 mil pesos) independientemente de su composición. Observando las preocupaciones económicas de los grupos, el programa podría reconocer más dinero a hogares elegibles con mujeres cabeza de hogar y personas a cargo.

Finalmente, llama también la atención la actitud de las personas en hogares que reciben subsidios del gobierno y de los trabajadores informales. Los resultados encontrados sugieren que se deberían buscar políticas diferentes para responder a las preocupaciones de cada uno de estos grupos. Para los informales podría ser más importante la reactivación de la economía que recibir subsidios. Para los beneficiarios de subsidios del gobierno (diferentes a Ingreso Solidario) se debería mirar con más detalle qué está ocurriendo; los resultados sugieren que este grupo quizás requiera de algún otro tipo de políticas.

Temas destacados

*Este es un espacio de opinión y debate. Los contenidos reflejan únicamente la opinión personal de sus autores y no compromete el de La Silla Vacía ni a sus patrocinadores.

Compartir
0
Preloader
  • Amigo
  • Lector
  • Usuario

Cargando...

Preloader
  • Los periodistas están prendiendo sus computadores
  • Micrófonos encendidos
  • Estamos cargando últimas noticias