¡Que entremos unos y salgamos sintiéndonos otros!

¡Que entremos unos y salgamos sintiéndonos otros!
image.png

El propósito de Faguafest, el festival que nos reúne trabajando, es el de reencuentro físico después de una temporada de aislamiento para reafirmarnos en la conciencia del territorio que ocupamos y el liderazgo que podemos ejercer desde nuestro ser y oficio. Celebramos la guía del esfuerzo colectivo e individual de tantas personas que trabajan día a día por su propio bienestar y el de su comunidad para vivir en armonía y gratitud con la naturaleza que así lo permite. A propósito de esta fiesta que se llevará a cabo en Casa Tibaná, vereda  Fagua, Chía, los próximos 4 y 5 de diciembre, converso con su anfitriona, Catalina Mojica.

C.L es Catalina López

C.M es Catalina Mojica

C.L ¿Cuál fue tu motivación para articular a través de una casa cultural y de eventos tu trabajo en responsabilidad social y el impacto positivo al territorio que ocupas en la vereda de Fagua, Chía?

C.M Soy parte de la cuarta generación en un territorio que se ha transformado con el paso del tiempo. Todavía hay raizales de la época Muisca y población que ha llegado de todo el país, y recientemente, asentamiento venezolano. Mi motivación viene de aportar a reconocernos como comunidad y de esta manera juntos proyectarnos desde aquí.

Creo que se necesitan activar espacios de encuentro para pensar en los que podamos expresar lo que nos importa cuidar y encontrando juntos la manera de cohabitar, en especial cohabitar con la naturaleza.

La transformación es inminente y constituye una oportunidad para lograr armonía entre los habitantes y el territorio mismo, todo inicia por abrir espacios de crecimiento desde cada uno, una de las razones por las que escogí el nombre de la Casa, Tibaná, que significa “del capitán” para que cada persona que pase por esta casa se convierta en el capitán de la barca de su vida.

 

¡Que entremos unos y salgamos sintiéndonos otros!
casatibana.jpg

Casa Tibaná, Vereda Fagua, Chía, Cundinamarca.

¡Que entremos unos y salgamos sintiéndonos otros!
catalina2(0).png

Actividad de siembra del programa Embajadores de Fagua dirigido por Marcela Venegas.

¡Que entremos unos y salgamos sintiéndonos otros!
catalina2.jpg

Embajadores de Fagua pintando el mural con el trabajo inspirador de @Guache

C.L ¿Cuáles son las principales problemáticas de la población rural que te rodea y cómo un modelo privado puede transformar su relación con el territorio, la población urbana que migra a la zona y el trabajo cultural que activas?

C.M La población rural es lejana a las instituciones públicas y se siente abandonada, incomprendida y no escuchada. Una de las grandes problemáticas, desde mi observación, es su crecimiento y la falta planeación e infraestructura de servicios públicos.

Paralelamente, este es un territorio donde el río y los vallados veredales ya no dan a basto en la recolección de aguas pluviales y la generada por las urbanizaciones formales e informales, generando inundaciones.  Creo en la posibilidad que desde un modelo privado se identifiquen los problemas para generar conversaciones frente a las oportunidades de transformación de la zona desde diferentes intereses, de abrir espacios de encuentro entre los habitantes rurales, raizales y los nuevos para aprender los unos de los otros.

C.L En términos culturales y biológicos es muy rico el territorio que pretende impactar el trabajo que se activa desde la casa que diriges. ¿Cuáles son las acciones concretas que están llevando a cabo para su conservación, transmisión y extensión?

C.M El programa Embajadores de Fagua está enfocado en trabajar por el bienestar de los niños, niñas y jóvenes que participan en actividades de promoción de hábitos de vida saludable a través espacios de actividad física y talleres de la huerta a la mesa y en actividades de reconexión con  el medio ambiente, tales como siembra, caminatas de observación de fauna y flora y charlas enfocadas hacia el significado y práctica de la sostenibilidad.

La iniciativa Agrofagua como asociación de pequeños productores de la zona a los que hacemos parte de nuestras actividades.

También tenemos la alianza con el colegio rural Institución Educativa Fagua en la cual planeamos a lo largo del año el uso de nuestros espacios para sus actividades curriculares y extracurriculares.

Y por último, el festival que motiva nuestra conversación, Faguafest un espacio de encuentro abierto a un público asistente que quiera participar de una programación y celebración enfocada en la sostenibilidad.

C.L ¿Cómo pueden integrarse los habitantes vecinos y citadinos a estas iniciativas?

C.M Nuestras puertas están abiertas para que los niños, niñas y jóvenes rurales de la región participen de Embajadores de Fagua. Igualmente invitamos a los hijos de los trabajadores de flores de las empresas patrocinadoras del programa a participar. Tenemos una alianza con el colegio rural Instituto Educativo Fagua con el que tenemos un plan el próximo año de prestar nuestras instalaciones para el desarrollo de las  convivencias por curso el próximo año, aportando también en contenido.  Este año con Faguafest es el primer encuentro que estamos diseñando para integrar los habitantes vecinos y citadinos a Casa Tibaná con la cual esperamos se abran más oportunidades.

¡Que entremos unos y salgamos sintiéndonos otros!
catalina3.jpg

C.L ¿Cómo sueñas esa conexión de la casa con el territorio e inspirar como modelo desde la ruralidad a otras organizaciones de Cundinamarca y del país?

C.M Sueño en convertir Casa Tibaná en un espacio donde entramos y salimos otros, ya sea porque la experiencia que vivamos nos genere aprendizajes y reflexiones personales, o porque el encuentro con otros permita que nos conectemos con nueva información y puntos de vista que enriquezcan nuestra mirada.

Creo que es un modelo repetible, aunque en cada contexto será diferente, creo que al final, el soltar un resultado de lo que debe ser, es parte de la clave. Lo importante es estar al servicio, para que emerja desde el territorio y sus habitantes un espacio en el que surja esa conexión.

C.L ¿Cómo visualizas Fagua y qué has logrado hasta el momento en esa construcción?

C.M Por ahora he logrado sembrar una semilla que está por florecer en el mejoramiento de la calidad de vida de los habitantes de este territorio, de armar comunidad, de honrar la vida campesina y de conectarnos con la tierra de donde viene nuestro alimento.

Quiero ofrecer un espacio acogedor para encontrarnos, un lugar para disfrutar juntos el paisaje sabanero, reunir agentes de cambio y pensar juntos la manera de aportarle al país, de que todos tengamos acceso a herramientas para conectarnos con lo más profundo de nuestro ser y seguir creciendo.

Temas destacados

*Este es un espacio de opinión y debate. Los contenidos reflejan únicamente la opinión personal de sus autores y no compromete el de La Silla Vacía ni a sus patrocinadores.

Compartir
Preloader
  • Amigo
  • Lector
  • Usuario

Cargando...

Preloader
  • Los periodistas están prendiendo sus computadores
  • Micrófonos encendidos
  • Estamos cargando últimas noticias