Que valga la pena

Que valga la pena
Foto Carlos Beristain SV(3).jpg

Con cinco años los peligros de la vida pueden pasar por juegos, si tienes una familia como ella. No podemos acercarnos a las ventanas porque estamos jugando a la gallina ciega. Los papás de Natalia trabajaban en el sector judicial. Un peligro en un país en que la justicia andaba amenazada por todos lados en 1994. 

Vivió en Holanda, el país de los molinos de viento y los quesos. Pero, al regresar, no pudo volver al colegio. Por teléfono hablaba con sus amiguitos. ¡Qué significará todo eso a los seis años! No salir al parque, cerrar las ventanas.

Ella no lo sabía, pero las Farc habían de nuevo amenazado a su mamá. Entonces les tocó salir a un país lleno de nieve, en un lugar donde es invierno 6 meses al año, aunque la nieve fue otro tipo de juego en ese tiempo.

Además de esas formas de diversión, ella era feliz porque en Colombia solo veía a su mamá algunos fines de semana, y aquí la familia estaba junta. Pero esa felicidad luego se le trastocó en culpa.

"Con 17 años supe que estábamos aquí refugiados". 

Cuando en la escuela secundaria tuvieron que hacer un trabajo de clase sobre la violencia en diferentes países, ella eligió Colombia. Y preguntó a su mamá por las cosas que siempre habían estado ahí. Cuando en el libro de historia lee la palabra refugiados, ya no es otra historia; es lo que somos nosotros.

Un día, empezó a hablar con su mamá. A coserle a preguntas. En las cárceles clandestinas donde pasaron algunos 15 años los detenidos desaparecidos saharauis inventaron muchos juegos para sobrevivir. Uno de ellos era “la silla”: un preso se sentaba en ella y el resto le cosía a preguntas. Por sus gustos y por sus amores. Y esas preguntas, una tras otra, son una especie de rebusque. Así terminaban conociendo todo de todos. Aunque no llegó a tanto, Natalia quería también saberlo todo. Hay veces que el silencio se rasga para siempre. Y esa mamá jueza, que vivió hablando de su nueva vida, empezó a contarle de los casos que llevaba. Tal masacre. Aquel magnicidio. Ese asesinato. A Natalia le parecía estar viendo una película. No parecía real, pero tenía demasiada imaginación para ser ciencia ficción.

Del Acuerdo de Paz todo le parece bien. Aunque tenía sus dudas de que algunos líderes de las ex-Farc estén haciendo política en el Congreso, su mamá le explicó que esas eran medidas para tratar de superar las cosas, y que la histórica exclusión política tenía que tomar un camino de vuelta para deshacerse, y que las armas y la política había, por fin, que separarlas.

Aquí, en Canadá, nadie te pregunta por qué viniste. Saben que tuviste problemas, pero prefieren no saber. Hay que tener mucha confianza para hacer esa pregunta. Cuando le pregunto para qué sirve dar su testimonio, dice:

"Para acercarnos a una verdad, que valga la pena lo que mi mamá hizo". 

Temas destacados

Este espacio es posible gracias a

Los textos que aquí se publican son de exclusiva responsabilidad de sus autores y no expresan necesariamente el pensamiento ni la posición de la Fundación Konrad Adenauer, KAS.

Únase a los Superamigos

El periodismo independiente que hace La Silla Vacía se financia, en parte, con contribuciones de nuestros lectores. Conviértase en SuperAmigo de La Silla, para que podamos seguir escribiendo sobre cómo se mueve el poder en Colombia. Adquiera su membresía aquí.

*Este es un espacio de opinión y debate. Los contenidos reflejan únicamente la opinión personal de sus autores y no compromete el de La Silla Vacía ni a sus patrocinadores.

Compartir
Preloader
  • Amigo
  • Lector
  • Usuario

Cargando...

Preloader
  • Los periodistas están prendiendo sus computadores
  • Micrófonos encendidos
  • Estamos cargando últimas noticias