TransMilenio o metro: ¿debate imposible?

Html

Transmilenio (1).jpg

Debemos evaluar las alternativas por sus costos e impactos y no por lo “chéveres” que nos parezcan o la idealización que de ellas hagamos.

Un trino del profesor de transporte Álvaro Rodríguez Valencia, de la Universidad de los Andes, generó muchas respuestas que muestran que en Twitter hay más pasión e insultos que conocimiento -nada nuevo-. Igual creo que es una buena excusa para dar una opinión informada. Muy posiblemente será desechada por la masa tuitera, que volverá al ataque personal y la percepción para seguir tratando de imponer y no de enseñar ni de aprender.

1

El trino simplemente presenta un hecho. La flexibilidad del sistema de buses de Bogotá permitió que el bloqueo fuera superado de forma relativamente fácil. No es una tesis ni una investigación sobre las bondades de los Sistemas de Transporte Rápido (BRT, por sus siglas en inglés), los metros y los trenes ligeros. Lo malo del tema es que esto se volvió igual que el sectarismo entre liberales y conservadores de la violencia del siglo pasado: hay que aniquilar al otro, para no hablar de polarizaciones contemporáneas que pueden ser parte de la discusión inútil en la que nos metimos.

Aclaro desde este comienzo: Bogotá necesita varias líneas de metro, trenes regionales, cables, varios corredores de buses -troncales o corredores verdes-, buses locales, y bicicletas públicas en un sistema integrado multimodal.  Cada corredor debería ser evaluado técnicamente de acuerdo con los costos, capacidad e impactos. Y la gestión es tan, o más importante, como la puesta en marcha. Vuelvo sobre estos temas más adelante.

El trino del profesor recibió muchas respuestas. Hice una nube de palabras con ellas. En letras pequeñas hay muchos insultos que reflejan poca comprensión de lectura, que queremos leer lo que nos parece y que nos parece que es la forma de interactuar con los otros -aunque a nadie le gusta que lo insulten-. Estoy seguro de que los insultos molestaron al profesor Rodríguez Valencia, pero no cambian para nada lo que él sabe y piensa. ¿Cuál es el propósito de insultar? ¿Demostrar que somos más inteligentes que un profesor, cuando lo que demostramos es totalmente lo contrario?  

La nube refleja lo más repetido: “Si fuera metro no lo bloquearían”, lo que es solo parcialmente cierto.  El profesor Ricardo Hurtubia desde Chile envió fotos de bloqueos en el Metro de Santiago. No hace falta saltar a los rieles, basta con sentarse en el borde. El tren no puede pasar. También hay casos de suicidios que, por políticas de comunicaciones de las agencias de metro, no se divulgan. El profesor Rodríguez Valencia aclaró que él trataba de hablar de tranvías o trenes ligeros en superficie, no todo tipo de sistemas férreos.

bloqueo metro santiago

Fuente. Ricardo Hurtubia.

El intercambio de trinos derivó en algunos comentaristas declarando que el metro es un modo superior en todo sentido y que no es posible compararlo con TransMilenio.  Y creo que la percepción de gran superioridad se debe a una gran expectativa por el metro frente a la realidad de la operación de TransMilenio que, por falta de expansión, mantenimiento, gestión y complemento, ha ofrecido momentos de muy mala calidad de servicio y ha recibido calificación menor al 25 por ciento de satisfacción. Ahora estamos con menor ocupación, buses nuevos y algunas estaciones ampliadas; tal vez es el mejor momento operacional en muchos años, aunque sea insuficiente para las necesidades de la ciudad.   

Quiero dejar para el debate unos datos sobre afirmaciones que salieron en este intercambio generado por el trino del profesor Rodríguez Valencia y al final una reflexión. Repito algunas cosas que he presentado en el pasado, para beneficio de los lectores interesados aquí en La Silla Llena.

Afirmación: el metro mueve cuatro veces más que TransMilenio.

Respuesta: incorrecto.

El metro de mayor utilización en el mundo, con ocupación igual o mayor que TransMilenio, es el Metro de Sao Paulo, que tiene registro de 81,840 pasajeros por hora por dirección. Esto es 1,7 veces lo reportado para TransMilenio en la Avenida Caracas como su mayor utilización -48,000 pasajeros por hora por dirección-. Es decir, la capacidad de algunas líneas de metro es mayor que la del TransMilenio en su configuración actual, pero no cuatro veces. 

Existen unas 20 líneas de metro con mayor utilización que TransMilenio, dada la longitud de los trenes, la frecuencia de paso y la ocupación que manejan (6-7 pasajeros/m2). Sin embargo, aunque suene incómodo y muchos prefieran rechazarlo, la mayoría de las líneas de metro (en 156 ciudades del mundo) mueven menos pasajeros que el corredor de mayor utilización de Bogotá.

Afirmación: Un metro nunca es comparable con TransMilenio.

Respuesta: Hay muchas ventajas del metro, pero también costos y desventajas. Es válido entonces hacer comparación de alternativas.

Esta gráfica del Manual de Desarrollo de Sistemas Ferroviarios Urbanos del Banco Mundial muestra dos dimensiones importantes: la capacidad y el costo de capital. Hay un rango en que las capacidades de corredores de buses, trenes ligeros y metro se traslapan, es decir, son alternativas válidas para una aplicación dada.  Hay otro en que solo los metros ofrecen capacidad adecuada -más de 50,000 pasajeros/hora/dirección-.  

Los costos de capital, por su parte, son muy variables y dependen principalmente de la capacidad, el tipo de alineamiento (elevado o subterráneo), las condiciones locales de suelos, las necesidades de relocalización de redes de servicios públicos, los predios, etc. También dependen de la experiencia local en construcción de metros. Es un error usar este tipo de gráfica o valores medios o de otros proyectos para indicar si debe seleccionarse una tecnología u otra. 

Hay múltiples dimensiones de análisis. Estas tablas también extractadas del manual del Banco Mundial dan una idea sobre las alternativas de transporte masivo. No hay una tecnología superior a las otras en todas las dimensiones. Hay unas claras ventajas de confiabilidad y tiempo de viaje de los metros subterráneos o elevados, pero los usuarios requieren mayores tiempos de caminata y espera que en los sistemas de buses. También hay ventajas ambientales y de seguridad vial de los metros sobre los corredores de buses, aunque las primeras se reducen con la introducción de buses eléctricos. Existen impactos urbanos, especialmente de las estructuras elevadas y a nivel, frente al subterráneo, que pueden pesar también en la toma de decisiones.

1

2

3

Es necesario hacer una evaluación de alternativas bien hecha, con los costos totales de propiedad (construcción, suministro, y reposición) y los impactos globales en tiempo de viaje de los usuarios, ahorros de operación, reducción de externalidades (siniestros de tráfico, emisiones contaminantes). No es la costumbre de los tomadores de decisiones, generalmente, pero es la forma correcta de hacer la planeación de un corredor de transporte masivo. 

Reflexión final

Antanas Mockus nos hablaba de un imperativo categórico, que todo intercambio tenga un saldo pedagógico positivo. Que uno aprenda o enseñe algo. Fue un mensaje que me caló muy fuerte y lo intento todo el tiempo. Recuerdo que Borges también hablaba del diálogo como un proceso de construcción de aprendizaje conjunto. No en Twitter, que es la imposición por medio de las palabras o por medio del insulto. Seguiré intentando sacar lo mejor de esa plataforma abierta de intercambio de palabras y memes, que tenga desde mi lado un saldo pedagógico positivo.   

En este caso aprendí que tenemos que trabajar mucho para que los distintos componentes del sistema de transporte generen una percepción positiva y que no es suficiente con los datos técnicos. Es muy difícil recuperar la imagen de algo que hemos dejado deteriorar tanto. Pero desde el liderazgo de la alcaldesa y todo su equipo, creo que es necesario. Y reitero las sugerencia de evaluar alternativas por sus costos e impactos y no por lo “chéveres” que nos parezcan o la idealización que de ellas hagamos.

Así como es fácil encontrar fotos de buses y estaciones de TransMilenio llenas o colas de buses por marchas o incidentes, también es fácil ver metros llenos. La clave está en gestionarlos bien. Tendemos a idealizar lo que no experimentamos en el día a día.  

1

Temas destacados

Este espacio es posible gracias a

Cachaca

*Este es un espacio de opinión y debate. Los contenidos reflejan únicamente la opinión personal de sus autores y no compromete el de La Silla Vacía ni a sus patrocinadores.

Compartir
0
Preloader
  • Amigo
  • Lector
  • Usuario

Cargando...

Preloader
  • Los periodistas están prendiendo sus computadores
  • Micrófonos encendidos
  • Estamos cargando últimas noticias