Triple A y el cuento del gallo capón

Html
TRIPLE A.jpg

TRIPLE A.jpg

Estas son las razones para decirle no a la propuesta de Jaime Pumarejo de "enajenación temprana" de las acciones de Inassa S.A. en Triple A.

El cuento del gallo capón, inmortalizado en "Cien años de soledad", era un juego infinito en el que el narrador preguntaba si querían que les contara el cuento del gallo capón y esto se convertía en un círculo vicioso que se prolongaba por noches enteras. En ese mismo círculo vicioso entramos los habitantes de Barranquilla cada vez que pedimos que se nos explique la verdad total del desfalco en Triple A.

Ni un solo debate ha realizado el Concejo Distrital y ni un solo responsable político ha respondido por la pérdida de la que era, mayoritariamente, nuestra empresa. Sin embargo, Jaime Pumarejo, Elsa Noguera y Alejandro Char pueden explicar mejor que otros los desfalcos que vivió Triple A, pues hicieron parte de la junta directiva mientras sucedían los hechos ilícitos y mientras la Contraloría denunciaba los resultados de sus controles excepcionales. Claramente el caso ya era de conocimiento de las autoridades antes del escándalo en España.

Recientemente el alcalde barranquillero dio a conocer sus intenciones de que el Distrito adquiera, a través de la figura de "enajenación temprana", las acciones de Triple A pertenecientes a Inassa y que administra la SAE. Aunque pareciera que con esto se frena el círculo vicioso de la omisión en el caso de corrupción más relevante en una empresa de servicios públicos del país, es una propuesta totalmente desacertada mientras está en curso un proceso que busca la extinción del dominio de las mismas. A continuación mis razones para entender su inconveniencia.

En primera medida, no solo hay un proceso de extinción de dominio abierto para que el Estado sancione a Inassa por sus actuaciones ilícitas; también hay acciones populares presentadas por ciudadanos y la Procuraduría en donde pedimos que se indemnice a la ciudad por la apropiación de las acciones y los despojos ocasionados. No esperar los fallos de estos procesos y adquirir algo que podemos recuperar judicialmente o con la suma de voluntades políticas pro Distrito es una acción anticipada y muy onerosa.

Por otro lado, comprar una acción de Triple A en la actualidad, de acuerdo a los balances financieros, es crónica de un robo anunciado, si tenemos en cuenta que el rubro de "los activos intangibles" (mejoras que se le hizo a los bienes dados en concesión por el Distrito) equivalen al 60 por ciento del activo total de la empresa. Ese tipo de activos son solo mejoras, pero no nuevas formas de inversiones; no han sido auditadas y valoradas, situación que impide saber si corresponde su valor a la realidad.

Al analizar los riesgos del escenario de la enajenación temprana, se debe alertar que si bien el distrito se ha propuesto como comprador, lo cierto es que de conformidad con la misma Ley 1708 de 2014, el proceso exige la apertura de subasta pública, donde no le da exclusividad al Distrito de Barranquilla para ser oferente, pudiendo cualquier interesado ofertar por una empresa financieramente viable y apetecida como Triple A. Es decir: tendríamos el riesgo de que un socio privado nos quite definitivamente nuestro patrimonio público.

Por último, Pumarejo, en su dinámica del cuento del gallo capón, revela su intención de repetir la historia al anunciar que, después de la compra sobreviene un nuevo operador privado, arriesgándonos a que se comporte igual que Inassa, pues estos llegaron como el socio operador impuesto por el Banco Mundial en contraprestación de un préstamo en su momento. Es decir, no se nos extrañe encontrar que el préstamo del BID, incluya entre las cláusulas del contrato el nombre del nuevo operador para Triple A.

Triple A ha demostrado ser financieramente viable sin un socio operador, ha mantenido la calidad de su servicio y ha recuperado la prestación directa del servicio de aseo. Es deber de los barranquilleros y barranquilleras defenderla como propia y exigir que se ejerzan acciones que permitan recuperar prontamente la participación accionaria del Distrito. Es el momento de contar con un gobierno que defienda nuestros intereses y que no haga de nuestro patrimonio público su negociado.

Temas destacados

Historias relacionadas

*Este es un espacio de opinión y debate. Los contenidos reflejan únicamente la opinión personal de sus autores y no compromete el de La Silla Vacía ni a sus patrocinadores.

Compartir
0
Preloader
  • Amigo
  • Lector
  • Usuario

Cargando...

Preloader
  • Los periodistas están prendiendo sus computadores
  • Micrófonos encendidos
  • Estamos cargando últimas noticias