Un mensaje para el Sistema Distrital de Cuidado

20211222SisDiCu.jpg

Esta columna es una versión abreviada de la relatoría del taller que elaboró Ian David Hurtado, de Alianza Top.

El Sistema Distrital de Cuidado es la apuesta más importante en materia de innovación social de la Alcaldía de Bogotá. El problema es que mucha gente aún no conoce el Sistema ni la importancia que tiene para los ciudadanos, sobre todo para las personas que requieren cuidados y para quienes las cuidan.

¿Qué se puede hacer para darle a entender a la gente en qué consiste el cuidado, y por qué es importante? ¿Cómo lograr que la estrategia del Sistema Distrital de Cuidado sea conocida y tenga recordación? ¿Cómo explicar la estrategia de una manera breve, atractiva, original?

Para tratar de responder esas preguntas, La Silla Llena convocó, en alianza con Bancolombia, un hackatón para tratar de diseñar un mensaje para el Sistema Distrital de Cuidado. Este es el resumen de las ideas que aportaron los participantes.

Primero, ¿qué es el Sistema Distrital de Cuidado?

El Sistema Distrital de Cuidado se concentra en las personas cuidadoras (las que cuidan a personas con discapacidad, a niños y niñas, a personas de la tercera edad, etc.), que no tienen remuneración por ese trabajo, y que son personas que, por dedicarse a cuidar a otros, renuncian a su propio cuidado (pensemos en el típico caso de una joven que deja de estudiar por cuidar a un familiar enfermo, o una mujer que deja de trabajar por cuidar a sus niños).

El Sistema, entonces, se encarga de cuidar a las personas que ellas cuidan (a los niños, a las personas con discapacidad, a los adultos mayores) para liberarles ese tiempo a las personas cuidadoras para que puedan formarse (terminar el bachillerato, tomar cursos en el Sena, por ejemplo) o para que puedan tener tiempo libre para ellas (tomar clases de yoga, aprender a montar en bicicleta, recibir atención psicosocial, entre otros).

Los servicios se ofrecen por tres canales distintos:

  • Las manzanas del cuidado: espacios físicos donde las personas pueden acceder a la oferta de servicios para cuidadores mientras las personas que necesitan cuidado tienen también otros servicios.
  • Las unidades móviles del cuidado: buses o camiones que llegan a zonas rurales o alejados y que llevan diferentes servicios (un aula de formación con computadores e internet, un consultorio para la prevención y promoción de la salud y un consultorio de atención psicosocial y jurídico).
  • Programa cuidado casa a casa: se brinda el servicio de relevo en casa y se le ofrecen actividades físicas, de formación o de bienestar.

¿Qué se puede hacer para darle a entender a la gente en qué consiste el cuidado, y por qué es importante?

El cuidado no puede ser presentado como un problema ni se debe abordar así, sino que el problema es la sobrecarga, por lo que se debe propender más porque sea responsabilidad de todos y no de una sola persona. Eso implica una transformación cultural que pase tanto por una desromantización del cuidado como por una reasignación de roles al interior de las familias.

Una de las estrategias propuestas fue un día de la “revolución del cuidado”, en el que las personas que se dediquen al cuidado dejen de hacerlo, para llamar la atención sobre la necesidad de esta labores y de lo que les implica a las personas que les dedican su tiempo.

¿Cómo lograr que el Sistema sea conocido y tenga recordación?

Los mensajes emocionales son mucho más efectivos que los que se concentran únicamente en transmitir un contenido. Por eso, la propuesta frente a esta pregunta es apuntarle a las emociones que produce el cuidado y las personas cuidadoras más que en las cifras puras y duras.

Para llevar a cabo esta estrategia, se propusieron varias alternativas: desde producir videos cortos, que se vuelvan virales fácilmente, en los que los beneficiarios del Sistema den su testimonio sobre lo que significa este programa, hasta “jingles” y pautas en radio o afiches en los sistemas de transporte masivo. Hay un factor clave, y es vincular en esa estrategia a actores claves en la comunidad: al peluquero, a la tendera, a la profesora, al vendedor. Muchas veces esas estrategias se transmiten mejor con el voz a voz e involucrar a esas personas claves de la comunidad puede ser la clave para dar a conocer el Sistema.

¿Cómo explicar la estrategia de manera breve, atractiva y original?

Explicar todo el Sistema en pocas palabras exige escoger muy bien esas palabras. Términos como “manzanas del cuidado” no invitan de manera automática a visitar esos espacios y utilizarlos, e incluso la palabra “cuidador” puede ser repensada.

Mensajes orientados más hacia el aspecto positivo de esta estrategia pueden ser más llamativos. Términos más cercanos a la idea de “descanso”, “formación y desarrollo personal”, “respiro” o “bienestar” pueden tener más efectividad a la hroa de que las personas que pueden beneficiarse de las manzanas del cuidado lo hagan.

Por último, ¿qué nombre le ponemos a la estrategia?

Estas son algunas de las ideas que aportaron los expertos para rebautizar la estrategia y hacerla más atractiva para la ciudadanía.

  • "A mí me cuidan y no lo sabía"
  • Cuidándonos
  • Cuídate que yo te ayudo a cuidar
  • Cuidar sí es trabajo
  • Plan cuidamos
  • Cuidamos a quienes nos cuidan
  • El rol vital de aquellos que cuidan la casa
  • Mujeres con tiempo
  • Trabajo en casa no es teletrabajo
  • Bienestar en casa para todos: cuidando a los cuidadores
  • Cuidamos
  • Acá vive una cuidadora/un cuidador
  • El cuidado es trabajo
  • Hay vida después del cuidado

¿Tiene otras ideas? ¡Escríbalas en los comentarios!

Temas destacados

Este espacio es posible gracias a

*Este es un espacio de opinión y debate. Los contenidos reflejan únicamente la opinión personal de sus autores y no compromete el de La Silla Vacía ni a sus patrocinadores.

Compartir
Preloader
  • Amigo
  • Lector
  • Usuario

Cargando...

Preloader
  • Los periodistas están prendiendo sus computadores
  • Micrófonos encendidos
  • Estamos cargando últimas noticias