Uno no entiende el “green wash” hasta que le toca

Uno no entiende el “green wash” hasta que le toca
WoslherPortada.png

El Acuerdo de París es un tratado internacional adoptado en el 2015 durante la COP21 de la Convención Marco de las Naciones Unidas que busca reforzar el compromiso de los distintos gobiernos frente al cambio climático. Este es un acuerdo histórico pues, por primera vez, se estableció una meta global: mantener la temperatura por debajo de los 2°C y hacer el mayor esfuerzo para que no sobrepase los 1,5 °C. Uno de los compromisos adquiridos por Colombia en el acuerdo de París fue el de aumentar sus tasas de reciclaje pasando de un 17% en la actualidad a un 30% en el año 2030, debido a la evidente preocupación global por la crisis ambiental y el deterioro de nuestros ecosistemas como la isla de basura en el Pacífico, la cual es más grande que España, Francia y Portugal juntos, y su densidad sigue aumentando de una forma alarmante. 

Igualmente, el Pacífico colombiano se encuentra en una situación preocupante con respecto a la gestión de residuos. Timbiquí es un municipio del departamento del Cauca que limita al norte con el municipio de López de Micay, al oriente con los municipios de El Tambo y Argelia, al sur con el municipio de Guapi y al occidente con el Océano Pacífico. La estructura económica del municipio está relacionada principalmente con la minería, la cual tiene un efecto sobre la capa vegetal y los cuerpos de agua. 

Antes de la explotación minera, la población, que asciende a 21.300 personas, consumía agua del río Timbiquí, pero en la actualidad los niveles de contaminación del río son supremamente altos por los residuos químicos de las nuevas economías emergentes, alternativas y extractivas. La población no cuenta con agua potable, lo cual genera un desplazamiento masivo de las especies hidrobiológicas, obligando de esta forma a las familias que se dedican a la actividad de la pesca adentrarse mucho más al mar para realizar sus faenas. Esta situación acrecienta el costo de la actividad y por ende el valor en mercado de la producción. En consecuencia, el consumo de agua y bebidas embotelladas es muy alto.

Se calcula que en Timbiquí se desechan 400.000 botellas de PET mensualmente y no hay aprovechamiento de materiales reciclables. A pesar de que el municipio cuenta con un Plan Integral de Gestión de residuos Sólidos (Pgirs) que contempla el aprovechamiento y la inclusión de los recicladores de oficio, la administración municipal (alcaldía) no le está dando cumplimiento al mismo y por tanto no existe una adecuada gestión de residuos sólidos. En la foto a continuación se puede ver la cantidad de botellas plásticas de PET que llegan en barco semanalmente a Timbiquí, pero luego de su consumo se quedan en nuestro territorio llegando a nuestros ecosistemas, al río y posteriormente al Océano Pacífico:

Uno no entiende el “green wash” hasta que le toca
GREEN1.jpg

Muelle de Cabotaje en Timbiquí. Archivo fotográfico Jóvenes Empuja

Esto ha conllevado a que el municipio se encuentre en una crisis ambiental, causando problemas de salud a la población con casos de dengue (paludismo) derivados de vectores que se generan en el botadero a cielo abierto, el cual se encuentra colapsado. Por eso nació en el año 2015 La Asociación de Recicladores de Timbiquí Jóvenes Empuja con el objetivo de crear nuevas oportunidades para la comunidad y proteger el medio ambiente de la inadecuada disposición de residuos. Desde entonces, hemos venido trabajando para lograr el desarrollo local entorno a la gestión de residuos, pero desafortunadamente se han perdido oportunidades de apoyo desde el sector privado por el poco interés por parte de las industrias en responsabilizarse de los residuos generados en territorios como el nuestro ya que no cuenta con conectividad ni infraestructura para avanzar en proyectos de aprovechamiento y valorización de residuos sólidos.

En territorios como Timbiquí la acción frente al impacto de las industrias productoras de envases y empaques en los ecosistemas por la generación desmesurada de residuos ha sido principalmente realizar las famosas limpiezas de Playa, las cuales a la final son paños de agua tibia porque limpiar una playa no cambia la causa del problema, la marea volverá a crecer y traerá más botellas plásticas y otros tipos de plásticos como bolsas, plásticos flexibles, icopor, etc.

Hace poco tuvimos la oportunidad de contar en Timbiquí con una ONG que vela por los intereses de varias empresas para hacer posible la circularidad de los materiales y generar impactos positivos en los territorios. El propósito era organizar con Jóvenes Empuja una limpieza de playa con la comunidad del Corregimiento de Chacón, lugar con un paisaje hermoso donde desemboca el Río Timbiquí al Océano Pacífico, pero al mismo tiempo desolador al encontrarse en un estado lamentable por la contaminación de plástico.

Desafortunadamente la organización no fue la mejor, la ONG nunca gestionó la sacada del material a Buenaventura y hoy después de 3 semanas seguimos con el problema de la acumulación de residuos y la sensación con la que quedamos todos nosotros desde la Asociación de Recicladores de Timbiquí Jóvenes Empuja y la comunidad es que la ONG vino a realizar una limpieza de playa para tomarse una foto con su equipo porque a la final todo el material que se recogió lo tuvimos que llevar al botadero a cielo abierto que como mencionaba anteriormente se encuentra colapsado, ya no le cabe más basura. En conclusión, con el apoyo de la ONG llenamos de más basura el botadero a cielo abierto acrecentando la crisis sanitaria del municipio.

Lamentamos que la acción de limpieza de playa no tuvo el resultado esperado por la comunidad sabiendo que la ONG está en la capacidad de hacer las cosas bien gracias al respaldo que tiene de grandes empresas multinacionales, por lo que estoy convencido que si existiera un compromiso real por el reciclaje por parte de estas empresas se podrían desarrollar proyectos que busquen solucionar el problema y no quedarse en limpiar playas, lo que deberían pensar es en cómo desarrollar las cadenas de valor de aprovechamiento de materiales reciclables en territorios estratégicos y biodiversos como el litoral Pacífico.

Es así como por fin entendí el concepto de “green Wash”, definitivamente debería pasar algo para regular a estas grandes empresas para que dejen esta práctica poco ética con el planeta y las comunidades y hago el llamado a los empresarios para que tomen acción colectiva en contra del “green wash” y dejar esta práctica poco ética, sobre todo en los territorios.

Temas destacados

Este espacio es posible gracias a

Únase a los Superamigos

El periodismo independiente que hace La Silla Vacía se financia, en parte, con contribuciones de nuestros lectores. Conviértase en SuperAmigo de La Silla, para que podamos seguir escribiendo sobre cómo se mueve el poder en Colombia. Adquiera su membresía aquí.

*Este es un espacio de opinión y debate. Los contenidos reflejan únicamente la opinión personal de sus autores y no compromete el de La Silla Vacía ni a sus patrocinadores.

Compartir
Preloader
  • Amigo
  • Lector
  • Usuario

Cargando...

Preloader
  • Los periodistas están prendiendo sus computadores
  • Micrófonos encendidos
  • Estamos cargando últimas noticias