A Vargas las bases conservadoras le niegan el logo

Imagen
vargas1235.jpg

Una encuesta a las bases conservadoras que beneficia al candidato del uribismo y varias cartas de azules que piden el apoyo del partido a Iván Duque y Marta Lucía Ramírez, frustran el intento de Vargas de conseguir el logo de los godos y de mostrarse como una opción viable para pasar a la segunda vuelta.   

Aunque la bancada conservadora sigue dividida entre Germán Vargas e Iván Duque y solo hasta mañana se hará pública la decisión de apoyar como partido a un candidato o de dejar en libertad los apoyos azules, una encuesta a las bases conservadoras que beneficia al candidato del uribismo y varias cartas de directorios departamentales y municipales al Directorio Nacional que piden el apoyo del partido a Duque y Marta Lucía Ramírez, frustran el intento de Vargas de conseguir el logo de los godos y de sumar con eso un golpe de opinión que le permita mostrarse como una opción viable para pasar a la segunda vuelta.   

Las bases se inclinan por el uribismo

Las bases conservadoras están inclinadas por Duque. Al Directorio Nacional del Partido Conservador han llegado cartas que piden respaldar al candidato y que vienen de los directorios departamentales de Boyacá, Meta y Cauca, de varios directorios municipales de Santander entre los que están Bucaramanga, Girón, Piedecuesta y Socorro, y de bases del partido en el departamento de Risaralda.

 

Esto se suma a los apoyos de dirigentes azules al uribismo en Putumayo y a los resultados que arrojó una encuesta a las bases conservadoras que el partido no hizo pública, pero que cuatro congresistas le confirmaron a La Silla que se había hecho en las últimas semanas y que beneficiaba a Duque frente Vargas con más o menos 70 por ciento sobre 30.

A pesar de que Vargas ha hecho un mayor esfuerzo por ganarse los apoyos azules y de que tiene de su lado a algunos de los congresistas con los fortines más grandes como los senadores Efraín Cepeda y Nora García, que las bases muevan la balanza hacia Duque pone cuesta arriba el chance de que su campaña logre la adhesión de los conservadores como partido.

Los estatutos, otro problema para Vargas

Mañana en la mañana se reúne la junta parlamentaria para tomar una decisión de cara a la primera vuelta. Y como los apoyos de los congresistas conservadores a Vargas y Duque todavía están divididos, la interpretación de un capítulo de los estatutos del partido, que obliga a que las alianzas a la Presidencia se autoricen “por la Convención Nacional del Partido, o en subsidio, por consulta popular o interna,” puede tener un rol importante a la hora de tomar y dotar de legitimidad la decisión que se anuncie.

Aunque dos congresistas le dijeron a La Silla que en un “hecho político” la junta parlamentaria puede definir el apoyo del Partido a un candidato sin la necesidad de una convención o una consulta, como hay varios congresistas que están abiertamente con alguno de los dos candidatos, el artículo puede volverse el argumento de los que estén perdiendo el pulso en la reunión para decir que la decisión no tiene legitimidad si se pasa por encima de los estatutos.

Aparte de que quedan solo cinco semanas para la primera vuelta y hay poco tiempo para convocar a una convención, es poco probable que conociendo los resultados de la encuesta interna y con Vargas estancado en seis puntos (o máximo 10) en los sondeos nacionales, el ala vargasllerista abogue por un mecanismo que implique preguntarle a las bases.

Pero también lo es que los que están a favor de apoyar al candidato del uribismo permitan que se decida apoyar a Vargas a puerta cerrada.

Por eso hoy para varios de los congresistas con los que hablamos, las opciones están entre dejar en libertad o irse con Duque.

El golpe de opinión se le escapa a Vargas

Aunque hasta el momento tiene asegurado el apoyo de varios de los peces gordos del conservadurismo, además de los votos que le puedan endosar los azules lo que Vargas necesita es acumular golpes de opinión que le permitan mostrarse como un candidato viable para pasar a segunda vuelta.

Con esta lógica, intentó vestir de azul a su fórmula, Juan Carlos Pinzón para que pareciera un Vicepresidente conservador y buscó el logo de la U hasta que lo encontró y celebró su apoyo con confetti en un acto protocolario, a  pesar de que como lo contamos varios congresistas querían apoyar a Duque y ya han salido bases del partido a decir que no se acogen a la decisión que tomó el partido de apoyar a Vargas.

Después de varias semanas cotizándose, mañana los godos anunciarán si Vargas logró conquistarlos y acumular otro hecho político a su favor. Por ahora que Duque le lleve la delantera en las bases, frustra la posibilidad de que vuele confetti en la firma de un acuerdo con los conservadores y que el partido ponga su logo junto al de Cambio Radical y el Partido de la U.

Compartir
0