Ante la emergencia, Vargas encontró su voz

Imagen
6969_HOME2_vargaslleras(1).jpg

Ante la emergencia, Vargas encontró su voz

Es muy pronto para saber si este champú mediático que tuvo Germán Vargas por cuenta de sus denuncias sobre el decreto de la emergencia social se va a ver reflejado en las encuestas, pero por ahora Vargas salió de la invisibilidad.

Ante la emergencia, Vargas encontró su voz

Es muy pronto para saber si este champú mediático que tuvo Germán Vargas por cuenta de sus denuncias sobre el decreto de la emergencia social se va a ver reflejado en las encuestas, pero por ahora Vargas salió de la invisibilidad.
Foto: Laura Rico Piñeres

La invisibilidad parecía ser el destino de la campaña de Germán Vargas Lleras. Pese a ser el candidato más juicioso en el tema programático (con propuestas en 18 temas específicos), y a demostrar en la reciente convención de Cambio Radical que incluso después del transfuguismo y la parapolítica, sigue con un partido detrás que lo respalda, Vargas no lograba que las cámaras lo enfocaran. Su rating en los medios era tan bajo como en las encuestas.

Pero esta semana parece haber encontrado su voz. Con las denuncias sobre el “carrusel de contratación que hay detrás de los decretos de emergencia social", el jefe de Cambio Radical pasó de las breves políticas a la primera página. Desde el miércoles de la semana pasada, encabeza el 'top' 10 de las noticias.

En la presentación de su propuesta de salud, Vargas lanzó el primer dardo a Diego Palacio. Denunció que el Ministerio de la Protección Social había contratado una entidad externa denominada Asociación Centro de Gestión Hospitalaria para que lo asesorara con la redacción de los decretos, pero que ésta, a su vez, había subcontratado a personas vinculadas con la Nueva EPS, lo que implicaría un conflicto de intereses.

"La entidad con la que suscribió el contrato subcontrató a su turno, entre otras, a personas que participaron en la elaboración de este trabajo y al mismo tiempo actuaban como delegados de entidades del Estado ante la junta directiva de la Nueva EPS", dijo Vargas en esa ocasión, refiriéndose específicamente al caso de Teresa Tono. Palacio se defendió diciendo que las denuncias de este candidato eran .

Después se supo que otros dos participantes en la redacción de los decretos estaban vinculados a entidades privadas del sector salud: Augusto Galán es ex presidente de ACEMI, que es la asociación de las EPS, y el médico Julio Portocarrero pertenece a la junta directiva de Colpatria, grupo empresarial que cuenta con una EPS.

Esta semana, el candidato de Cambio Radical lanzó otros dardos. Advirtió la existencia de un crédito del BID por 38 millones de dólares adquirido en 1996 para apoyar el proceso de implementación de la reforma a la Ley 100 (PARS) hasta 2008. Y denunció que pese a que este fue utilizado para el pago de múltiples asesorías, varias de ellas pagadas a Tono, el sistema colapsó. ¿Entonces en qué se gastó la plata? Fue la pregunta que quedó en el aire.

“La señora Teresa Tono aparece en este (...) contrato con siete asesorías por un valor de 557.242.747 pesos”, según Vargas Lleras el martes 16 de febrero. El candidato también llamó la atención sobre uno de los puntos de los decretos, que benefician directamente a Philip Morris, bajando los impuestos de los cigarrillos de gama alta, mientras aumentan los impuestos a las empresas tabacaleras de la industria nacional.

Un fácil sparring

Vargas fue el único candidato que logró capitalizar los errores del Gobierno en el tema de la emergencia social. Ante un tema que afecta tanto a los ciudadanos del común, el candidato de Cambio Radical fue el que sacó el mayor rédito político.

Mientras Andrés Felipe Arias y Juan Manuel Santos tuvieron que mantener el silencio pues no podían patear la lonchera de Palacio, y las declaraciones del candidato liberal Rafael Pardo sonaron a pura oposición, Vargas, con sus credenciales pasadas en el uribismo y con las evidencias en la mano, pudo hablar y le creyeron.

Nadie sabía que manejaba tan bien el tema de salud. Pero el candidato cuenta con una amplia red de contactos en el sector, que construyó en 2007, cuando era senador y se sentó durante un año a redactar con asociaciones de médicos, pacientes y EPS un proyecto integral de reforma a la salud. La iniciativa fue radicada el 10 de marzo de 2004, pero fue retirada por Vargas.

Esa experiencia ayudó a que no se apabullara frente a la defensa del Ministro, que le sacó en cara que su pareja, Luz María Zapata, había sido consultada para la elaboración de los decretos como directiva del gremio de las licoreras. Por el contrario, esta semana Vargas Lleras decidió darle más duro. Y es que Palacio resultó ser un fácil sparring: regañado por el presidente Uribe, desprestigiado ante la opinión pública y los medios, cualquier ataque bien fundamentado es aplaudido.

Así Vargas, que tras su enfrentamiento con la reelección se había desperfilado, pues la gente ya no sabía si era o no opositor, encontró la manera de mostrar que podría mejorar algunas políticas del Gobierno sin tenerse que enfrentar directamente con el Presidente. Es más, el Presidente parecería haberle dado la razón al al Ministro, y el Procurador, a pesar de sus vínculos uribistas, decir que el tema.

Es muy pronto para saber si este champú mediático se verá ver reflejado en las encuestas, pero por lo menos Vargas finalmente se volvió visible.

Compartir
0