Arrancan los días claves de negociación en la COP26

Arrancan los días claves de negociación en la COP26
COP26Negociacion81121.jpg

La semana pasada pasaron los presidentes por Glasgow, Escocia, donde se lleva a cabo la Conferencia sobre Cambio Climático de las Naciones Unidas (COP 26). Esta semana arranca la negociación al detalle del Acuerdo de las Partes. Ahí se plasma en compromisos concretos los anuncios políticos sobre financiación climática y metas de reducción de emisión de gases con efecto invernadero (GEI).

“Hay un ambiente de expectativa muy grande porque empiezan a llegar los equipos negociadores de los ministros”, dijo Karen Oliveira, asesora de políticas para Brasil en The Nature Conservancy.

Contexto: El IPCC —el panel de expertos sobre cambio climático de la ONU— dijo antes de esta COP que las acciones contra el cambio climático tienen que ser inmediatas y más contundentes para evitar que el planeta se caliente más de 2 grados centígrados para 2030.

Para lograr estas metas hay que superar la tensión entre países desarrollados y países en desarrollo. Los primeros emiten, y han emitido en el pasado, la mayoría de GEI que causan el calentamiento global.

Los países en desarrollo, que en el pasado han contribuido muy poco al calentamiento global, necesitan financiación para cumplir con sus compromisos actuales de reducir emisiones. Además, deben llevar a cabo obras para adaptarse a los efectos inevitables del calentamiento del planeta causado, mayoritariamente, por los países desarrollados, en especial Estados Unidos y los de la Unión Europea.

Cómo funciona la negociación: Los que negocian son los países, en cabeza de una comisión de expertos que define cada gobierno. Lo hacen con base en una hoja de ruta que expertos de la ONU elaboraron en reuniones previas al evento central de la COP, pero el marco de las negociaciones es el Acuerdo de París. Se logró en la COP21 en 2015 y que dice que todos los países se tienen que comprometer con la mitigación.

  • La comisión de cada Gobierno, que tiene expertos enfocados en temas muy específicos, se divide en varias mesas de negociación. Por ejemplo, los temas de financiación y mercados de carbono se discuten en una misma sala donde están todos los países. Pero lo que se acuerda se condensa en un solo documento, el Acuerdo de las Partes, que solo se conoce el último día del evento.
  • Por ejemplo, en la COP24 de Polonia, el documento final, que tiene ocho páginas, enumera los anuncios que los países hicieron durante las negociaciones, más que definir quiénes van a financiar qué.
    En el capítulo sobre financiación climática, el documento dice: “Acoge con reconocimiento las promesas y anuncios de las Partes, incluidos promesas al Fondo Verde para el Clima, al Fondo para los países menos adelantados y al Fondo de Adaptación Fondo, y de instituciones financieras internacionales, que brindan mayor claridad y previsibilidad de los flujos de financiación climática hasta 2020”, sin especificar cuánta plata tienen esos fondos ni cómo la van a manejar. El reto de la COP 26 es aterrizar a compromisos más específicos.
  • La Comisión Marco de la ONU para el Cambio Climático, que es la que organiza las COP, puede tomarse hasta inicios del próximo año en traducir esos compromisos a acciones específicas de las partes.

Lo que busca Colombia: Por tener metas más altas, los países no reciben algo específico. Sí los puede poner en una situación de ventaja cuando se defina la financiación climática, como lo quiere hacer Colombia con las metas que tiene.

  • Ese es justo el juego en el que entra Colombia. "Las metas posicionan a Colombia como un país comprometido y serio con ese compromiso. Por tanto, tiene todo el sentido del mundo que las prioridades de financiación se vayan a países que tienen un alto compromiso climático", le dijo a La Silla Nicolás Galarza, viceministro de Ambiente, durante la COP.
  • Pero para lograr sus metas, necesita de una tecnología que no tiene. “Si Colombia se compromete con las energías renovables, sabe que les está haciendo negocio a los países de Europa. Son pocas las cosas a las que se puede comprometer que no necesiten de tecnología e innovación de afuera”, dijo Giovanni Pabón, experto en cambio climático y exnegociador de Colombia en otras COP.
  • Mientras los países en vía de desarrollo necesitan financiación internacional para lograr sus metas, los países desarrollados quieren hacerle el quite a la responsabilidad que tienen en el cambio climático. Estos buscan presionar para que todos, independientemente de sus emisiones, se pongan metas cada vez más altas.

Claves para lo que viene:

  • La ambición. Según Climate Action Tracker, las metas actuales llevarían a un aumento de temperatura mundial cercana a los 4ºC para 2050.
  • La financiación climática. En 2015 las partes acordaron que los países desarrollados les darían a los países más pobres 100 mil millones de dólares anuales para lograr las metas de mitigación. Como esa vez no se definió ni quiénes darían la plata, quiénes la recibirán, ni cómo la entregarán, los países en vía de desarrollo van a presionar para que se cumpla ese punto del acuerdo.
  • Los mercados de carbono. Se establecieron en el Acuerdo de París en 2015 para que los países que emiten menos pueden comprarle emisiones a países más contaminantes y equilibrar la balanza a cambio de plata. Ni sus precios ni su regulación están claros..

Lo que ya pasó:

  • India, el tercer mayor emisor de GEI en el mundo, se comprometió a la carbono neutralidad en 2070. En mitigación, ese país tenía la meta de lograr el 40 por ciento de su matriz energética con fuentes renovables a 2030. Su objetivo de neutralidad es menor al que puso la ONU, que sugirió el 2050 como año límite.
  • 70 países se comprometieron a abandonar la producción de carbón. Varios, como Estados Unidos y Reino Unido, ya se habían comprometido antes a no financiar combustibles fósiles en el extranjero. Aún así, China, Rusia y Japón —que están entre los cinco países más contaminantes del mundo— no se unieron al acuerdo.
  • 130 países se comprometieron a llevar a cero la deforestación —culpable del 20 por ciento de las emisiones mundiales— para 2030. También acordaron una bolsa de financiación internacional que alcanza los 19 mil millones de dólares. Esa es una meta que ya se habían puesto varios países, entre ellos Colombia, en años anteriores. El acuerdo ya se había discutido en las reuniones previas de la COP.
  • China, el mayor emisor de GEI en el mundo y Brasil, el sexto, están ausentes en esta COP26. Además, sus metas de carbono neutralidad están establecidas para una década después de lo que la ONU estableció como límite.
  • Fue relevante el papel de la sociedad civil y los jóvenes, que les piden a los países una ambición mucho mayor para evitar una catástrofe climática. El miércoles, por ejemplo, hubo protestas en Glasgow encabezadas por Greta Thunberg, que dijo que “la COP26 es un fracaso”. 

Compartir