Así dividió el caballo de Alirio Barrera a Colombia

Así dividió el caballo de Alirio Barrera a Colombia
280922_BarreraCaballoCongreso.jpg

El sonido de cascos se escuchó en las escaleras del Capitolio ayer por la tarde. Alirio Barrera, que antes de senador del uribismo fue amansador de caballos y coleador profesional, entró a su caballo “Pasaporte” a dar una vuelta por el recinto. Se trató de un “acto simbólico” ante la decisión de convertir al Congreso en “pet friendly”, una iniciativa de la bancada animalista aprobada por el presidente del Senado, Roy Barreras.

La entrada de “Pasaporte” generó una lluvia de críticas de los animalistas del Congreso. “Es una burla de la agenda animalista” dijo la senadora Esmeralda Hernández. Es “un maltrato animal traer al caballo a subir esas escaleras y a meterse a un recinto como el Capitolio” dijo la senadora Angélica Lozano.

Por otro lado, le llovieron aplausos a Barreras. “Como llanero criado en el campo, Alirio Barrera y “Pasaporte” me representan. Parado en la raya y poniendo a prueba la palabra” le dijeron al senador en Twitter . “Hace un tiempo decía un periodista que montar a caballo era de mafiosos, ahora que es maltrato animal. No jodan! Sin el caballo no se hubiera hecho el puto mundo”, escribió el cantante de joropo Cholo Valderrama en debate que divide al país sobre las actitudes que deben tener los humanos sobre los animales.

Los argumentos de Alirio a favor del uso tradicional de animales

Josue Alirio Barrera llegó al Senado en marzo de este año con poco más de 103 mil votos con el aval del Centro Democrático. Fue el movimiento político más votado del departamento del Casanare, de donde viene Barrera.

“Yo qué culpa tengo que no tengo un gatito o un perrito” le dijo Barrera a la Silla. Según el senador, en un Congreso “pet friendly” el llanero encontró una oportunidad para hacerle un guiño al mundo rural que lo eligió.

El espectáculo del congresista llanero se dio luego de que el mismo presidente del Senado, Roy Barreras, hiciera su propio show. La semana pasada el líder del Pacto Histórico apareció en la plenaria del Senado con su perro. “El Congreso de la República será pet friendly, amigo de los animales” dijo Barreras sosteniendo a “Covid”, un perro criollo negro pequeño. “Los senadores y senadoras podrán traer sus mascotas, la dirección administrativa ha hecho lo necesario para tener aquí las condiciones necesarias para que amiguitos como Covid, seres sintientes, tengan espacio en el Congreso”.

De ahí se agarró el senador uribista Barrera para entrar a su caballo. “Se trataba de mostrarle al Congreso y a Colombia, que hay un país diferente allá afuera de las ciudades. Allá donde no llegan vías estos animales son el medio de transporte, el medio de trabajo (...) y pretender acabar con estos oficios que requieren de animales es acabar con una cultura y una tradición, una forma de vida”.

La defensa de esa tradición incluye una defensa del campesinado y su rol como productor de comida, según Barrera: “El país es diferente a la ciudad, aquí desconocen cómo llega a sus mesas la comida que se comen”.

Pero “Pasaporte” en el Congreso también era un mensaje de defensa de tradiciones más polémicas, y que los animalistas han buscado prohibir, como el coleo y las cabalgatas. “Él es mi compañero, hemos vivido juntos muchas experiencias, pero también es el animal en el que coleo, es el que monto” dice Barrera.

Las críticas de los animalistas

Desde que “Pasaporte” pasó las puertas del Congreso, los senadores que hicieron de los derechos de los animales su bandera política, calificaron como una burla y una ridiculización a la lucha animal.

El representante liberal Juan Carlos Losada se quejó en sus redes sociales porque el caballo de Barrera no es un animal de compañía, como los que deberían ser bienvenidos al Capitolio. “Esto es simplemente una burla a la causa animalista en Colombia, pero a quién le puede sorprender la falta de seriedad de un senador del Centro Democrático” dice Losada en su video.

Otra crítica fue la senadora del Pacto Histórico, Esmeralda Hernández, que se lanzó al Senado ondeando banderas de los derechos de los animales. “Hace 20 días defendía las corridas de toros con el argumento que a los animales se les debe dar el honor de morir en combate” le dijo la senadora a la Silla sobre Barrera, quien dijo que la entrada del caballo era un acto de crueldad. “Tuvo que viajar por muchas horas para llegar a un espacio en donde no está cómodo”, dice.

Otro argumento de Hernández en contra de Barrera es que la entrada al Congreso del caballo funcionó como estrategia para dilatar otros debates animalistas en el Congreso. “Al tiempo que él entraba montado en el caballo, su partido buscaba nuevos mecanismos para demorar la prohibición de las corridas de toros en la plenaria de la Cámara” dijo.

Por qué es imposible el consenso

Ambas posturas defienden una relación vital opuesta sobre los animales. Además, los animalistas buscan imponer su visión, a través de prohibiciones y cambios en la política pública, en la manera en la que otros sectores han interactuado por siglos con los animales.

Según la senadora animalista Hernández, “abogamos por una relación horizontal con los animales. No pueden verse como herramientas de trabajo porque son seres sintientes”. Esto incluye, por ejemplo, eliminar el uso de mulas para cargar alimentos en el campo y montar a caballo.

Bajo este argumento, una figura como la de Barrera, el coleador llanero que fue subcampeón mundial, no debe existir: “Entrar al Congreso montado sobre un caballo es ejercer dominio sobre él”.

Por eso la agenda de Hernández incluye prohibir actividades tradicionales como el coleo, las corridas de toros o las riñas de gallos. Incluso buscan acabar con el trabajo de los animales. “No se puede desconocer la realidad rural del país, pero lo ideal sería que tuvieran otras herramientas, pero este es un proceso que va asociado a un cambio estructural que tardará más tiempo” dice Hernández.

Por otro lado, para los caballistas como Barrera estas actividades están en el corazón de su vida diaria y de su identidad. “Sobre estas prácticas como las corridas o las riñas se puede conversar” le dijo Barrera a la Silla, “pero no se puede acabar de tajo con esas tradiciones que hacen parte de quiénes somos”.

Para el senador, la relación horizontal con los animales ignora que en las actividades humanas son claves para las cadenas de alimentación y el trabajo en el campo: “la ciudad desconoce que los animales no son solo de compañía, también son para el trabajo y son también los encargados de traerles la comida a sus mesas”.

Lo que está en juego para Colombia

El debate entre animalistas y caballistas se extiende a varias iniciativas legislativas que buscan regular o prohibir varias prácticas que incluyen animales, sobre las que el Congreso tendrá que decidir en este cuatrienio.

Las corridas de toros, por ejemplo, podrían desaparecer del país con un proyecto de ley, radicado por el representante Losada. Este proyecto “prohíbe el desarrollo de las actividades de corridas de toros, rejoneo, novilladas, becerradas y tientas, encierros y suelta de vaquillas, festivales cómicos taurinos y de aficionados prácticos, así como los procedimientos utilizados en estos espectáculos, tanto en el ámbito público como en el privado”.

Por ahora, el proyecto pasó su primer debate en la Comisión Primera de la Cámara, pero ya se ha hundido en el Congreso en tres ocasiones.

La senadora Hernández está moviendo en el Senado un proyecto para convertir a las peleas de gallos en una conducta cruel en contra de los animales. Fue justamente durante el primer debate de este proyecto que los senadores Alirio Barrera y Esmeralda Hernández tuvieron su primer choque hace 20 días. A pesar de que Barrera no hace parte de la Comisión Quinta, por donde entró el proyecto, asistió al debate y habló del “honor del animal” al morir en la riña.

Únase a los Superamigos

El periodismo independiente que hace La Silla Vacía se financia, en parte, con contribuciones de nuestros lectores. Conviértase en SuperAmigo de La Silla, para que podamos seguir escribiendo sobre cómo se mueve el poder en Colombia. Adquiera su membresía aquí.

Compartir