Así es el emporio de Rodolfo Hernández

Así es el emporio de Rodolfo Hernández
rodolfohernandezingeniero.jpg

El candidato presidencial Rodolfo Hernández ha dicho que en 50 años como constructor ha amasado una fortuna de 100 millones de dólares, unos 394 mil millones de pesos a cambio de ayer. Esta es la radiografía de lo que encontramos de sus negocios:

Lee aquí: Ponderador de encuestas de la silla vacia: Empate a una semana de votar 

1. Tiene empresas que suman $181 mil millones de patrimonio

El emporio de Rodolfo Hernández nació formalmente en 1972. Empezó comprando y urbanizando tierras de su familia en Piedecuesta, municipio del que es oriundo y que está al sur del área metropolitana de Bucaramanga, y luego se expandió.

Ha construido alrededor de 18 mil unidades de vivienda, en su mayoría de interés social . Ha desarrollado al menos 59 proyectos en Piedecuesta, 43 en Bucaramanga, 22 en Girón y 10 en Floridablanca. Además, ha desarrollado obras en Facatativá, Cúcuta, Villavicencio y Soledad.

 

Hoy tiene 6 empresas: una matriz con tres filiales, una sociedad en Florida y una empresa colombiana aparte. Los activos de las 5 empresas reportadas en Colombia suman 320 mil millones de pesos en activos (la cifra más cercana a la que ha dado Hernández en medios), pero su patrimonio es de 181 mil millones de pesos, según los estados financieros que reportaron a la Superintendencia de Sociedades el pasado 31 de diciembre.

- Rohs y Cia SCA: Es la matriz y tiene de nombre las iniciales de Hernández. Desde 2010 está en proceso de liquidación, que no ha avanzado. Sus accionistas son Hernández (con 7,15 por ciento), su esposa Socorro Oliveros (tiene la mayor parte con el 45,84 por ciento) y, directamente o a través de empresas, sus cuatros hijos: Mauricio, Luis Carlos, Rodolfo José y Juliana (desaparecida desde 2004). En 2022 reportó un patrimonio de 13.011 millones de pesos, que incluye sus participaciones en otras tres de estas empresas.

- HG Constructora: Es la empresa más fuerte del grupo y la primera que fundó Hernández. Parte de su éxito obedece al ‘Plan 100’, con el que financia viviendas de interés social a 100 cuotas. Sus accionistas son Rohs (con el 95 por ciento) y los cuatro hijos de Hernández. Es la que más propiedades tiene a su nombre. En 2022 reportó un patrimonio de 51.552 millones de pesos.

- Casalinda: No desarrolla proyectos propios sino que es intermediaria de HG Constructora. También es la depositaria de varios terrenos y desde 2019 hace las veces de arrendadora. Sus principales accionistas son Rohs (40 por ciento) y HG Constructora (46,3 por ciento); los más pequeños son Hernández, Oliveros y sus hijos. En 2022 reportó un patrimonio de 18.705 millones de pesos.

- Unión General de Inversiones: Se creó en 2015 tras la escisión de partes de HG (le pasó el 2 por ciento de su patrimonio) y Rohs (le pasó el 64,11 por ciento de su patrimonio). Su accionista principal es Rohs, con el 94,7 por ciento de las acciones. En 2022 reportó un patrimonio de 23.372 millones de pesos.

- Valores inmobiliarios HG: Su actividad principal es arrendar inmuebles; detrás de HG, es la segunda empresa con más propiedades registradas. Sus accionistas principales son Hernández (45,32 por ciento) y Oliveros (41,65 por ciento). En 2022 reportó un patrimonio de 72.154 millones de pesos.

- HG Constructora LLG: Situada en el estado de La Florida, Estados Unidos. Creada el 28 de junio de 2019. Aparecen como directivos Socorro Oliveros y Luis Carlos Hernández. Según contó Cuestión Pública. A través de esa empresa la familia Hernández ha comprado y vendido propiedades en Estados Unidos. No está relacionada en papeles con las empresas en Colombia.

Aquí: El desatrase: La semana en que salieron a la luz los "Petrovideos"

2. Tiene 370 propiedades en el área metropolitana de Bucaramanga y unas 200 hectáreas en el Atlántico

Hernández ha hecho su carrera empresarial en el área metropolitana de Bucaramanga (Bucaramanga, Floridablanca, Girón y Piedecuesta), donde según el registro de propiedades de la Superintendencia de Notariado tiene, directamente o con sus empresas, 370 propiedades entre lotes, apartamentos y locales.

En la primera década del milenio, Hernández expandió su negocio a Bogotá, Villavicencio y el Atlántico. De hecho alcanzó a constituir HG Caribe y HG el Llano, pero en 2010 las liquidó y centralizó su negocio de construcción en Rohs y HG Constructora.

Según el registro de propiedades, Hernández mantiene 21 propiedades en Soledad, el segundo municipio del área metropolitana de Barranquilla. Los 18 cuyos detalles se pueden conocer (de los otros 3 el sistema de la Supernotariado no expidió certificado de libertad y tradición) suman 174,6 hectáreas, incluyendo 99 hectáreas urbanas que tiene Valores Inmobiliarios.

Hernández se ha referido en medios a una de esas propiedades, como un lote que explota la constructora Amarilo y del que recibe ingresos.

“Tengo una tierra que la desarrollamos en cuentas en participación (forma de asociación usual en el sector de la construcción) con una empresa que usted quiere mucho que se llama Amarilo, de Roberto Moreno Mejía. Yo le entrego la tierra y él me paga”, dijo Hernández a Maria Jimena Duzán.

Cuando Hernández habló de ese negocio, también dijo que tenía una relación comercial con Tomás y Jerónimo Uribe, hijos del expresidente Álvaro Uribe Vélez. Sin embargo, Tomás le negó a La Silla que esa afirmación fuera cierta y dijo que la única relación que tenía con Hernández estaba en que tenía un lote contiguo al Centro Comercial Nuestro, que construyeron en Soledad.

Junto a Nuestro hay tres cosas: la estación de Transmetro Portal de Soledad; el conjunto de casas VIS Las Acacias, de la constructora Arquitectura y Concreto; y un lote en el que la constructora Incar está desarrollando el proyecto Portocastello. Amarilo está desarrollando proyectos unos 3 kilómetros más al sur, en el macroproyecto San Antonio que hace junto con la constructora Prodesa.

Petro: "Me verán durmiendo en los campamentos donde duermen los soldados" 

3. Sí ha contratado con el Estado (aunque poco)

Desde que incursionó en política Hernández ha repetido que sus empresas no han tenido contratos públicos. La Silla encontró que esa afirmación no es cierta.

Con la Empresa de Alcantarillado de Santander, Empas, ejecutó al menos dos contratos 2009 y 2010, que suman más de 400 millones de pesos.

Así es el emporio de Rodolfo Hernández
contratos empas rh.jpg

Esos contratos beneficiaron directamente sectores de Girón que Hernández desarrolló más adelante con la Constructora HG.

En Puerto Madero, HG construyó varios proyectos de vivienda. Dos años después del contrato para hacer obras de alcantarillado allá, Casalinda empezó a hacer obras en ese mismo sector.

Que Hernández había contratado con Empas es algo que ya había advertido el controvertido excongresista y actual contralor de Santander, Fredy Anaya, en un video que circuló en Santander a mediados de 2021.

“¿Cómo le fue a Rodolfo con el negocio que hizo con Empas? ¿Usted sabe que Rodolfo Hernández, firmó tres contratos, él, para habilitar tres predios en Girón que luego los desarrolló y los vendió”, dijo en ese momento.

La Silla solo encontró dos contratos. No es claro que sean los mismos a los que se refiere Anaya, quien no contestó las llamadas para precisar este punto. La familia de Anaya ha sido contratista de Empas por miles de millones de pesos, y Anaya ha sido padrino político de varios de sus gerentes.

Anaya y Hernández fueron socios en Entorno Verde, empresa que intentó pujar con el negocio del nuevo relleno sanitario de Bucaramanga y el área metropolitana.

La sociedad se diluyó cuando Hernández se convirtió en Alcalde, pero las relaciones se rompieron desde antes porque Hernández dijo que Anaya lo robó con la venta de un lote en Girón, en una zona en la que HG tenía proyectos. Anaya ofreció devolverle la plata. 

Aquí: Rodolfo adoptó al equipo de campaña de "Fico" en el exterior

4. Solo tiene poder uno de sus tres hijos

Rodolfo José Hernández, el hijo menor del matrimonio Hernández Oliveros, no solo acompaña todo el tiempo al candidato en campaña, sino que también es el único de los tres hijos que figura en cargos directivos de las compañías del grupo empresarial familiar

Desde 2015 es uno de los representantes legales de HG Constructora, Casalinda, Valores Inmobiliarios y Unión General de Inversiones, en las que también tiene asiento principal en las juntas directivas.

Sus hermanos Luis Carlos y Mauricio solo son suplentes de junta en esas mismas empresas, y en la mayoría de casos solo tienen acciones a través de sociedades en comandita en las que la mayoría de las acciones figuran a nombre de sus hijos, los nietos del candidato.

Hernández Luna y Cia SAS S.en.C, la de Mauricio Hernández, reportó a 31 de diciembre un patrimonio de 1.547 millones de pesos. En 2018 tuvo un embargo por una deuda de 37,3 millones de pesos a una empresa que es dueña de una reconocida joyería de Bucaramanga. En la Cámara de Comercio no está registrado el levantamiento de ese embargo.

Ángel Becassino, el traductor de Rodolfo Hernández

Así es el emporio de Rodolfo Hernández
embargomauriciohernandez.jpg

LC Hernández Pereira y Cia S.en.C, la de Luis Carlos Hernández, reportó un patrimonio de 1.338 millones de pesos.

Además de los hijos, y de Rodolfo y su esposa, aparece como representante legal y miembro de junta en varias empresas el abogado Manuel Guarín, mano derecha de Hernández para el manejo de sus empresas.

Guarín es nombrado en el escándalo de corrupción de Vitalogic por el que está en juicio Rodolfo Hernández. Uno de los socios de Luis Carlos Hernández, hijo del candidato presidencial, sostiene en la Fiscalía que el abogado empresarial asesoró el contrato de distribución de corretaje en el quedó notariada la coima del negocio de las basuras. (Lea aquí los detalles del proceso)

Lee aquí: Rodolfo Hernández convoca cumbre de empresarios en Bucaramanga

5. Es uno de los beneficiados de uno de los macroproyectos del Minvivienda

Poco antes de 2010 Hernández empezó a liderar el desarrollo de un macroproyecto de vivienda de interés social para disminuir el déficit de vivienda en el área metropolitana de Bucaramanga, llamado Pienta.

Reunió a constructores que tenían tierras en el Valle de Guatiguará, en Piedecuesta, para que ayudaran a estructurar el desarrollo urbanístico de esa zona y logró que la Gobernación de Santander lo respaldara.

Aunque es una de las áreas hacia las que Piedecuesta puede expandirse, su suelo era rural.

Para entonces, el Ministerio de Vivienda podía cambiar directamente el uso de suelo de una zona y volverlo urbanizable a través de una resolución si declaraba que un macroproyecto era de interés social nacional. Para el caso de este macroproyecto, el ministerio de Ambiente y Vivienda del gobierno Uribe lo declaró de interés social nacional en junio de 2009.

Aunque en 2010 la Corte Constitucional encontró inconstitucional que el Minsiteiro cambiara el uso del suelo, porque violaba la autonomía de los concejos que son los encargados de eso, el macroproyecto liderado por Hernández ya estaba en proceso de formulación y puedo seguir adelante

En 2014 el Ministerio de Vivienda le dio vía libre para desarrollar 12.420 viviendas entre VIP (de interés prioritario) y VIS (de interés social), y tasó el valor de las tierras en 35.837 millones de pesos. En 2016 el Ministerio aceptó modificarlo y, entre otras, elevó el número de viviendas a construir a 17.226 aunque el valor de los lotes bajó a 33.653 millones. Hoy se estima que ese proyecto venderá viviendas por alrededor de un billón de pesos.

En ambos momentos eran ministros funcionarios de la línea de Germán Vargas Lleras –Luis Felipe Henao y Elsa Noguera– , de quien Hernández fue cercano, como él mismo reconoció en entrevistas cuando era Alcalde (como aquí) . Incluso contó que Vargas, con quien peleó en 2017, lo invitó para que ayudara a formular su política de vivienda gratuita.

Hernández tiene participación en el 25,48 por ciento de la tierra que se va a desarrollar en Pienta.

Sus socios son cacaos regionales: la familia Puyana; Francisco Serrano, ganadero y comerciante que creció como dueño de Distraves; Rodolfo Castillo, dueño de Icoharinas; la familia Cavanzo, dueña de la constructora Otacc; y la familia Galvis, dueña de Vanguardia Liberal y de Sumas Construcciones.

La expectativa principal es ganar con la tierra, y compartir el desarrollo con todos los constructores que quieran urbanizar allí.

El proyecto no ha arrancado ocho años después de su aprobación porque los constructores necesitan que el acueducto acerque las redes y que se termine la que sería la principal vía de acceso a la zona, para que tenga cierre financiero. 

Vea aquí: La ANDI le echa 'una mano' a Rodolfo para que consiga testigos electorales

Publicaciones

Compartir