Aún quedan muchos cigarrillos por apagar antes de aprobar la ley antitabaco

Imagen

Aprobar una ley antitabaco en el Congreso de Colombia es como pasar un camello por el ojo de una aguja. Senadores y representantes intentan regular el tema sin éxito desde hace 15 años. Veintidós veces lo han intentado.

La senadora uribista Dilian Francisca Toro quiere sacar adelante una ley pro-salud pública. Los congresistas Luis Fernando Duque y Venus Albeiro Silva quieren una ley más favorable a las tabacaleras.

 

Aprobar una ley antitabaco en el Congreso de Colombia es como pasar un camello por el ojo de una aguja. Senadores y representantes intentan regular el tema sin éxito desde hace 15 años.  Veintidós veces lo han intentado.

El eje de la Ley Antitabaco es prohibir el consumo de cigarrillo a menores de edad. Para eso se propusieron 35 artículos que prohíben publicidad en espacios públicos, patrocinio de eventos deportivos y culturales, venta de cigarrillos al menudeo, tratamiento a personas que quieran dejar de fumar, entre otras.

El martes 16 de junio es la votación final. Hasta ahora se han aprobado 25 artículos y para el martes está pendiente la aprobación de 10 más que corresponden a los temas más algidos, es decir, a los que afectan directamente a las tabacaleras.

Tres empresas están preocupadas hoy por la Ley Antitabaco: la empresa nacional Protabaco y las multinacionales Phillip Morris y BAT. Y cada una, se está empleando a fondo para sacar adelante sus intereses en el Congreso.

Tres congresistas han defendido activamente los intereses de las tabacaleras. Los senadores liberales Luis Fernando Duque y Alfonso Nuñez Lapeira han introducido y defendido cinco modificaciones a la Ley que benefician a las empresas tabacaleras.  Duque dijo a la Silla Vacía que a las empresas tabacaleras se les debe permitir por lo menos hacer publicidad muy regulada porque son empresas lícitas y de lo contrario, esto atentaría contra la libertad de empresa. Otro punto que preocupa a los senadores es la venta al menudeo, que según Duque si se prohíbe, afectaría la economía de los tenderos y los comerciantes.

Recientemente el representante Venus Albeiro Silva fue señalado como la ficha clave de las empresas tabacaleras. Silva firmó una ponencia que incluía  un parágrafo que permitía a los dueños de los establecimientos comerciales destinar  una zona para fumadores.  El Representante se defiende diciendo que él no fue el autor y que los lobbystas nunca lo hubieran buscado a él, porque él es el único del Polo con otro colega en la Comisión VII y son de la oposición.  Sin embargo, Silva defendió la idea de permitir espacios para fumadores ante un nutrido grupo de representantes de la coalición uribista, entre ellos tres médicos, que finalmente estuvieron de acuerdo con él.

Entre todas estas presiones, la posición ambigua del Gobierno no ha ayudado. Y es que su posición no es fácil.

Por un lado al Ministerio de Protección Social le interesa respetar el convenio marco de la Organización Mundial de la Salud que regula la publicidad y uso del cigarrillo.

Pero por otro lado, los Ministerios de Agricultura , Cultura y Comercio tienen intereses diferentes. Agricultura desarrolla un proyecto en 35 mil hectareas de tabaco que beneficia a  25 mil familias. Una de las zonas con mayor intervención es Montes de María donde se desarrollan proyectos de sustitución de cultivos de coca. El Ministerio de Comercio incluyó dentro de el proyecto del TLC  la exportación de 50 mil toneladas de hoja de tabaco al año y está interesado también  en que crezca la demanda dentro del país. Finalmente, el Ministerio de Cultura no quiere que los eventos deportivos y culturales pierdan sus principales financiadores: las tabacaleras.

El Gobierno también quiere proteger la inversión extranjera y el empleo. Las empresas tabacaleras generan 3.800 empleos en todo el país. Y sólo la Philip Morris tiene 500 millones de dolares invertidos en Colombia.

Aunque la senadora ponente Dilian Francisca Toro, del partido de la U, confía en la responsabilidad de los senadores para la votación crucial del próximo martes, el trabajo de los congresistas que están del otro lado este puente festivo será meter y cortar, palabras, comas y puntos que hagan está ley mucho más amigable para las empresas.

También puedes leer

Compartir
0