Cae cotización de la U: el partido vale menos hoy que hace tres años

Imagen
partidodelaUHOME(0).jpg

Con el ex Comisionado de Paz, Luis Carlos Restrepo, como su nuevo jefe y el éxito de la reciente asamblea que organizaron en Corferias, la U ha anunciado con bombos y platillos su nueva época dorada. Pero el partido ya no es lo mismo que cuando Juan Manuel Santos lo fundó en el 2006. Las acciones de la U están a la baja.

Con el ex Comisionado de Paz, Luis Carlos Restrepo, como su nuevo jefe y el éxito de la reciente asamblea que organizaron en Corferias, la U ha anunciado con bombos y platillos su nueva época dorada. Pero el partido ya no es lo mismo que cuando Juan Manuel Santos lo fundó en el 2006. Las acciones de la U están a la baja.

En los últimos tres años, la U perdió siete de sus 20 senadores por las investigaciones de la parapolítica, por peleas internas y por la muerte de uno de ellos. En total, los reemplazos de estos congresistas representan casi 266 mil votos menos para el partido. Esto, en plata blanca, es la diferencia entre el primer partido más votado en el Senado y el cuarto.

Figuras de opinión como Gina Parody y Marta Lucía Ramírez, que hacían del partido algo más glamoroso, se fueron decepcionadas de la U. Y con ellas, 155 mil votos, 73.710 votos de estos en Bogotá que congresistas “capitalinos” como Armando Benedetti y Jairo Clopatofsky no alcanzan a reponer.

Líderes en temas económicos como Luis Guillermo Vélez (QPD) y Carlos García Orjuela, hoy en la Picota por parapolítica, no tienen reemplazos con el mismo conocimiento especializado. Y la voz de un conocedor de temas constitucionales como Mauricio Pimiento, condenado por vínculos con las AUC, ya no se oye en los debates del referendo. Sus suplentes son figuras con la mitad de sus votos y de su experiencia.

La U también perdió peso regional. Tras la salida de la senadora Adriana Gutiérrez, por el escándalo de la parapolítica, se debilitó el partido en el Eje Cafetero. Con la salida de Jairo Merlano perdió fuerza en Sucre. Sin Pimiento, la U quedó huérfana en Cesar y la Guajira, donde los reemplazos que llegaron no tienen redes políticas fuertes.

El partido que después de Semana Santa tendrá la responsabilidad de sacar adelante el referendo y promover la reelección en las regiones, no es lo mismo que antes.

 

Así se ha devaluado el peso político de la U tras la salida de estos congresistas

 

Este contenido requiere Flash Player