David Luna, el candidato de los ediles

Imagen

David Luna, el candidato de los ediles

El candidato del Partido Liberal a la Alcaldía de Bogotá, David Luna, en campaña.

 

El candidato del Partido Liberal a la Alcaldía de Bogotá, David Luna, en campaña.
Foto tomada del flickr de David Luna

David Luna no va tan bien en las encuestas. En la que publicó la firma Ipsos-Napoleón Franco este fin de semana ocupa el quinto lugar entre los candidatos ya confirmados y el sexto entre todas las posibles candidaturas, en ningún caso con más del 10 por ciento de intención de voto. Pero entre los líderes locales -independientemente del partido al que pertenecen- él es el favorito.

Hace dos semanas, seis de los nueve ediles conservadores que hay en Bogotá firmaron una carta dirigida a José Darío Salazar, el director del Partido Conservador, en la que le recordaron la importancia de tener un candidato “que goce de aceptación en los barrios y las localidades” y le solicitaron “iniciar diálogos exploratorios con el doctor David Luna, para así evaluar la posibilidad de estructurar en torno a él un programa de gobierno de unidad, que permita sacar a Bogotá del hueco en el que se encuentra”.

Dos semanas antes, 43 de 58 ediles del Partido de La U le habían enviado una carta a Juan Lozano, el director del partido, en la que recordaron la importancia electoral que tienen las Juntas Administradoras Locales (hubo 1’709.570 votos por esos cargos en Bogotá en 2007) y le dijeron que, aunque respetan los acercamientos que se han hecho a otros candidatos, ellos “como principales representantes de la base social del Partido de la U en las localidades de Bogotá” recomiendan “incluir entre las alternativas de nuestra colectividad al Doctor David Luna”.

En ambas cartas, los ediles citan como una de las razones por las que se inclinan por Luna, que el candidato liberal, “como varios de ellos”, comenzó su carrera política desde abajo, desde las bases. Además, los miembros de ambas colectividades sienten que es de los pocos políticos que se han interesado por mejorar la situación de los ediles y se ha interesado en promover la descentralización administrativa de la ciudad fortaleciendo las Alcaldías Locales y las JAL.

Los ediles de ambos partidos advierten en las cartas que sólo se trata de una recomendación y que apoyarán al candidato que decida escoger su colectividad pero su preferencia por Luna es evidente: muchos lo conocen personalmente pues han trabajado junto a él en temas de las JAL, de asociaciones de vecinos o de problemáticas locales, por lo que sienten una gran afinidad por su candidatura.

 

David Luna, el candidato del Partido Liberal a la Alcaldía de Bogotá
El apoyo de algunos ediles de la U a Luna surgió también como una forma de rechazar una alianza con Peñalosa.
David Luna haciendo campaña en Suba.

Luna se acerca a los ediles

En su paso por la Cámara de Representantes, Luna apoyó un proyecto que le permitiría a las Juntas Administradoras Locales citar a ciertos funcionarios de la administración distrital y no sólo invitarlos. De esa manera, le daría mayor relevancia y le otorgaría más herramientas al control político y social de las JAL. Con ese proyecto, Luna abogó por descentralizar y zonificar la administración pública, lo que muchos de los ediles que firmaron las cartas sienten que es necesario. Sin embargo, el proyecto no logró las mayorías.

Después de su paso por el Congreso, Luna acompañó a los ediles en la socialización de un decreto proferido a finales del gobierno de Álvaro Uribe, que le otorgaba seguridad social a los miembros de las JAL por primera vez, pero que, al parecer de muchos de los beneficiados, tenía falencias.

Según varios de los ediles conservadores y de La U consultados por La Silla Vacía, el apoyo de Luna fue esencial para que ese decreto fuera revisado y los ediles coticen ahora sobre el cien por ciento de sus honorarios en salud y pensiones.

Por esos proyectos y su comunicación continua con los miembros de las JAL, los ediles que apoyarían una alianza con Luna sienten que el candidato liberal tiene preocupaciones similares a las suyas. Leonardo Ortiz, edil de Chapinero del Partido de la U, dice que Luna “entiende perfectamente cómo funciona la problemática local” y Gloria Díaz, del Partido Conservador, dice que aunque le parece que Paulo Laserna es un buen candidato, Luna también es una opción a considerar, pues está interesado en representar y hacer visible la labor de los 184 ediles de Bogotá.

En campaña, además, Luna se ha centrado en los ediles. Se ha reunido en salones comunales con líderes locales, con dirigentes locales y estuvo en el cierre de campaña de los precandidatos que participaron en las consultas internas del partido Liberal. Además, se ha vendido como el candidato que “viene del barrio”, lo que le ha hecho ganar varios adeptos.

Los apoyos de base

Los ediles liberales también sienten que Luna ha trabajado cerca a ellos. Como otros representantes del partido en cargos públicos, los ediles rojos firmaron una carta apoyando la candidatura de Luna. Pero además, la mayoría de los 545 candidatos a las JAL en las consultas internas de los liberales dicen que Luna, junto al representante Simón Gaviria, fueron los únicos que se procuparon por ellos.

Esos candidatos se quejan de que el Partido no los apoyó con publicidad ni con suficientes recursos para sus campañas, mientras que Luna y Gaviria sí apoyaron la difusión.

En el caso de La U, el apoyo a Luna también es una resistencia a Peñalosa, el antiguo jefe político del candidato liberal. Algunos de los ediles que firmaron la carta -aunque no todos- dicen que se han sentido maltratados y menospreciados por el candidato del Partido Verde en el pasado.

Durante su administración como alcalde, Peñalosa creó las Unidades Ejecutivas Locales, UEL, como un intento por descentralizar los recursos del distrito, pues estarían encargadas de gastarse el dinero en los temas que la comunidad de cada sector considerara más importante. Pero las UEL fueron vistas por muchos como un castigo a las alcaldías locales y a las JAL puesto que en la época se sentía que Peñalosa consideraba que las autoridades locales ya existentes eran, en general, un foco de corrupción.

Por esto, los ediles que firmaron la carta -tanto los que se han sentido insultados, como los que no- creen que Peñalosa no está realmente interesado en promover una descentralización en el Distrito, ni en darle importancia a las JAL, por lo que ven que hay una diferencia ideológica muy grande con él.

Desde hace dos semanas, los ediles de La U dijeron que apoyarían al candidato que escogiera el Partido, pero sólo en los últimos días se mostraron más abiertos a adherirse a un eventual apoyo que el partido le dé a la candidatura de Peñalosa, pues la Dirección Nacional les hizo llegar un mensaje en el que les aseguraban que el trato del candidato Verde con ellos cambiaría.

Por otro lado, algunos de los ediles conservadores se reunieron con miembros del Directorio Distrital y acordaron buscar un candidato propio, pero repitieron la sugerencia de buscar algún tipo de alianzas con Luna.

Por su parte, dentro del Partido Liberal sigue el apoyo a Luna, (a pesar de las movidas del senador Camilo Sánchez), pues los rojos sienten que su candidato les está ganando adeptos, no sólo en las bases, sino también en los estratos altos, donde usualmente al partido no le va tan bien. 

Como los ediles son el eslabón de la política más cercano al votante, es posible que Luna en la práctica marque mejor en la calle que en las encuestas. Pero sólo en octubre se sabrá si eso se podrá transformar en votos.

Compartir
0