Debemos dar absoluta libertad al voto de los empleados: presidente de Sura

Debemos dar absoluta libertad al voto de los empleados: presidente de Sura
gonzaloperez.jpg

La semana pasada el Grupo Sura reportó los resultados financieros del primer trimestre del año con una cifra récord de 442.000 millones de pesos de utilidad. La empresa, una de las cabezas del Grupo Empresarial Antioqueño, ha estado en el ojo del huracán en el último año por la oferta pública de adquisición que lanzó el grupo Gilinski, que logró hacerse a dos puestos en su junta directiva, y por las tensiones políticas con el alcalde de Medellín, Daniel Quintero.

Su presidente, Gonzalo Pérez, habló con La Silla Vacía sobre esa tensión, sobre el entorno político del país, y en medio de una ola de empresarios que han invitado a sus proveedores y empleados  a no votar por Gustavo Petro en las próximas elecciones, sostuvo que quiere garantizar que tengan la “libertad absoluta” para definir su criterio político.

Este es el resumen de la entrevista editada para mayor claridad: 

es La Silla Vacía

es Gonzalo Pérez

Tenemos elecciones en 10 días ¿Hay algo que a ustedes les preocupe frente a lo que viene para los próximos cuatro años para la economía del país?

Todos queremos que la democracia opere como debe operar. Sobre todo, nos tenemos que ocupar como país de las grandes reformas que cierren brechas de equidad, que los crecimientos se irriguen en toda la población.

Hoy salió una noticia del avance en la formalidad en el país, es una buena noticia, pero estamos lejos de la formalidad no solo en Colombia, sino en América Latina. Nos debe interesar a todos tener una interlocución con el Gobierno, cualquiera que sea, en la que busquemos que este país avance en materia de equidad.

Y para eso las reformas laborales, la reforma pensional, la reforma de salud, la reforma a la justicia, la reforma al mercado de capitales, son reformas muy importantes, que sea el poder del conocimiento el que guíe las reformas y que seamos capaces de ponernos de acuerdo en cuatro o cinco puntos fundamentales.  

La campaña Iván Duque hace cuatro años prometió precisamente esas reformas que menciona. ¿Por qué es tan difícil en Colombia hacer reformas de ese calado? ¿O es que el Gobierno Duque incumplió?

Esas reformas están pendientes hace décadas. Obviamente cada quien tiene sus responsabilidades. Yo preferiría, y aquí me perdonas la primera persona, decir de qué nos debemos encargar cada uno. Este Gobierno tiene su responsabilidad, el anterior y el anterior también, pero nosotros como empresarios también tenemos responsabilidades.

Yo creo que tenemos que tener objetivos comunes. Algo que es muy importante que lo quisiera resaltar es el ejercicio de "Tenemos que hablar Colombia" en el que promovimos conversaciones entre 5.500 colombianos, de los cuales sólo 16 se pararon de la mesa, lo que me dice que este país sí es capaz de sentarse a conversar. 

En particular sobre la reforma a la salud el candidato Gustavo Petro propone centralizar más la responsabilidad del sector salud en el Estado. ¿Ustedes qué opinan de esa propuesta y qué puntos le pondrían a Gustavo Petro en una eventual conversación sobre esa reforma?

Creo que nosotros tenemos que conversar con cualquier candidato, cualquier presidente o actor, es con cifras y datos. Hay cifras, datos y hechos que muestran que la evolución de la salud de los colombianos en los últimos 30 años ha sido positiva.

Nosotros tenemos la obligación de prestar un mejor servicio, con mayor eficiencia y mayor cobertura. En la medida en que lo hagamos así yo creo que cualquier Gobierno va a verlo y deberá priorizar el mayor beneficio para todas las personas. Hay que evaluar qué errores han jugado las empresas ahí, qué errores hemos tenido las EPS ahí y qué errores ha tenido la regulación.

Claro que hay cosas por mejorar, por ejemplo la cobertura, la calidad de la prestaciones de servicio de las regiones apartadas, y tenemos que hacer esa interlocución con el Gobierno con base en conocimiento, pensando en qué es lo mejor para los colombianos.

Hay una alianza entre Petro y Daniel Quintero, un gobernante que los casa de enemigos. ¿La experiencia con Quintero le deja alguna lección frente a lo que podría hacer un eventual Gobierno de Petro?

Para nosotros las alianzas público privadas, y en general buscar objetivos comunes como actores de sociedad, debe ser el objetivo de toda sociedad. Nosotros como ciudad, en Medellín, hemos tenido una historia de trabajar con alianzas, con la academia, con el sector cultural, con los alcaldes de turno, independientemente de su ideología y partido político. Y ponernos de acuerdo en qué es lo mejor para una ciudad, teniendo en cuenta las diferencias es algo que se puede hacer, que tenemos que seguir persiguiendo. 

¿Cómo esperaría una relación con un eventual presidente Gustavo Petro?

Yo preferiría no hacer comentarios en este tema. Nosotros como compañía tenemos el firme convencimiento de que tenemos que dar absoluta libertad en los criterios políticos de cada uno de los empleados, de estas compañías, de los asesores y yo preferiría no hacer ningún comentario porque podría tener la connotación de alguna orientación. Entonces no, yo creo que aquí cada uno de los empleados de esta compañía, asesores, más de 100.000 personas que nos rodean, deben tener su independencia de decidir lo que creen ellos que es mejor para el país.

Entonces le cambió la pregunta, ¿usted cree que Duque fue un buen presidente?

A mí me parece que esas calificaciones no tienen mucho sentido. Creo que hay aciertos y desaciertos, como los tenemos los empresarios, los tiene este presidente. Por ejemplo, el manejo de la pandemia fue bueno, sin duda en la economía hay hechos que muestran unos buenos vientos en este momentos. Hay cosas por mejorar claramente, quedaron estas reformas pendientes que insisto, no son solo del presidente Duque, vienen pendientes desde tiempo atrás y no dependen solo del Ejecutivo. 

¿Usted ve que la polarización del país afecta los negocios?

No hemos sentido en los negocios ese clima de polarización. Hoy, por ejemplo, tenemos 5.100.000 afiliados en la EPS, no sé en qué lado de la polarización nos podrían ellos vincular, espero que ninguno. Nosotros tenemos claramente, pues unas compañías que llegan a toda la población y ahí no hemos sentido la polarización. Hay que confiar mucho en las instituciones, hay que confiar mucho y hay que mirar qué podemos hacer nosotros para que esa polarización no siga siendo como ese imaginario colectivo de país. 

Pero no son ajenos a la polarización que vive el país.

Claro que no somos ajenos a ninguna realidad. Lo que pasa es que como bien enseñan los psicólogos y los existencialistas, el punto es cuál es tu aproximación a la realidad. Nuestra aproximación es qué podemos hacer nosotros mejor. Hoy, por ejemplo, estamos llegando a Montería, ojalá mañana podamos estar en Nuquí, para mencionar una población apartada para ahí sí favorecer ese crecimiento armónico de la sociedad.

Si en la pandemia la tasa de letalidad en Colombia hubiera sido punto 0,7, que fue la de nuestra EPS, y no 2,7 como fue en el país, pues imagínate cuántas vidas hubiéramos ahorrado y adicionalmente cuánto impacto también en la economía. Entonces nuestro foco es cómo logramos llegar con esos productos y servicios a los colombianos.

¿Y esa visión es algo que se mantendrá en el largo plazo con SURA, dada la nueva composición accionaria?

Totalmente, totalmente. Ahí no hay ninguna inquietud. Totalmente.

¿Cómo ha sido este empalme con la entrada de los Gilinski a la junta directiva de Sura?

Sabemos que todas las nuevas visiones enriquecen siempre las compañías y nos enriquecen a todos, en la medida en que le cree valor a los accionistas es bastante positivo. Eso es lo que hemos pedido, obviamente, están conociendo la compañía, al interior hacen retroalimentaciones y todas son claramente tenidas en cuenta.

La estrategia de la compañía sigue siendo la misma y pues este primer trimestre demostró que sigue funcionando muy bien. Nos fue muy bien en el trimestre y el grupo acaba de tener cifras históricas.

Es una paradoja que una empresa que da buenos resultados pueda ser comprada a unos precios que, para varios analistas, no reflejan su valor en libros, por cuenta de cómo funciona la Bolsa de Valores de Colombia. Tras las OPA, ¿qué reflexión hicieron con respecto a su presencia en el mercado de valores colombiano?

La reflexión clara del Grupo Sura es que se requiere una reforma al mercado de capitales. Esa ha venido tratando de progresar, pero no la hemos logrado, se requiere más profundidad del mercado para que refleje los fundamentales de las compañías (es decir las cifras claves de ingresos, utilidad, pasivos, activos, etc). Sé que muchas más compañías pueden participar en ese mercado de capitales para darle más liquidez.

Antes de las OPA nosotros desarrollamos dos temas en ese sentido: en primer lugar llegamos a la bolsa de Chile. Estamos en el grupo de empresas que está en el MILA (Mercado Integrado Latinoamericano), precisamente abriendo un poco el mercado. Y, vamos en el 75% del progreso de los estándares SOX (una ley estadounidense que define cómo se monitorean empresas listadas en la bolsa de valores) buscando una oportunidad. No quiere decir que vaya a ser así, pero nos permite estar preparados para ver si hay una oportunidad en un mercado como el de Nueva York. Estas medidas las veníamos gestionando desde antes, hemos logrado avanzar, no lo suficiente, porque todavía al mercado le falta profundidad, como dicen todos los conocedores del tema.

Disclaimer: El Grupo Sura apoya 45 episodios del podcast Huevos Revueltos con Política. Bancolombia, que hace parte del grupo, financia la red Cachaca de La Silla Llena, ocho historias de la Sala de Redacción Ciudadana y parcialmente el curso de Inmersión en Colombia de La Silla Vacía y los tarjetones al Congreso 2022-2026.

Compartir