Detector: este video sobre el M-19 y el Cártel de Medellín es engañoso

Detector: este video sobre el M-19 y el Cártel de Medellín es engañoso
detector-emecartel(0).jpg

Parte de datos ciertos fuera de contexto y otros falsos.

En Kwai circula un video en el que Sergio Alzate, director de la organización Colombia Transparente, hace varias afirmaciones sobre la supuesta relación de la extinta guerrilla del M-19 con el Cartel de Medellín y el electo presidente Gustavo Petro.

Como usuarios nos pidieron verificar esa información, le pasamos el Detector de Mentiras y encontramos que es engañoso porque parte de datos ciertos fuera de contexto y otros falsos para vincular al Eme con Cártel de Medellín y gobiernos de izquierda de los años 80.

Este es el video que circula:

En el video, la voz en off de una mujer narra sobre una supuesta relación entre el M-19 y el Cártel de Medellín, y Sergio Alzate, quien ya ha difundido desinformación contra Petro, profundiza en esas afirmaciones.

Como contamos aquí, Alzate es el director de Colombia Transparente, una organización que nació en diciembre de 2021, con un nombre casi calcado al de Transparencia por Colombia, el capítulo de Transparency International en nuestro país. Además, esa organización ha publicado información falsa y conjeturas poco rigurosas bajo la idea de que hubo un fraude en las pasadas elecciones legislativas.

Como en el video se hacen varias afirmaciones verificables, La Silla Vacía las revisó una a una:

     1. “Para lograr este objetivo (tomar el Palacio de Justicia) el M-19 necesitaba más aliados estratégicos y es cuando logran grandes amistades con Manuel Antonio Noriega y Daniel Ortega”: más falso que cierto

El video hace esa afirmación insinuando que el Cartel de Medellín y Pablo Escobar fueron los encargados de propiciar esa alianza, ya que “el dictador Noriega era el puente para el tráfico de drogas desde Panamá hasta Norteamérica”.

Aunque Escobar sí estuvo relacionado con las personas que se nombran en el video, no hay evidencia de que haya sido parte de una alianza del M-19 para hacer la toma del Palacio de Justicia.

Existen testimonios que relacionan a Escobar con Manuel Antonio Noriega, un dictador panameño que gobernó ese país entre 1983 y 1989.

En 1988 Noriega fue acusado por cargos de tráfico de drogas en un tribunal federal de EE.UU. y durante su juicio el coronel Luis del Cid, de las fuerzas de defensa panameñas, dijo que la primera vez que el Cartel y Noriega se contactaron fue en 1981 cuando el M-19 secuestró a Marta Nieves Ochoa, hermana de narcotraficantes de ese cartel, y Noriega le pidió a Del Cid que contactara a los guerrilleros para que la liberaran Marta.

En el juicio también se contó que un año después Escobar le pidió a su piloto personal, Rodrigo Ortiz Hermida, que le enseñara a Floyd Carlton, un piloto panameño cercano a Noriega, las rutas de envío de cocaína a los Estados Unidos. Y según Myles Malman, la fiscal del caso contra Noriega, un mes después salió de Colombia un cargamento de cocaína hacia Panamá.

En 1983 Escobar huyó a Panamá, luego de mandar a matar al entonces ministro de Justicia, Rodrigo Lara Bonilla. Según contó su hijo Juan Pablo Escobar, hoy conocido como Sebastián Marroquín, el capo colombiano le entregó a Noriega cinco millones de dólares “para que le permitiera operar en Panamá, montar laboratorios y operaciones de lavado de dinero, no había recibos, eran relaciones de poder, de palabra, él hacía valer esos acuerdos por la vía de la fuerza".

La relación terminó en 1984 cuando Noriega, presionado por la DEA, destruyó un laboratorio de cocaína de Escobar que estaba ubicado en el Darién, en la frontera con Colombia. Noriega siempre negó su supuesta relación con Escobar, que el capo siempre ratificó.

Además, Floyd Carlton, el piloto cercano a Noriega, dijo en el juicio contra el dictador que en 1984 él llevó a Escobar de Panamá a Managua, Nicaragua, donde el capo siguió refugiado.

Sobre su tiempo en ese país, Sebastán Marrroquín, hijo de Escobar, dijo en 2010 a CNN que su familia estuvo protegida por Daniel Ortega, quien gobernaba ese país por el Frente Sandinista de Liberación Nacional, que había logrado derrocar al dictador Anastasio Somoza en 1979.

También existen fotografías de Escobar con el narco colombiano Gonzalo Rodríguez Gacha “el Mexicano” y militares sandinistas transportando un cargamento de cocaína en el aeropuerto Los Brasiles en Managua. Las fotos las tomó Barry Seal, un traficante e informante de la DEA que estuvo infiltrado en el Cartel de Medellín. 

Aunque todo eso demuestra relaciones entre Escobar y los gobiernos de Panamá y Nicaragua, no hay evidencia de que haya sido para facilitar una alianza con el M-19, como insinúa el video.

Lo que sí hay son testimonios que vinculan al Cartel de Medellín con la toma del Palacio de Justicia.

Como verificamos aquíel informe que la Comisión de la Verdad del Palacio de Justicia entregó a la Corte Suprema dice que posiblemente existió esa relación.

“Todo indica, entonces, que hubo conexión del M-19 con el cartel de Medellín para el asalto al Palacio de Justicia”, afirma la Comisión. No obstante, no concluye de manera precisa en qué nivel se dio el apoyo de Pablo Escobar al grupo guerrillero, como contamos aquí.

La Comisión cita el testimonio del lugarteniente de Pablo Escobar, ‘Popeye’, quien aseguró que el capo pagó dos millones de dólares al M-19 por la toma del Palacio. “Él [Pablo Escobar] le entregó dos millones de dólares a Iván Marino Ospina, pero esa plata fue perdida porque Iván Marino Ospina murió antes de la toma y la plata nunca la encontraron”, dijo a la Comisión.

Por otro lado, la Comisión cita el libro 'Mi confesión' del líder paramilitar Carlos Castaño, según el cual en mayo de 1985 Carlos Pizarro y el Cártel acordaron la toma del Palacio a iniciativa de Pablo Escobar. Según Castaño, Pizarro ‘cobró’ un millón de dólares por matar al presidente de la Corte Suprema, Alfonso Reyes, y otro millón por destruir los archivos.

Para la Comisión, la contradicción entre los testimonios no refuta “otras deducciones”, como la humareda que salía del Palacio de Justicia antes de la primera hora de la toma, cuando el Ejército no había llegado. Lo que indicaría – al parecer, ya que no lo afirma el informe – que en ese momento se incendiaron los expedientes.

Ese día, además, se estaba discutiendo la constitucionalidad del tratado de extradición, al que se oponían tanto los narcos como el M-19 por su ideología antiimperialista. De hecho, fue una de las proclamas que hizo el M-19 cuando se tomó el Palacio.

La Comisión hace referencia también al testimonio de los ex guerrilleros Otty Patiño y Rosemberg Pabón, que afirmaron que sí había algún tipo de relación con los narcotraficantes, limitada a temas como apoyo de transporte o suministros. Pero, aclaran, no había un sometimiento del M-19 a la voluntad de los carteles.

Para ese grupo, la motivación de la toma era hacerle un “juicio” al presidente Betancur por el incumplimiento de los acuerdos de tregua suscritos en 1984.

Es decir, Pablo Escobar sí estuvo relacionado con Manuel Antonio Noriega y Daniel Ortega, y sí hay testimonios de una presunta participación del Cartel de Medellín en la toma del Palacio de Justicia, pero no hay evidencias que demuestren que esas relaciones de Escobar a su vez fuera un puente o mediador de una alianza de Eme con esos dos gobiernos, como insúa el video.

     2. “Daniel Ortega (...) les facilitaba las armas, las municiones y todo lo que requería el M-19, en especial Gustavo Petro”: más cierto que falso

Un mes después de la toma del Palacio de Justicia, y en medio de las especulaciones sobre quiénes estuvieron detrás, George Shultz, para ese entonces secretario de Estado de Estados Unidos, aseguró que el Gobierno de Nicaragua, cuyo presidente era Daniel Ortega, apoyó al Eme en la toma. Esas declaraciones las replicó el entonces presidente de Estados Unidos, Ronald Reagan.

Tras esas declaraciones, la prensa aseguró que las armas que usó la guerrilla en la toma venían de Nicaragua y que miembros del Frente Sandinista de Liberación Nacional habían participado, aunque no se conocían pruebas oficiales de eso. De hecho, en enero de 1986 el Ministerio de Defensa aseguró a medios que no tenían evidencias ni indicios sobre la participación de “elementos extranjeros en la toma del Palacio de Justicia”.

Sin embargo, el informe de la Comisión de la Verdad relata que el M-19 tenía una estrecha relación con el Frente Sandinista de Liberación Nacional, la guerrilla de izquierda con la que Ortega había llegado al poder.

Según el testimonio del exeme y exsenador Antonio Navarro Wolf a la Comisión, unas de las armas que se usaron en la toma posiblemente eran las que había enviado el gobierno de Venezuela a los sandinistas durante el régimen de la familia Somoza, entre 1937 y 1979, y otras habrían sido regaladas por guerrillas de El Salvador.

En todo caso, el informe también explica que una de las hipótesis inverosímiles sobre la toma es que fuera una “conspiración internacional” del M-19 con el Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional de El Salvador y los sandinistas de Nicaragua:

Es decir, hay testimonios que vinculan al Gobierno de Nicaragua con las armas que usó el Eme, aunque la Comisión lo presenta como una probabilidad y no como un hecho. Y esa probabilidad no era la de una ayuda directa, como afirma Sergio Alzate en el video que circula.

Por otro lado, la afirmación vincula a Gustavo Petro con las armas pero, como ya hemos verificado, Petro no fue no fue comandante ni parte del “ala militar” del M-19, sino que perteneció a la “ala política” de esa guerrilla.

Una de sus principales conquistas en el M-19 fue promover el desarme de la guerrilla entre 1989 - 1990, de la mano de Carlos Pizarro.

“Petro nunca tuvo perfil de mando militar. Siempre estuvo obsesionado por la política”, dijo su amigo y ex comandante del M-19, Jaime Gómez a La Silla Vacía. “Él tiene una capacidad para argumentar y llevar la contraria. Así fue como logró desmovilizar al M-19”.

     3. “Toda la droga enviada desde Colombia era del Cartel de Medellín y todo el armamento enviado desde Nicaragua al M-19 era pagado por el Cartel de Medellín. Prueba de esa alianza es que Pablo Escobar decide esconderse por un tiempo en Panamá y luego en Nicaragua invitado y protegido por estos personajes (Manuel Antonio Noriega y Daniel Ortega)”: falso

Como explicamos en el punto tres, la Comisión de la Verdad relata en su informe que el presunto uso de armas provenientes de Nicaragua llegaron a manos del M-19 como regalo de la guerrilla salvadoreña, según contó el exeme y exsenador Antonio Navarro Wolf, y no de un pago del Cartel de Medellín, como afirma el video.

El video no presenta ninguna prueba de lo contrario, y tampoco la hemos encontrado.

Y, como contamos en el punto uno, Escobar huyó a Panamá y Nicaragua tras mandar a matar al entonces ministro de Justicia, Rodrigo Lara Bonilla y ahí Manuel Antonio Noriega y el gobierno de Daniel Ortega fueron sus colaboradores para transportar cocaína. Pero no hay relación con el Eme.

     4. "Para hacer posible esta alianza internacional (...) se necesitaba un personaje clave y lo encontraron, se trata de Carlos Benavides Martinelli”: más cierto que falso

Diógenes “Carlos” Benavides Martinelli fue un guerrillero panameño que perteneció al Frente Sandinista de Liberación Nacional en Nicaragua, y luego fue uno de los guerrilleros que participó y murió en la toma del Palacio de Justicia.

Según el Informe sobre el holocausto del Palacio de Justicia realizado por el Tribunal Especial de Instrucción Criminal en 1986, Martinelli, al parecer, fue uno de los responsables de que las armas de Nicaragua fueran a dar a manos del M-19. El documento de la Comisión de la Verdad no se menciona esa vinculación.

     5. “Aunque para muchos esté muerto (Martinelli), este medio está en capacidad de afirmar que se encuentra vivo y viviendo en Suecia”: falso

El video hace esa afirmación sin dar ninguna prueba de ello, pero posiblemente del portal web de discusión Controversia.net, donde un usuario anónimo aseguró que Martinelli sigue vivo porque su madre se lo encontró en un aeropuerto de Panamá, algo que no ha sido verificado por medios independientes. No hay registros que confirmen ese supuesto testimonio.

En todo caso, Martinelli sí murió en la toma del Palacio de Justicia. 

El informe de la Comisión de la Verdad relata que fue uno de los guerrilleros que murió en la retoma al Palacio y fue enterrado en una fosa común en el Cementerio del Sur en Bogotá. En 2015 la Fiscalía identificó su cuerpo y confirmó su muerte.

Y en el informe también se especifica que Martinelli sí murió.

En suma, el video que circula parte de datos ciertos fuera de contexto y otros falsos para mostrar una supuesta alianza entre el M-19 con el Cártel de Medellín y los gobiernos de Panamá y Nicaragua. Por eso calificamos el video como engañoso.

Si tiene dudas sobre la veracidad de un contenido que circula en redes relacionado con política haga clic aquí.whatsapp

Haremos lo posible por chequearlo.

Compartir