Detector: las vacunas contra el covid sí han sido probadas, contrario a lo que dice Reiner Fuellmich

Detector: las vacunas contra el covid sí han sido probadas, contrario a lo que dice Reiner Fuellmich
farsa-reiner-fuellmich.jpg

Desde hace unos días están circulando en Facebook varias publicaciones (1,2,3 y 4) que replica un video que tiene el titular “inician los juicios contra la gran farsa global”.

En el video aparece el abogado alemán Reiner Fuellmich, quien asegura que las vacunas contra el covid no han sido probadas “como corresponde” y que la pandemia es una farsa, entre otras cosas. 

Como usuarios de Facebook calificaron las publicaciones que comparten el video como falsas, les pasamos el Detector de Mentiras y encontramos que los argumentos de Fuellmich son falsos. 

Así se ve el video que circula en redes. Aclaramos que no lo subimos a Youtube porque el contenido falso podría difundirse más. 

El hombre que aparece en el video es Reiner Fuellmich, un abogado alemán que desde 2020 impulsa una “demanda de indemnización por daños relacionados con el coronavirus” contra la Organización Mundial de la Salud (OMS) y contra el virólogo alemán Christian Drosten, cuyo protocolo para detectar el SARS-CoV-2 mediante pruebas de PCR ha guiado a los laboratorios del mundo en la detección del virus, como reportó AFP. 

Verificamos cada uno de los argumentos de Fuellmich y esto fue lo que encontramos:

1. “El covid no es más mortal que la gripe estacional”: falso

Según datos de la OMS, las muertes anuales por influenza están entre 290.000 y 650.000 en todo el mundo. 

En cuanto al covid, un año después del inicio de la pandemia van 3.064.487 muertes, según el conteo de la Universidad Johns Hopkins. 

A su vez, un estudio publicado en la revista The Lancet mostró que el covid causa una enfermedad más grave que la gripe estacional.

La investigación comparó datos de más de 130.000 personas hospitalizadas y concluyó que la tasa de mortalidad entre aquellos con coronavirus fue tres veces superior a la de los pacientes con gripe estacional.

Según el análisis, la tasa de mortalidad entre los hospitalizados con covid fue tres veces mayor que el de la influenza estacional: 15.104 de 89.530 ingresados (16,9 por ciento) frente a 2.640 de los 45.819 pacientes con gripe (5,8 por ciento).

2. “Las vacunas contra el covid-19 no han sido probadas como corresponde”: falso

Fuellmich dice que las vacunas contra el covid no han sido debidamente probadas y que probablemente “causarán un gran número de muertes”.

Eso es falso porque han cumoplido los protocolos de las fases de prueba. Según expertos, el hecho de que se hayan producido más rápido de lo normal no afecta su eficacia.

Según Claudia Milena Cuéllar, directora encargada de Promoción y Prevención del Ministerio de Salud, la creación de una vacuna sí puede demorar entre 10 y 15 años.

Pero dice que se puede lograr un resultado más rápido y eficiente si hay un trabajo conjunto entre Gobierno, entidades científicas y organizaciones privadas, como está pasando con el covid.

Diego Mejía, biólogo con énfasis en Genética, doctor en Ciencias Biomédicas y profesor de la Nacional dice que, ante una emergencia, el tiempo de desarrollo de una vacuna para que salga al mercado es de alrededor de un año y medio, teniendo en cuenta que los ensayos preclínicos duran entre cinco y seis meses; y los clínicos, un año.

Es decir: aunque la producción de una vacuna es demorada, en emergencias las fases se acortan.

La Organización Panamericana de la Salud (OPS) también indica que todas las vacunas para el covid deben completar las tres fases de estudio (o ensayo clínico) antes de que puedan ser aprobadas para su uso en la población.

“Las vacunas que se están desarrollando contra la COVID-19 están siguiendo estas mismas fases, pero en algunos casos las fases se solapan o aceleran cuando se dispone de información suficiente. Una vez que las vacunas contra la COVID-19 se aprueban para su uso en la población general, el monitoreo de la seguridad continúa”, dice la OPS. 

3. “Los asintomáticos no contagian”: falso

Según la Biblioteca Nacional de Medicina de Estados Unidos, un asintomático es una persona que se ha recuperado de una enfermedad (no tiene que ser covid) y ya no presenta ningún síntoma. o que tiene una afección pero no presenta síntomas. 

Por ejemplo, una persona con un aneurisma sin efectos visibles.

Por su parte, el Departamento de Salud de Estados Unidos define la inmunidad como la “protección contra la enfermedad causada por microorganismos infecciosos o por otras sustancias extrañas.” 

La entidad dice que la inmunidad puede ser causada por una vacuna, una infección previa del mismo agente o por transferencia de una sustancia inmunitaria de otra persona o animal.

Eso muestra que una cosa es ser asintomático y otra tener inmunidad.

Ser asintomático no es ser inmune

Así lo indicó la epidemióloga chilena Cecilia Morales Veloso, médica asesora de la dirección del Hospital Clínico de la Universidad de Chile, a AFP. 

“Una persona asintomática quiere decir exactamente eso: que no tiene síntomas, tiene el contagio pero sin signos del mismo", pero precisa que la inmunidad “se produce generalmente semanas después de superar una enfermedad” y que la generan tanto asintomáticos como las personas que presentaron síntomas.

El infectólogo Juan Carlos Cataño, profesor de la Universidad de Antioquia, indica que esa protección que generan los asintomáticos es de menor calidad frente a la que tienen aquellas personas que padecieron todas las fases y síntomas del covid y que se recuperaron completamente.

“Mientras más severa es la enfermedad en el cuerpo humano, mayor es la protección inmunológica que se obtiene. Las personas asintomáticas tienen menor estímulo en su cuerpo y sus defensas y su respuesta inmunológica hacia el virus a largo plazo no es la mejor”, dijo Cataño.

Por lo anterior, calificamos los argumentos del video como falsos. 

Compartir
0