Detector: no, la vacuna de ARN mensajero no modifica el ADN

Html
b_17.jpg

Esta tecnología utilizada en las vacunas de Pfizer y Astrazeneca no modifica el ADN.

Desde hace unos días está circulando en Facebook una publicación que asegura que las vacunas de ARNm manipulan el ADN de quienes la reciben. 

La imagen está acompañada del texto: 

“#El ARNm Artificial penetrará en la célula directo hacia los Ribosomas para re-transcribir los aminoácidos los cuales construirán proteínas “extrañas”, o ajenas a nuestro organismo. Lloro sangre por los ojos cuando veo en páginas científicas decir que “esta “(v}a]c-u)n/@ no manipula el ADN”, niños influencers promoviendo lo mismo, repitiendo lo q dicen los medios. No debería ni llamarse “(v}a]c-u)n/@/”, porque se trata de terapia genética, o manipulación de ADN, o hibridación”. 

La publicación se ha compartido más de 220 veces y tiene 77 interacciones. 

Como usuarios de Facebook calificaron la imagen como falsa, le pasamos el Detector de Mentiras y encontramos que es falsa porque tiene información errada.

Así se ve la imagen que circula en esa red social:

Las vacunas de ARN mensajero no alteran la funcionalidad de la célula

El ARN mensajero (ARNm) es una molécula muy parecida al ARN y al ADN, que son códigos genéticos que cargan información. 

Lo que se está inyectando son las “instrucciones” (ARNm) encapsuladas en “cajitas” o nanoburbujas de grasa que se fusionan con células musculares en nuestro cuerpo, y allí entregan el mensaje. 

Una vez adentro, la maquinaria celular usa esta “receta” y fabrica las “proteínas de espiga del coronavirus”, las mismas que utiliza el virus para entrar a las células, como contamos aquí

La diferencia es que estas piezas no son dañinas pero sí activan el sistema inmune del cuerpo para que se produzcan anticuerpos específicos para estas “proteínas de espiga”.

El ARN mensajero lleva la receta molecular para que las células fabriquen la proteína viral que el sistema inmune pueda reconocer, y así dan “instrucciones” al cuerpo para que el sistema inmunológico enfrente la enfermedad con esa proteína. 

Pero para Andrés Vecino, experto en salud pública de la Universidad Johns Hopkins, eso no implica que la vacuna “modifique” el ADN humano, como dice la publicación de Facebook. 

“Las vacunas que tienen el código genético no tienen porqué modificar el ADN realmente. De nuevo, el ADN del virus o de la vacuna produce el ARN. Y el ARN produce la proteína, esa proteína expresa, el cuerpo la ataca y se acabó el estímulo. Hasta ahí llegó. No hay razón para pensar que ese ADN va a estar circulando eternamente en el cuerpo y va a modificar nuestros genes. De ninguna manera”, dijo Vecino a La Silla Vacía. 

Esa versión es compartida por Mark Lynas profesor visitante del grupo Alianza para la Ciencia de la Universidad de Cornell. 

“La modificación genética implicaría la inserción deliberada de ADN ajeno en el núcleo de una célula humana, y las vacunas sencillamente no hacen eso. Las vacunas funcionan entrenando al sistema inmunológico para que reconozca a un patógeno cuando intenta infectar el cuerpo”, dijo Lynas a Reuters.

Según Lynas, el ADN que se encuentra en las vacunas de ARN mensajero no se integra en el núcleo de la célula del receptor y por eso no hay una modificación genética.

Por lo anterior, calificamos la imagen de Facebook como falsa. 

Compartir
0