Detector: No, no se ha comprobado que hidroxicloroquina más azitromicina curen el Covid-19

coronavirus, curaparaelcoronavirus, hidroxicloroquinayazitromicina
cur_1(1).jpg

Hay ensayos esperanzadores pero son pequeños, tempranos y tienen dudas metodológicas. No hay un ensayo clínico controlado.

Desde hace unos días está circulando en redes publicaciones que aseguran que la unión de los medicamentos hidroxicloroquina y azitromicina representan una cura para la enfermedad  del Covid-19. 

 

Incluso el gobernador del Cesar, Luis Alberto Monsalvo, trinó que su departamento ya está listo para usarlos.

Le pasamos el Detector de Mentiras a las publicaciones y encontramos que son apresuradas porque si bien hay indicios de que la combinación de hidroxicloroquina y azitromicina ayuda a los contagiados con el virus Sars-CoV-2 a eliminarlo, no son concluyentes. 

¿Qué son? 

  • La hidroxicloroquina es un medicamento inicialmente utilizado para tratar la malaria y el paludismo, y que por ser antiinflamatorio se usa para tratar el lupus y la artritis reumatoidea.
  • La azitromicina es un antibiótico de amplio espector (que funciona contra una gama amplia de bacterias). 

Las ventajas de usarlos es que ya existen y por eso son relativamente fáciles de producir en masa (en contraste, por ejemplo una vacuna requeriría tecnología nueva) y sus efectos secundarios son conocidos, por tratarse de medicamentos que se usan hace décadas y que están aprobados en todo el mundo.

¿Qué se sabe?

La teoría de que juntas hidroxicloroquina y azitromicina pueden curar el Covid-19 está circulando desde la semana pasada a partir, como contamos en otro detector, de una investigación del infectólogo Didier Raoult, director del Instituto Mediterráneo de Infección en el Hospital Universitario (IHU) de Marsella.  

Raoult y su equipo trataron a 36 pacientes que tenían Covid-19. A 20 les dieron hidroxicloroquina, a 7 hidroxicloroquina y azitromicina, con este resultado, según su artículo académico: "el 100% de los pacientes tratados con la combinación de hidroxicloroquina y azitromicina se curaron virológicamente en comparación con el 57.1% en pacientes tratados con hidroxicloroquina solamente." 

El artículo mismo acepta que la muestra es pequeña y hay que investigar más: "Nuestro estudio tiene algunas limitaciones, incluido un tamaño de muestra pequeño, un seguimiento limitado de los resultados a largo plazo y el abandono de seis pacientes del estudio. Este hallazgo debe explorarse más a fondo para saber si una combinación es más efectiva, especialmente en casos severos", dice en su conclusión. 

Hay otro estudio preliminar chino que llega al mismo resultado.

La semana pasada, Raoult y su equipo publicaron otra investigación, después de haber hecho un experimento in vitro (en tubos de laboratorio, no en seres vivos) del efecto de poner hidroxicloroquina y azitromicina en concentraciones de virus semejantes a las que se encuentran en los pulmones de una persona infectada por Sars-CoV-2.

Y, también la semana pasada, publicaron un tercer estudio, este con 80 pacientes, incluyendo los 6 del estudio inicial.

Al cabo de seis días encontraron mejoras clínicas en todos excepto un hombre de 86 años que murió y uno de 78 años que seguía en cuidados intensivos, el 15 por ciento requirió oxígeno, 4 entraron a cuidados intensivos y solo el 7 por ciento seguían teniendo virus al hacerles la prueba serológica (la que busca virus en la mucosa detrás de la nariz).

¿Cuáles son las dudas?

El Consejo Científico francés dijo que los resultados tienen baja validación científica.

Quizás la más fuerte es que no tiene un grupo de control (personas en condiciones comparables no tratadas con la combinación), por lo que no es fácil saber cuál es el motivo de la recuperación de quienes se mejoraron -no hay que olvidar que la mayoría de pacientes se recupera del virus en cualquier caso-.

Además, se concentraron en el desenlace viral (si había virus) y no clínico (la mejoría de la salud a mediano plazo).

A todo esto, Raoult ha respondido que él trabaja como un médico, enfocado en la mejora de sus pacientes, y no como un metodólogo.

Algunos científicos advirtieron sobre los posibles efectos secundarios del medicamento, sobre todo en personas de edad avanzada o en la combinación con otros antibióticos.

Eduardo López Briz, farmacéutico especialista del Grupo Génesis de la Sociedad Española de Farmacia Hospitalaria (SEFH), dijo "son resultados esperanzadores" pero "el resultado principal estudiado no está claramente relacionado con la mejoría clínica". 

La Organización Mundial de la Salud alertó sobre la necesidad de más ensayos clínicos para determinar su eficacia, y hay ensayos en camino en China y Estados Unidos.

Igual hay luz verde para que los doctores lo receten

A pesar de las critícas, la semana pasada el Ministerio de Salud de Francia autorizó el uso de la hidroxicloroquina para los casos más graves de Covid-19 e indicó que el tratamiento solo se podrá aplicar en hospitales. Es decir, y esto es clave, lo incluyó no como el primer tratamiento ni como una forma de precuación individual, sino como una más de las ayudas que pueden darle médicos a sus pacientes para ayudarlos a recuperar.

Con un decreto, el ministro Édouard Philippe estableció normas más estrictas para recetar y obtener hidroxicloroquina en las farmacias francesas y así evitar la escasez del medicamento.

Tras esa decisión, el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, ha insistido en el uso de dos medicamentos, que ya obtuvieron la aprobación de la autoridad de su país, la Food and Drug Amdministration (FDA), para que los médicos los utilicen en pacientes de Covid-19. 

"La hidroxicloroquina y la azitromicina juntas pueden ser uno de los mayores cambios de juego en la historia de la medicina. La FDA ha movido montañas ¡gracias!", escribió en Twitter. 

La FDA autoriza ese uso pero limitado, para que se distribuyan y sean recetados por los médicos a los pacientes adolescentes y adultos hospitalizados con Covid-19, de manera apropiada, cuando no se disponga de un ensayo clínico o no sea factible.

Esos límites de su uso con claros.

“El uso de medicamentos no testados podría generar falsas esperanzas e incluso hacer más daño que bien y causar escasez de medicamentos que son necesarios para tratar otras enfermedades. La mejor respuesta será que la mayor cantidad de países se unan a los ensayos clínicos", dijo en una rueda de prensa el director de la OMS, Tedros Ghebreyesus.

Los tres grandes riesgos son que los medicamentos se agoten, que la gente le pueda dar un uso inadecuado y que al creer que hay una cura fácil, relajen las cuarentenas. 

Eso ya ha pasado: en Arizona un adulto mayor murió al confunfir el medicamento, en Nigeria tres personas tuvieron una sobredosis y en Francia el fármaco ya deja tres potenciales fallecimientos.

Acá en Colombia varios usuarios en redes han criticado la escasez de esos medicamentos que son utilizados para otras enfermedades, especialmente para lupus, que es una enfermedad crónica que no tiene cura pero a la que se le manejan los síntomas.

En conclusión, calificamos la publicación de Facebook como apresurada porque aún no se ha comprobado que la hidroxicloroquina y azitromicina curen el Covid-19.

Compartir
0