Detector: video sobre promesas incumplidas de Petro es cierto, pero de 2014

Detector: video sobre promesas incumplidas de Petro es cierto, pero de 2014
Detec-PetroCM&.jpg

Menciona datos de 2014 sin mucho contexto.

Al WhatsApp de La Silla (+57 3183124521) llegó un video que toma un informe del noticiero CM& de 2014 con datos sobre la alcaldía de Gustavo Petro. Nos pidieron verificarlo, le pasamos el Detector de Mentiras y encontramos que varias de las afirmaciones son del todo ciertas.

Este es el video:

El informe original que se ve en el video es de agosto de 2014, como se ve en este trino del noticiero CM&. Ese año Gustavo Petro estuvo tanto suspendido como de regreso en su cargo como alcalde de Bogotá. A algunos datos y cifras presentados en el video, por lo tanto les falta mayor contexto.

1. "Ni metro ni tranvía". Cierto.

Como explicamos, en el Plan de Desarrollo de la Bogotá Humana, Petro prometió la construcción de una red de metro pesado con una longitud de 41.05 kilómetros y una primera línea de 29.05 kilómetros.

Prometió construir los primeros cinco kilómetros en 2015, desde el Portal Américas hasta el borde oriental y de ahí a la calle 127, pero la construcción nunca se inició.

Aunque en octubre de 2015 la administración Petro terminó estudios que podrían haber sido suficientes para iniciar la licitación para su construcción, no alcanzó el tiempo y el alcalde electo ese mes, Enrique Peñalosa, pidió a la Nación (que era clave porque iba a financiar el 70 por ciento de la obra) parar el proceso.

La Bogotá Humana también se comprometió a construir 78.3 kilómetros de tranvía o metro ligero. Sin embargo, como contó La Silla, así Petro hubiera podido seguir en su puesto no habría alcanzado a entregar el proyecto ni siquiera de manera parcial. A su principal componente, el tranvía por la carrera séptima, lo suspendió en 2014 y nunca lo revivió.

En julio de 2014 explicó, en una entrevista en Canal Capital, que lo hizo porque la multinacional francesa Alstom, que iba a construirlo, desistió de apostarle al proyecto, y el segundo grupo empresarial en la lista para hacerlo tenía relación con Carlos Alberto Gutiérrez, su concuñado.

“Este Alcalde dijo ‘ni por el chiras’. Si los de Alstom no fueron capaces, pues no se puede. Yo no voy a tomar una decisión que termine favoreciendo no a un familiar, pero sí a una persona que la sociedad bogotana va a decir que eso es un tráfico de influencias”, dijo Petro.

2. "Ni los mil jardines infantiles". Cierto.

En campaña Gustavo Petro dijo que construiría mil jardines infantiles, pero en el Plan de Desarrollo redujo el compromiso a crear 595 jardines entre las secretarías de Integración Social y de Educación.

El plan de acción de la Secretaría de Educación planteaba intervenir 2036 aulas o espacios que no necesariamente serían jardines infantiles, e instalar estructuras móviles no convencionales para la primera infancia.

En su momento Petro le dijo a Semana que se hizo ese cambio porque construir todos los jardines que había dicho en campaña le costaría al Distrito, por niño, cerca de tres millones de pesos y conseguir los lotes sería complicado. Además, descubrió que su construcción duraría cuatro años cuando se requería atender a los niños de inmediato.

Su administración entregó seis jardines nuevos, dos de ellos que venían de la alcaldía de Samuel Moreno. Además, entregó 110 jardines infantiles y 485 aulas de educación inicial adecuados.

Según el informe de empalme que la Secretaría de Educación de Petro le entregó a la alcaldía de Peñalosa, hubo 503 adecuaciones y mejoras entre colegios y jardines, nueve jardines quedaron contratados ”con distintos niveles de avance” y seis estaban en elaboración.

3. “En marzo de 2014 apenas se habían construido 3416 viviendas (de interés prioritario) de un total de setenta mil programadas”. Cierto, pero.

Una de las principales propuestas de la Bogotá Humana era construir en cuatro años setenta mil viviendas de interés prioritario (VIP) para hogares con ingresos menores a cuatro salarios mínimos. De ellas, treinta mil serían para personas vulnerables, y cuarenta mil serían para víctimas del conflicto. Como hemos explicado, la cifra exacta ha sido un debate entre instituciones.

En marzo de 2014, como contó La Silla, el concejal Juan Carlos Flórez había asegurado que había siete mil viviendas aún en construcción que ya estaban habilitadas, con redes servicios públicos, y a las víctimas solo les habían entregado 393.

De acuerdo con el informe del Dane que mide trimestralmente el número de viviendas de interés social (VIS) y VIP construidas en todo el país, entre 2012, cuando Petro inició su alcaldía, y el primer trimestre del 2014, se habían empezado a construir 7.252 VIP en Bogotá. El informe está actualizado hasta el 18 de mayo de 2022. El noticiero, de todos modos, habla sobre viviendas terminadas.

Una versión más antigua del documento, actualizada hasta febrero de 2018 y citada por la revista Semana en mayo de ese año, muestra una cifra distinta de viviendas iniciadas, pero también mayor a la que presenta el video que nos enviaron por WhatsApp: 8036 viviendas de interés prioritario hasta el primer trimestre de 2014.

Según El Espectador, que cita datos del Dane, en todo 2014 se iniciaron 7.668 Viviendas de Interés Prioritario. Según la rendición de cuentas de ese año de la Alcaldía, “a 31 de diciembre de 2014, se han terminado 7979 unidades de VIP (...), que corresponde al 42% de la meta programada para las vigencias 2012 a 2014”.

A dos meses de terminar todo el mandato de Petro, la Contraloría de Bogotá publicó un listado de las promesas que supuestamente él incumplió. Dentro de la lista estaban las viviendas VIP, pues según la entidad solo se habían hecho 2934. Esa cifra sería incluso menor a la que muestra el video.

Entonces, es cierto que el número de viviendas de interés prioritario construidas es mucho menor al de setenta mil que se propuso la administración Gustavo Petro. De hecho, según la rendición de cuentas de sus cuatro años, se habilitaron en total 9.885 y se iniciaron 14.341. La cifra de 3.416, por lo tanto, fue cierta, pero con el tiempo fue variando.

4. “Ofreció cien colegios nuevos y solo construirá diez”. Cierto, pero.

Aunque en campaña Petro prometió construir cien colegios nuevos, en el Plan de Desarrollo esa meta se redujo a construir treinta en lotes nuevos e intervenir la infraestructura de 56 ya existentes. Ninguno de los treinta nuevos fue entregado, aunque dejó veintitrés en construcción.

Como explican nuestros colegas de ColombiaCheck, según un informe de la Contraloría, trece de los treinta ofrecidos quedaron con algún grado de avance para que la siguiente administración los terminara: dos en obra, tres contratados para diseño y posterior obra y ocho en diseño.

Según el balance de la Secretaría de Educación de la Bogotá Humana, entregaron veinticinco colegios: diez que ya existían y fueron intervenidos, ocho que terminó de la administración anterior y siete colegios privados que compró para que fueran públicos.

En todo caso, según el propio Petro, su administración logró obtener 69 lotes para colegios. En ellos, dice, entregó diecinueve, dejó dieciséis en obra y 34 en diseño.

Ahora bien, en 2014, en la rendición de cuentas de ese año, la Alcaldía reportó “la construcción y adecuación de diez colegios” (cifra que menciona el informe de CM&), la terminación de ocho y “la realización de 224 obras menores de adecuación y mejoramiento de infraestructura”.

5. “Tiene a veinte alcaldes locales investigados y denunciados por contratación irregular y solo ha suspendido a uno. Y eso: porque se lo ordenó la Contraloría”. Cierto.

En un debate de control político en julio de 2014, la entonces concejal del partido de la U Clara Lucía Sandoval denunció un “carrusel” de contratación “tan grande y peligroso que repartido en las veinte localidades es mucho más costoso que los importantes contratos de las obras civiles”. La Fiscalía precisamente estuvo investigando la contratación de veinte alcaldías locales, y en dieciocho de ellas encontró presuntas irregularidades.

En 2016, de esos dieciocho, cinco ya estaban en juicio, a ocho ya les habían imputado cargos y cinco más estaban pendientes de ser imputados.

También es cierto que, en medio del escándalo, Gustavo Petro solo suspendió a un acalde luego de acatar una orden de la Contraloría. Se trató del alcalde local de Kennedy, Luis Fernando Escobar Franco, quien llevaba seis procesos de responsabilidad fiscal y once investigaciones disciplinarias con la Personería.

6. “No compró Corabastos, como ofreció en su campaña”. Cierto.

Es cierto que Petro propuso comprar Corabastos, como deja ver una búsqueda en su cuenta de Twitter.

Sin embargo, en el Plan de Desarrollo de la Bogotá Humana esa idea no aparece por ningún lado, sino que habla del “fortalecimiento de la Central de Abastos, de las plazas públicas de mercado y de redes de asociaciones y emprendimiento de agricultura urbana o periurbana”. Y la compra, en todo caso, no ocurrió.

En abril de 2015, ocho meses antes del final de la alcaldía de Petro, los accionistas de Corabastos eran el Ministerio de Agricultura (20,47 %), la Gobernación de Cundinamarca (23,40 %), la Alcaldía Mayor de Bogotá (4,03 %) y el sector privado (52,08 %).

7. “Dijo que él había sido elegido como el sexto mejor alcalde del mundo. Vean lo que realmente ocurrió: en el portal web The Huffington Post, de Estados Unidos, fue señalado como el sexto alcalde más entusiasta”. Cierto, pero.

En agosto de 2014 Gustavo Petro trinó que el Huffington Post lo había escogido como el sexto mejor alcalde del mundo. En su momento, medios como El Espectador, El Colombiano y RCN Radio compartieron la noticia con ese mismo mensaje.

Sin embargo, como explicamos, el listado no era un ranking que ubicaba a Petro en el sexto lugar entre varios mandatarios locales del mundo. El Huff Post escribió que Petro "ha ganado una reputación para desafiar el status quo y cuestionar la autoridad" y lo definió como "un alcalde de izquierda que ha chocado con la clase política más conservadora del país".

El medio luego tuvo que hacer una aclaración pública precisamente a partir del recibimiento que el artículo tuvo en el país. "Hemos agregado contexto adicional sobre el alcalde de Bogotá, Gustavo Petro, para reflejar mejor el rango de opiniones sobre su liderazgo. También hemos removido los números para dejar claro que no se trata de una lista o escalafón", escribió.

En todo caso, no es verdad que su lugar en el listado sea del “sexto más entusiasta”, como dice el informe de CM&. El artículo lo que hace es tomar ocho alcaldes destacados que, según el medio de comunicación, “están transformando sus ciudades con flair (aptitud, instinto, talento) y enthusiasm (entusiasmo)”.

Conclusión

En suma, como el video que circula en WhatsApp toma datos ciertos de los que omite contexto, tanto de ese momento como de cifras posteriores, lo calificamos como cierto, pero.

Compartir