Eduardo Pulgar hace campaña desde la prisión con una avalada por César Gaviria

Eduardo Pulgar hace campaña desde la prisión con una avalada por César Gaviria
eduardo_pulgar_portada(0).jpg

El exsenador Eduardo Pulgar, salpicado en escándalos de corrupción desde hace dos décadas, fue condenado el año pasado por sobornar a un juez y hoy se encuentra preso en el batallón militar de Malambo (Atlántico). Lejos de extinguirse políticamente, la estructura de Pulgar está aceitada y él, desde la prisión, mueve los hilos de la campaña al Senado por el Partido Liberal de su cuñada Claudia Pérez, ex directora comercial regional de Caracol Radio.

Pulgar está recluido a cinco kilómetros de Soledad, el segundo municipio más importante del Atlántico y la séptima ciudad más poblada del país, donde Pulgar maneja la Alcaldía a través de su cuñado, el alcalde Rodolfo Ucrós. Pese a la reciente condena de Pulgar, su cuñada Pérez fue aceptada en el Partido Liberal. 

Eduardo Pulgar hace campaña desde la prisión con una avalada por César Gaviria
Gaviria perez.jpg

César Gaviria le entregó el aval liberal a Claudia Pérez.

La campaña, que reeligiría a Pulgar en cuerpo ajeno, está cimentada en alianzas con la clase política tradicional y cuestionada de Soledad. Desde la alcaldía del cuñado del exsenador se reparten puestos y se presiona a contratistas para conseguir electores. Además, como muestra esta investigación de La Silla Vacía, el impulso a la candidata de Pulgar se da a través de sus apoyos políticos que militan en otros partidos, pero que tienen su hilo conductor en la relación con el exsenador del partido de La U. 

Una campaña desde la cárcel

En julio del año pasado Pulgar fue trasladado de la cárcel La Picota en Bogotá al batallón militar de Malambo por una resolución firmada por el director del Inpec, Mariano Botero Coy, excomandante de la Policía de Barranquilla. En su momento, Daniel Coronell reveló en La W conexiones entre Botero y Pulgar porque dos personas del círculo del exsenador fueron contratadas por el director de prisiones. 

Tras su traslado al batallón militar en Soledad es vox populi que desde allí Pulgar maneja la estructura política. Un dirigente político de Soledad que está impulsando la campaña de Pérez le confirmó a La Silla que ha ido a visitar a Pulgar a Malambo, que también le mandó razones con otro político que asistió y que ha hablado telefónicamente con el exsenador preso. Otra fuente le dijo a La Silla que le escuchó decir varias veces al concejal Jairo Samper, una de las manos derechas del exsenador, que lo visitaba.

“Vengo de donde el amigo del batallón”, dice la fuente, que asistía frecuentemente a la sede política de Samper, que así le escuchaba decir al concejal.

El otro político soledeño que lo visitó dice que prefiere no hacerlo seguido para evitarse líos: “En la puerta hay que dejar la cédula, lo reseñan a uno, yo quiero ser muy cuidadoso. No voy mucho porque eso más temprano que tarde se le devuelve a uno”. 

Pulgar está en una habitación del batallón de Malambo, en la parte trasera. “Hay dos habitaciones, en una está Pulgar y en la otra un sargento. No es grande ni pequeña, tiene televisor, baño, como una habitación de hotel —dice la fuente—. En la terraza hay una especie de granjita con pollos y gallinas”.

En todo caso, Pulgar tiene en terreno brazos políticos para impulsar la campaña de su cuñada Pérez por el liberalismo. Se trata de su hermano, el diputado de La U Freddy Pulgar (esposo de la candidata Pérez), y su aliado el diputado de Cambio Radical Sergio Barraza, que aspira a reelegir en la Cámara a su hija Jezmi Barraza, fórmula de Claudia Pérez.

Freddy Pulgar y Sergio Barraza no suelen aparecer en los eventos oficiales de la campaña para no incurrir en doble militancia porque son de otros partidos, pero siempre están tras bambalina, como nos dijo una fuente que ha asistido a reuniones privadas con ellos. La Silla también tuvo acceso a un audio en el que Sergio Barraza, de Cambio Radical, pide votar por la fórmula liberal Claudia Pérez y Jezmi Barraza. "Hoy les vamos a presentar nuestra fórmula al Senado, una mujer trabajadora, periodista, 30 años de experiencia en una de las cadenas radiales más importantes del país", dice Barraza en clara referencia a Pérez. 

La campaña de Pérez cuenta con el apoyo de los grupos políticos de 13 de los 19 concejales de Soledad, que han sido afines a la administración del alcalde Rodolfo Ucrós y han recibido cuotas burocráticas. En la mayoría de los casos los que hacen campaña son los padres o padrinos políticos de los concejales, que fueron destituidos por la Procuraduría en 2019 y no se pudieron reelegir. 


Eduardo Pulgar hace campaña desde la prisión con una avalada por César Gaviria
20220225-Barraza-políticos(1).jpeg

De izquierda a derecha los destituidos exconcejales Ricardo Arcón, Félix Donado, Enrique del Castillo, las candidatas Jezmi Barraza y Claudia Pérez, el destituido exconcejal Robinson Buelvas, Atenagoras Vega (padre del concejal Emilio Vega), el exalcalde Rodrigo Martínez (padre de la concejal Andrea Martínez) y el destituido exconcejal Monte Valbuena.

La campaña de Pérez también tiene una alianza clave en el Magdalena, donde es fórmula, por debajo de la mesa, de Sandra Ramírez de Cambio Radical, esposa del representante de Opción Ciudadana Franklin Lozano, hijo y heredero político de Franklin Lozano Andrade, condenado por parapolítica.

Y en Soledad, además del apoyo de concejales, la Alcaldía se está utilizando para fortalecer la estructura política de Pulgar y apoyar la campaña de Pérez y Barraza. El Establecimiento de Desarrollo Urbano y Medio Ambiente de Soledad (Edumas) de Soledad es símbolo de la corrupción e instrumentalización de los entes públicos para hacer política, como constató La Silla tras hablar con cinco fuentes de la entidad. 

Un ente público golpeado por la política

En 2019 el cuñado de Pulgar, Rodolfo Ucrós, fue elegido alcalde de Soledad tras sacar 57 mil votos en una contienda en la que hubo varios ruidos de fraude electoral. Tras su triunfo, Ucrós repartió las secretarias y entidades descentralizadas a los políticos que apoyaron su campaña.  

Edumas quedó en manos del concejal del Mais Jairo Samper, una persona de confianza de Pulgar. La entidad, creada para mejorar el espacio público, se ha puesto al servicio de los fines políticos de Samper y Pulgar, a tal punto que tiene un déficit de más de dos mil millones de pesos y a los contratistas les deben varios meses de sueldo.

De hecho, en 2020, durante la pandemia, Samper organizó una reunión en el Centro de Eventos y Restaurante 1813 de Soledad en el que le presentó y puso a disposición a los contratistas de su línea política al entonces senador Pulgar, según nos contó una persona que estuvo allí.

Cinco contratistas de Edumas coincidieron en que Samper está frecuentemente en la entidad y su poder ha sido mayor al del gerente Carlos Consuegra, con quien ahora está peleado. Según las fuentes, Samper les pide a contratistas que apoyen sus actividades políticas (por ejemplo tomarle fotos para sus redes, darle me gusta y compartir sus publicaciones) y dos fuentes nos contaron que, de hecho, asistieron a la sede política del concejal.

El año pasado se filtraron en medios audios de Samper en las que se refiere presuntamente a Edumas: “Mientras los otros sacaban, nosotros metíamos, compadre. Y mientras estaba la pandemia nos mantuvimos ahí. Nosotros no tenemos ayuda de la Alcaldía y hoy tenemos un presupuesto de $5.700 millones (...) estamos siendo agresivos”. En los audios también se lo escucha hablando de acuerdos políticos con otros dirigentes.

La presión a contratistas para mover votos empezó en noviembre del año pasado. Fue para las elecciones al Consejo de Juventudes, en las que Samper lanzó a su hijo Ricardo Samper, elegido con 964 votos. A pocos días de las elecciones, se filtró un chat de Whatsapp de funcionarios de Edumas en el que un integrante pide apoyar a Ricardo Samper y, según nos confirmaron cuatro contratistas, el pedido explícito era votar por él.

Mientras en la entidad crecía la politización, los contratistas dejaron de recibir salarios. Los cinco contratistas le contaron a La Silla que les deben varios meses y cuentan que a otros compañeros les redujeron el valor de sus contratos. Pidieron no ser mencionados para no perder sus trabajos o evitar meterse en líos. 

Según información de la Contraloría, con base en la información de la Secretaría de Hacienda, en 2019 Edumas tenía un superávit de 87 millones de pesos. Tras la entrada de Samper, en 2020, la institución terminó con un déficit de 2.286 millones de pesos. La Silla consultó a Edumas por el informe financiero de 2021, pero hasta la publicación de esta historia no nos respondieron.

Con las cifras en rojo de Edumas, el tema de conversación entre los empleados a los que no les pagan es que mientras ellos padecen, han visto crecer económicamente al concejal Samper. Eso lo han visto, por ejemplo, en su sede de campaña, la cuál remodeló y, en el primer piso, le construyó un salón de belleza a su esposa.

Eduardo Pulgar hace campaña desde la prisión con una avalada por César Gaviria
20220225-samper-salón.jpeg

Sede política de Samper a comienzos de 2019. Foto tomada de Google Maps

Eduardo Pulgar hace campaña desde la prisión con una avalada por César Gaviria
20220225-samper-sede.jpeg

Actual sede de campaña del concejal Jairo Samper y el salón de belleza que construyó.

Asimismo, una fuente que habló con el gerente Consuegra nos dijo que él se comprometió a pagarle la deuda salarial a cambio de una comisión del 15 por ciento. Pidió no ser nombrada para evitarse líos.

Intentamos conocer la versión de Consuegra por las denuncias contra él y Edumas, pero hasta la publicación de la historia no nos respondió. El concejal Samper se limitó a responder que invita “a publicar la verdad fundada en pruebas y no en comentarios mal intencionados basados en chismes que no corresponden a la verdad” y dijo que todas nuestras afirmaciones eran mentiras.

Y más allá de peleas internas que han surgido en Edumas, para las elecciones a Congreso la dinámica política sigue igual en la entidad. La Silla vio un chat en el que una asistente del gerente Consuegra le escribió a un contratista la semana pasada para que pase por la publicidad en el Salón de Evento Andaluz. Allí los contratistas reclaman pendones, stickers y volantes de Claudia Pérez y Jezmi Barraza, las candidatas de Pulgar.

Además, cada contratista debe reportar al menos 20 votos para las candidatas. Según tres fuentes de la entidad, hay tres tipos de contratistas en Edumas: Los que reportan votos para la lista del concejal Samper, para la lista del gerente Consuegra y para el alcalde Ucrós. Eso depende de quién los haya apadrinado para entrar a la entidad. 

Recientemente, el gerente Consuegra fue denunciado ante la Procuraduría por supuestamente participar en un evento político de la candidata Claudia Pérez, el 28 de diciembre. 

Y Edumas es solo una de las entidades de Soledad con las que el grupo de Pulgar está haciendo política para llegar al Congreso.

La Alcaldía de Soledad en las manos de Pulgar

La Silla recibió varias denuncias de presiones de la Alcaldía de Soledad a contratistas para conseguirle votos a Claudia Pérez y Jezmi Barraza y de ciudadanos que necesitan garantizar votos para acceder a beneficios institucionales.

Por ejemplo, este es el modelo de planillas que le están dando a los contratistas para que aseguren 30 votos.

Eduardo Pulgar hace campaña desde la prisión con una avalada por César Gaviria
20220225-claudiaperez-planillas.jpeg

También escuchamos un audio en el que un contratista le dice a una fuente de La Silla: “Nos están pidiendo 30 votos para Senado y Cámara, y yo solo llevo 16” y le pide colaboración a su amigo con la firma. En sus redes sociales, contratistas de la entidad manifiestan su respaldo a las candidatas del Partido Liberal y en las puertas de sus casas tienen pendones de ellas. 

Eduardo Pulgar hace campaña desde la prisión con una avalada por César Gaviria
evidencia 1.jpg

Ney Gámez, asesor de convivencia de la Secretaría de Gobierno

Eduardo Pulgar hace campaña desde la prisión con una avalada por César Gaviria
evidencia 2.jpg

Ingrid Barrios, asistente administrativa del Despacho

Y el comunicador que presenta el informativo de noticias de la Alcaldía de Soledad, Jesús Narváez, publica historias sobre su jornada laboral en una oficina con publicidad de Pérez y Barraza.

Eduardo Pulgar hace campaña desde la prisión con una avalada por César Gaviria
WhatsApp Image 2022-02-27 at 9.13.18 PM (1).jpg

Otra fuente también nos contó que al consultar a uno de los empleados de la Oficina de Sisben, encargada de “sisbenizar” a las personas en las comunidades, este le dijo que “¿cuántos votos podía conseguir?”. En ese mismo sentido, otra fuente afirma que un empleado del Sisben le contó que le dieron 120 cupos para “sisbenizar”, pero tenía que pedirles el voto a los que se beneficiaran del programa.

Esa misma fuente sostiene que a un familiar lo llamaron de la Secretaría de Planeación para entregarle el título de propiedad de su casa, pero tenía que votar con ellos. “El día que les den las escrituras les van a colocar un bus y los van a llevar al lugar donde la van a recibir con el compromiso de que tienen que votar”, señaló la persona.

Sobre estas denuncias, en la Alcaldía nos respondieron: “La Alcaldía es respetuosa del proceso electoral. Hasta la fecha, la Alcaldía no ha recibido ningún requerimiento por los organismos de control, relacionados con las situaciones que expresas”.

El secretario de Planeación, Leonardo Pereira, también manifiesta que desconoce este tipo de prácticas en su dependencia y recalca que el programa de titulación de predios ha sido un éxito en Soledad.

La Alcaldía de Soledad no es la única que maneja el grupo de Pulgar. En Sitionuevo (Magdalena), donde Pulgar puso alcalde, hay denuncias de una funcionaria participando en política. En unas fotos se ve a la secretaria de Gobierno, Lucía López, en una reunión en el barrio Villa Clarín en la que hay afiches de Claudia Pérez y su aliada a Cámara Sandra Ramírez. 

En las cuentas políticas del Atlántico y en el Magdalena todos apuestan que Pérez es una contendora fuerte para llegar al Senado. Si lo logra, no será la oficina en Bogotá el centro político de su gestión, sino el cómodo cuarto donde Eduardo Pulgar paga una condena de cuatro años en el batallón.  

Compartir