El adiós de Petro al Polo: una eterna despedida

Imagen
img_2415_0(1).jpg


Foto: Laura Rico Piñeres

Gustavo Petro amenazó una vez más con irse del Polo, pero una vez más se quedó. Su abrazo de unidad con la dirigencia del Polo Democrático Alternativo duró poco tiempo y, después de muchas peleas entre unos y otros antes de la consulta y después de las elecciones presidenciales, aún no termina la despedida de Petro con el partido amarillo.

En este último round de Gustavo Petro con los miembros del Polo, Petro advirtió durante toda la tarde del martes que estaba contemplando la idea de salirse del Polo luego de que, en la última reunión del Comité Ejecutivo, Clara López fue nuevamente elegida presidenta del Partido, ganándole con 26 votos, contra los siete que él. (Ver comunicado)

Y anoche en la sede de una Ong en el barrio La Soledad, Petro se reunió con sus compañeros, amigos y seguidores para discutir la nueva estrategia. En ella, definió el complejo rol político que jugará de ahora en adelante dentro del Polo.

A la reunión asistieron cuatro senadores, entre estos el senador Guevara y Ospina. Además, estuvieron 10 miembros del Comité Ejecutivo del Polo, cerca de 17 ediles de Bogotá y otro par de concejales. Fueron algo más de cincuenta asistentes.

“Yo pienso que Gustavo es un hombre de izquierda con ambiciones legítimas. Pero la hacemos un llamado a que no se vaya del Polo”, dijo Clara López a La Silla Vacía, un par de horas antes de que Petro entrara a su reunión de ayer.  Esa misma noche, después de varias horas de discusión, los petristras finalmente decidieron quedarse pero como otra disidencia más dentro del ya fraccionado partido de izquierda.

 

 

Una despedida a medias


Dentro de los puntos acordados en la reunión de anoche, los petristas le pedirán al Comité Ejecutivo del Polo que convoque a una consulta popular ciudadana para definir la presidencia del Partido. “Nos es imposible aceptar la decisión del Comité Ejecutivo del Polo. Representamos a la gente que dio su veredicto en las urnas”, dijo Gustavo Petro a La Silla Vacía.

Mientras el Comité Ejecutivo decide si convoca a una consulta ciudadana para votar por el presidente del Polo, esta nueva ala del Partido –que aún no tiene nombre– se declaró en rebeldía frente a la elección de Clara López como presidente.

“Ella tuvo una presidencia encargada durante las elecciones y por eso no aceptamos la legitimidad de Clara López como presidente del Polo”, dijo Yesid García, del Comité Ejecutivo del Polo, a La Silla Vacía. “La facultad de nombrar al presidente del partido le corresponde a la Dirección Nacional del Polo, por eso nos declaramos en rebeldía”.

 

 

 

 

La rebeldía de Petro


La movida independentista de Petro es estratégica, pero peligrosa.

Ya sin ser senador, necesita del Polo para jugar un papel en el nuevo panorama político que se abre con el gobierno de Unidad Nacional de Santos, sobre todo si quiere tener injerencia en el tema de tierras, que tanto le interesa. “La discusión sobre restitución de tierras con Santos se debilita si el Polo no apoya a Petro”, dijo Gustavo Petro a La Silla Vacía.

Pero, por otro lado, él quiere dejarle claro a sus futuros electores que entre él e Iván Moreno (con quien se dio un abrazo fraternal durante las elecciones) y todo el escándalo de contratación en Bogotá, hay unas diferencias significativas. Por eso creó esa comisión para analizar la corrupción en la ciudad, una decisión que contribuyó a que perdiera la presidencia de su partido.

Si Samuel Moreno termina tan mal su Alcaldía como preven varios expertos, entonces la estrategia de Petro le saldrá bien. Pero es peligrosa porque también denota una falta de liderazgo dentro de su partido y sus futuros electores podrán juzgar que si no logró conquistar a sus propios colegas, difícilmente conseguirá vencer todas las resistencias que tiene por fuera del Polo.

Tarde o temprano Petro tendrá que tomar la decisión definitiva de si se queda o no en Polo. Y es una decisión difícil pues, a pesar de su acto de rebeldía, este partido le ofrece el mejor escenario actualmente. Políticamente es más fácil estar en el Polo que aliarse con los Verdes –donde tanto Lucho Garzón como Peñalosa no lo quieren–, o pasarse a la Alianza Social Indígena (ASI) –que ha apoyado a Mockus y a Fajardo en sus candidaturas del pasado. Y armar un nuevo partido es todo un camello.

“Sigue siendo una posibilidad muy real que Petro se salga de Polo. Muchos de los que están en el Polo quieren una política de interlocución con el gobierno de Santos”, dijo Marcelo Torres, quien también estuvo en la reunión de petristas.

Sin embargo, Clara López, la actual presidente del Polo, no ve con los mismos ojos el gobierno de Santos. “No somos optimistas frente al giro que pueda dar el gobierno de la Unidad Nacional de Santos en materia agraria, ni materia laboral. Por está razón, el Polo se mantendrá en la oposición, como un proyecto alternativo al modelo que propondrá Santos”, dijo Clara López a La Silla Vacía.

Y mientras mande el capitán, no manda el marinero.