El controvertido abogado de los políticos que podría llegar a ser contralor

Imagen

Carlos Rojas, ternado a la Contraloría de Bucaramanga.

Carlos Arturo Rojas, un abogado que se ha dado a conocer en Santander por defender a los políticos  del departamento en los procesos que enfrentan por presuntas irregularidades administrativas y hechos de corrupción, y quien además tiene sus propios líos con la justicia, entró en la terna para contralor de Bucaramanga.

Su postulación se da luego de que desde el inicio del controvertido proceso de selección, que hoy está en la mira de la Procuraduría, su nombre se hubiera dado como uno de los seguros finalistas.

Rojas más allá de ser uno de los ternados, guarda relaciones con la clase política tradicional del departamento, no solo ha defendido a varios de los integrantes del Concejo de Bucaramanga, sino que también ha sido asesor de la Cdmb, la Empas y la Clínica Guane; además ha defendido a varios concejales de Floridablanca por el escándalo de la ‘prima técnica’, y es el abogado personal de la contralora saliente de Bucaramanga, Magda Amado Gaona.

En la campaña por la Gobernación de Santander apoyó a Didier Tavera y de hecho su hija, Carolina Rojas, fue la que le manejó las comunicaciones al ahora mandatario del departamento.

Sus relaciones también lo hacen cercano a otro de los ternados con quien competirá la designación. Se trata de Jenny Chinchilla Bayona con quien trabajó en llave en las Unidades Tecnológicas de Santander, UTS, cuando ella era jefe jurídica de ese plantel y él era asesor externo.

Aunque hace varios días Rojas le había dicho a La Silla que  su inscripción en la puja por la contraloría obedecía que iba a apoyar la aspiración de Édgar Higinio Villabona,  a quien le hizo campaña en las elecciones del 25 de octubre en su intención de llegar a la Alcaldía de Floridablanca, y quien en esta ocasión quedó por fuera de la terna, al ser consultado en esta oportunidad indicó que el panorama “había cambiado”.

De hecho, se refirió a las intenciones de los concejales entrantes de la ciudad, quienes están barajando la posibilidad de desconocer la terna dejada por Cleomedes argumentando que es ilegal, y no descartó interponer acciones si ese escenario se presenta.

Si bien Rojas se ha dado a conocer por defender a los políticos del departamento, también enfrenta sus propios líos con la justicia.  Desde el 2006 la Fiscalía adelanta un proceso en su contra por los presuntos delitos de peculado por apropiación, celebración de contratos sin el cumplimiento de los requisitos legales y falsedad documental en un escándalo de corrupción que tuvo lugar en la Casa de la Cultura de Floridablanca.

Por estos hechos, que se remiten a cuando era personero de ese municipio, no solo él, sino su esposa, quien era la supervisora de los contratos cuestionados en la casa de la cultura, estuvieron privados de la libertad. El proceso aún está vivo, y sería fallado definitivamente este año.

Compartir
0