El debate de moción a Abudinen, en cinco actos

El debate de moción a Abudinen, en cinco actos

Sin mayores novedades terminó el debate de moción de censura contra la ministra de las TIC, Karen Abudinen, que copó la atención del mundo político este viernes.

La oposición la citó por el escándalo que estalló por el incumplimiento del contrato de conectividad a internet de colegios rurales, que ella le adjudicó a la Unión Temporal Centros Poblados.

Es un contrato por 1 billón de pesos que ese contratista no solo incumplió, sino que recibió 70 mil millones de pesos de anticipo que, hasta ahora, no ha devuelto.

Lo que pasó se puede resumir en cinco actos.

La oposición hizo lo suyo, pero será insuficiente

Abudinen recibió críticas muy duras, como esta de David Racero, representante petrista.

León Fredy Muñoz, de la Alianza Verde y principal citante del debate, dijo que si ella no era corrupta, era inepta.

En general la oposición manejó una línea discursiva que se resume en que, si Abudinen no cometió actos de corrupción tanto en el diseño como en la ejecución del contrato, que es por 1 billón de pesos, por lo menos debe irse del Ministerio por incompetente y para que asuma la responsabilidad política.

No presentaron pruebas nuevas, sino que volvieron sobre las que dieron a conocer medios de comunicación en semanas anteriores.

La idea de una moción de censura no es necesariamente presentar datos reveladores sino hacerle un juicio político a los ministros; pero hasta ahora, bajo esa lógica, ninguna moción de censura ha prosperado en Colombia contra un ministro.

En cambio, en 2019, durante la moción de censura al entonces ministro de Defensa, Guillermo Botero, la revelación que hizo el senador Roy Barreras de que el alto funcionario había autorizado un bombardeo en el que cayeron menores de edad sirvió como estocada. Botero renunció antes de someterse a la votación de la moción.

Hoy no ocurrió algo similar, y más que novedades, hubo reiteración de argumentos.

La minTIC dijo que asumir la responsabilidad es quedarse

La ministra no renunciará. De hecho, dijo que esa es su forma de asumir la responsabilidad política en este caso.

Insistió en la estrategia de defensa que trae desde hace unas semanas ante los medios de comunicación: que es ella la que ha intentado poner todo en orden ante las irregularidades de los contratistas.

Y para eso tiene como principal argumento que ya caducó el contrato. De hecho, justo este viernes se conoció que, luego de que los contratistas entutelaron esa caducidad, un juez dijo que estaba acogida a la ley.

Abudinen, en todo caso, admitió que dentro de su ministerio hubo fallas que están investigando.

La coalición de Duque, claro, compró el discurso de la ministra

La defensa de Abudinen la potenciaron sus aliados en el Congreso.

Insistieron que la Ministra fue la que denunció las irregularidades y que sin esas denuncias, Centros Poblados mantendría el contrato.

Los partidos de la coalición, a excepción de los cristianos de Colombia Justa Libres (que representan en la Cámara solo un voto), ya cantaron su apoyo.

Ahí está Cambio Radical, que venía dividido entre el ala de Germán Vargas y el charismo, que apadrina a Abudinen.

Al final, éste último fue el que salió a defender a la ministra:

La pesada en el Congreso

Una muestra de la importancia que el presidente Iván Duque le da a mantener a su ministra y amiga en el cargo, fue la presencia de varios funcionarios del gabinete en la Plenaria, haciendo lobby en favor de Abudinen.

No solo asistió el ministro del Interior, encargado de las relaciones con el Congreso.

También, por orden de Palacio, asistieron los ministros de Hacienda, José Manuel Restrepo; Trabajo, Ángel Custodio Cabrera; Defensa, Diego Molano; y la directora del Departamento para la Prosperidad Social, Susana Correa.

​​
​​

Aunque todos los debates de moción de censura le pegan al Gobierno, este en particular era un golpe fuerte para el presidente Duque.

Se trata de un escándalo en el que la protagonista es una de sus ministras más cercanas. Es un tema que ha sido central en su administración, la tecnología y la conectividad de internet. Además, desde el inicio Duque respaldó con vehemencia a su funcionaria. Y tras lo que pasó en Plenaria, todo apunta a que lo seguirá haciendo.

La novedad: habló la periodista que denunció el escándalo

Gracias a una proposición de la oposición, la periodista Paola Herrera, de La W, intervino en el debate.

Ella se ha destacado mucho en las últimas semanas porque, cuando estalló el escándalo en medios a mitad, recordó que ya venía haciendo denuncias desde la adjudicación del contrato en diciembre de 2020.

Se rumoró mucho en los pasillos del Congreso ella presentaría una chiva que ayudaría a hundir más a la ministra, pero no fue así.

Dijo que en sus investigaciones encontraron omisiones y negligencia del Ministerio. Que, contrario a lo que Abudinen dijo, solo ha salido un funcionario por el caso, el director de Infraestructura y que sigue todo el personal de Gestión Contractual, los que le hacen seguimiento al contrato.

Ñapa: la despedida de Abudinen

Una muestra de que la Ministra terminó con el respaldo de su bancada y el gobierno fue esta escena que capturó Jerson Ortíz, el periodista de La Silla que cubre Congreso.

Compartir
0