El Día D de Petro: entre basuras, intentos de negociación con los operadores y la lupa de la Superindustria

#basurasbogota

En horas de la mañana así se veía la Carrera 5 con Calle 34 en el sector de La Perseverancia. La basura se vió por la mayoría de calles de Bogotá hoy. Foto: Juan Pablo Pino

Bogotá amaneció con brotes de basuras en varias de sus calles y, en respuesta, los actores involucrados se echan la culpa unos a otros. Así ha transcurrido el primer día de implementación del nuevo esquema de aseo propuesto por el alcalde Gustavo Petro, quien le dio el control del negocio a la Empresa de Acueducto a partir de hoy.

Mientras la Alcaldía dice que hay basuras regadas debido a que los operadores privados que terminaron sus contratos ayer dejaron de prestar el servicio días antes con el ánimo de sabotear a Petro, La Silla conoció un correo electrónico que evidencia que la orden que les dio la Uaesp a estas empresas fue la de que podían entrar al relleno Doña Juana hasta las 11:59 de la noche de ayer. Eso hizo que algunos camiones tuvieran que interrumpir sus rutas entre las 10 y las 11 para entrar a tiempo al relleno, que queda en Usme, a las afueras de la ciudad. Como el Acueducto empezó su operación a las 6 de la mañana de hoy, pasaron seis horas sin que se recogieran los residuos en algunas zonas.

Entretanto algunas esquinas y calles se llenaban de bultos de basuras -como lo muestran las fotos que enviaron tuiteros a La Silla con el HT #basurasbogota-, la Superintendencia de Industria y Comercio, que es la entidad nacional encargada de proteger la libre competencia, tomaba sus primeras medidas administrativas desde que el Alcalde sacó su decreto prohibiendo la salida a cualquier empresa que no tenga contrato con el Distrito.

 

La Superindustria envió una carta ayer a todos los concesionarios del aseo exigiéndoles explicaciones sobre la negociación que adelantan con el Distrito para volver a ser contratados.

La entidad les da plazo hasta mañana miércoles para que respondan si firmaron un nuevo contrato y con quién y quiénes participaron en la negociación, y además les pide a los privados soportes de todos los documentos concernientes al tema.

Por ahora, el superintendente Pablo Felipe Robledo no se va a pronunciar en medios, pero una fuente de la Superintendencia nos dijo que a él le preocupan los términos en los que se pueden estar dando las negociaciones, las cuales fueron reveladas ayer por La Silla.

“Defendiendo la libre competencia, lo que quiere el Super es saber qué se está acordando y prometiendo”, agregó la fuente que pidió reserva de su nombre.

Un abogado de los concesionarios explicó que en la óptica de la libre competencia ni el Distrito ni los privados pueden negociar zonas para prestar el servicio, por lo que seguramente ese será uno de los asuntos que quiere averiguar la Superindustria. Este hecho tiene asustados a los operadores, quienes están con su equipo jurídico revisando las normas para evitar ser sancionados por la Super en el futuro si negocian con Petro.

Por ahora la negociación con los privados sólo se ha podido concretar con Ciudad Limpia, que sigue operando una zona de la ciudad. Trascendió que hoy martes por la tarde la empresa Lime estará revisando con su equipo jurídico la tercera versión del nuevo contrato que les ofrece la Administración Petro.

Antes del mediodía llegó a manos del empresario Alberto Ríos (Aseo Capital) una segunda versión de lo que sería su nuevo contrato, él también lo revisará esta tarde. La firma Atesa de William Vélez tiene contrato vigente hasta este 22 de diciembre. Vélez aún no se ha sentado a negociar.

Los operadores privados están exigiendo que el contrato sea directamente con la Uaesp y no un subcontrato con Aguas de Bogotá, filial del Acueducto, pues no quieren perder la titularidad de sus usuarios. Además, dicen que un subcontrato con una empresa sin experiencia en la recolección de basuras no sería bueno para su hoja de vida empresarial.

La Silla supo que en la segunda versión del contrato ofrecido a Alberto Ríos la Alcaldía no sólo les cumple esta exigencia, sino que, además, les amplía el cubrimiento sobre la ciudad. Es decir, que Aseo Capital podría quedar prestando el servicio a más usuarios de los que ha servido en la última década.

Esta mañana, la directora de la Uaesp Nelly Mogollón reconoció que los contratos se harían directamente con la Unidad y no con el Acueducto ni con Aguas de Bogotá, lo cual plantea una pregunta y es si el contratista va a seguir siendo la Uaesp ¿para qué se le entregó el negocio al Acueducto?

Hoy, poco a poco, se han ido pronunciado varias autoridades sobre la situación de las basuras en Bogotá, incluyendo al presidente Santos, quien dijo que por ahora no va a intervenir, pero que “sí hay una obligación del Gobierno Nacional, si esto genera un desastre, tenemos que ayudar a conjurar esa emergencias”.

Desde las seis de la mañana las volquetas del Distrito empezaron a recojer las basuras de Bogotá. Aunque aún en horas de la tarde muchos puntos de la ciudad reportaban gran cantidad de basuras, el recorrido de las volquetas redujo considerablemente el reguero de residuos en la ciudad. Foto: Juan Pablo Pino

Por su parte, el fiscal general Eduardo Montealegre anunció que está verificando una denuncia penal contra el Alcalde por supuestas irregularidades en el convenio entre la Uaesp y el Acueducto y que luego de eso decidirá si abre o no investigación formal. Además, el viernes pasado fue radicada una segunda demanda en contra del decreto 564 de las basuras, interpuesta por una ciudadana.

Petro y el gerente del Acueducto Diego Bravo han detallado que la operación sigue adelante con 380 volquetas y mil empleados y que se habilitó la línea 123 para reportar basuras regadas. En un reciente tweet, el alcalde aseguró que, hoy a mediodía, el 95 por ciento del centro, sur y occidente de Bogotá está cubierto, lo mismo para el 60 por ciento del norte y las localidades de Mártires y Teusaquillo.

Con el correr de los días se sabrá cómo evoluciona la negociación con los antiguos concesionarios y si, mientras esta se concreta, el Acueducto logra recoger la basura de toda la ciudad.

Compartir
0