El discurso engañoso de la diputada anti-gay

Imagen
diputada(2).jpg

Ángela Hernández, diputada de Santander de La U.

La Silla le aplicó el dector de mentiras a la diputada santandereana del Partido de La U, Ángela Hernández, quien levantó la polvareda esta semana por sus declaraciones contra la Ley de convivencia escolar. 

 

La Silla Santandereana estrena hoy su detector de mentiras semanal para chequear el discurso público de los poderosos de la región.

A partir de esta semana tomaremos una o varias frases de un personaje público de cualquier orilla política, para contrastar lo dicho con los hechos y los datos y al final calificar con una de estas categorías que hemos establecido: además de verdadero y falso, “insostenible”, “engañoso”, “exagerado”, “apresurado”, “debatible”, “cierto, pero…”, “cierto+” e “inchequeable”.

Para arrancar esta sección, escogimos las polémicas declaraciones de la diputada santandereana de La U, Ángela Hernández, en torno a la Ley de convivencia escolar y analizamos seis afirmaciones del discurso que durante toda la semana repitió en varios medios de comunicación.

No revisamos las dos afirmaciones más controversiales que hizo: la creación de colegios para la población Lgbti y la de los baños transgénero, porque las hizo a modo de propuestas y no había manera de contrastarlas.

Estos fueron los resultados.

 

“Una vez es posesionada como Ministra de Educación, la doctora Gina Parody, los colegios no solamente de Santander, de Colombia, del país entero, han empezado a recibir visitas y cartas por parte del Ministerio donde les están imponiendo tener en cuenta en sus manuales de convivencia condiciones costumbres y actitudes de la comunidad Lgbti”

Ángela Hernández
Engañoso
 

Explicación: 

Es cierto que el Ministerio de Educación ha estado repartiendo circulares a todos los colegios del país para evaluar sus manuales de convivencia en varios puntos que incluyen la diversidad sexual, pero eso no tiene nada que ver con la llegada de Parody a esa cartera.

Las circulares se originaron en la sentencia de la Corte Constitucional por el caso de Sergio Urrego, el adolescente que se suicidó tras haber sido discriminado en su colegio por ser homosexual, en la que ésta ordenó al Ministerio hacer “una revisión extensiva e integral de todos los manuales de convivencia en el país para determinar que los mismos sean respetuosos de la orientación sexual y de la identidad de género de los estudiantes”.

La Corte Constitucional le dio al Ministerio un plazo de un año, que se cumplirá en los próximos días, para cumplir con esa orden.

 

“(En la cátedra de sexualidad) le van a decir a los niños de cinco o seis años que su sexo no es con el que nacieron sino es el que construyan”

Ángela Hernández
Falso
 

Explicación: 

En febrero la Corte Constitucional determinó que la cátedra de sexualidad solo se dictará en los grados décimo y undécimo.

Para los demás grados estableció que la educación sexual no se hará con una materia específica sino de manera transversal en todas las asignaturas, algo que ya establecía la ley para prevenir la violencia sexual.

En el trámite de ese proceso la Procuraduría y el Ministerio de Educación defendieron la misma posición, que fue la que recogió la Corte. 

 

“Los uniformes ya no le pertenecen a ningún sexo. El niño que se sienta niña bien pueda venir con uniforme de mujer y la niña que se sienta niño bien vaya con uniforme de hombre”

Ángela Hernández
Exagerado
 

Explicación: 

Si bien una de las preguntas del cuestionario que fue entregado a los rectores de los colegios dice “¿Permite que estudiantes usen el uniforme que les hace sentirse a gusto con su identidad de género?”, en ninguna de las leyes que rigen el sistema de educación se establecen directrices sobre uniformes.

El viceministro de Educación, Víctor Saavedra, le dijo a La Silla que “el colegio es autónomo de definir su uniforme. Hay colegios que no tienen uniforme, hay otros que tienen de diario y de física. El Ministerio no tiene ni ha emitido ni tiene directrices en cuanto al uso de los uniformes”.

Sin embargo, en Colombia sí existe un precedente de la Corte Constitucional de 2013 en el que se aclara que en el caso de que un niño o niña desee utilizar el uniforme del sexo opuesto el colegio está en la obligación de concederle ese derecho, porque de lo contrario estaría vulnerando su desarrollo a la libre personalidad.

Según Saavedra, el procedimiento que se deberá seguir si un niño quiere usar un uniforme diferente al que en principio le corresponde incluirá el acompañamiento de la familia, de expertos y del colegio, para que en caso de que se dé la transición tenga  un proceso de acoplamiento que incluirá a todos los que influyan en el desarrollo del menor.

“No es que un niño lo diga e inmediatamente se haga”, explicó Saavedra.

Es decir, Hernández parte de una realidad (un niño se puede poner un uniforme de niña y viceversa) pero exagera en dos puntos. Uno cuando lo muestra como algo inmediato siendo que requiere un proceso. 

Y el otro cuando concluye que los uniformes ya no le pertenecen a ningún sexo, siendo que en algunos colegios nunca han pertenecido a ningún sexo porque no tiene uniformes o tienen uniformes iguales por lo menos para algunas actividades, y en otros siguen perteneciendo a un sexo por regla general, aunque permita excepciones.

 

“Ni hablar de las cátedras de sexualidad que está promoviendo la Ministra donde se les dice a los niños que no hay un sexo definido”

Ángela Hernández
Engañoso
 

Explicación: 

Como lo explicamos arriba, las cátedras de sexualidad solo serán impartidas en los colegios para los estudiantes de décimo y undécimo grado, por lo que los niños (es decir, menores de 14 años) no recibirán una materia específica sobre ese tema.

Sin embargo, algo tiene de cierto lo que dice la diputada: en cuanto al contenido de la cátedra, el viceministro Víctor Saavedra le dijo a La Silla que parte de que el sexo es una condición biológica, pero que no hay una directriz sobre la orientación del género, que es el que se puede cambiar. Es decir, las enseñanzas sí tienen componentes que hablan  de que la identidad sexual no está definida en el nacimiento.

Pero como no se les dirá a los niños que no hay un sexo definido, como dice Hernández, su afirmación coincide parcialmente con algunos datos pero ha sido manipulada, intencionalmente o no, para generar el mensaje de que Parody quiere enseñarle a los niños que no hay un sexo definido. Y esa  es una afirmación engañosa.

 

“(La inclusión de los derechos Lgbti en los manuales de convivencia) Es una imposición frente a los colegios"

Ángela Hernández
Cierto pero...
 

Explicación: 

Si bien es cierto que las nuevas disposiciones para los manuales de convivencia son de obligatorio cumplimiento, la norma a lo que obliga a los colegios es a establecer los mínimos para garantizar la inclusión y respetar la diversidad. La manera en la que el colegio aplica esa norma depende de lo que decida con los profesores, directivos, padres de familia y los mismos estudiantes.

Lo que no puede hacer es sancionar o excluir a un niño por tener una orientación sexual diferente.

Por eso, aunque es cierto que es una imposición, lo es porque es una forma de proteger los derechos de una minoría.

 

“Están poniendo a vigilar este proceso a Colombia Diversa que es una fundación reconocidamente Lgbti… ellos son los que están delegados por la Ministra para garantizar que en esos manuales de convivencia se dicten las cátedras de sexualidad”

Ángela Hernández
Engañoso
 

Explicación: 

Con el fallo de la Corte de Constitucional de 2015 el Ministerio arrancó a revisar los manuales de convivencia de los más de 20 mil colegios que existen en el país. Para hacerlo firmó un convenio con varias organizaciones no gubernamentales: Unicef, Unfpa (el fondo de población de Naciones Unidas), Pnud (la agencia de desarrollo de Naciones Unidas), Cisp (una organización italiana de cooperación internacional) y Colombia Diversa (organización que se enfoca en la defensa y promoción de los derechos de la comunidad Lgbti).

Todas esas organizaciones, bajo la batuta del Ministerio, participaron en la construcción del formulario de preguntas que envió el Ministerio a los colegios para que revisaran sus manuales de convivencia. Y entre todas le están haciendo seguimiento a los cambios en el manual, para que se garantice la inclusión de temas que no solo incluyen el reconocimiento a la comunidad Lgbti, sino también a población en condición de discapacidad, la resolución de conflictos y el debido proceso para estudiantes, entre otros.

Por eso, Hernández hace una afirmación engañosa: del dato cierto de que Colombia Diversa lucha por los derechos de los Lgbti y vigila el proceso, deja el mensaje de que Parody les entregó todo ese proceso y esa vigilancia. Lo hace ocultando que otras cuatro organizaciones, que no son "reconocidamente Lgbti", también cumplen esa función, y que los cambios a los manuales no se limitan a la diversidad sexual.

Compartir
0